Primavera. Look-69. Blanco cómodo

Estándar

primavera_look69_blanco_total_casual primavera_look69_pantalon_corto blanco

¿Qué tenemos aquí?, pues una camisetilla y un pantaloncillo corto de lino. Mira que es cómodo el lino y mira que se arruga. Yo no se por qué me empeño en plancharlo porque es imposible ponerse un pantalón de lino recién planchado y no hacerle una arruga. He probado varias maneras y no he conseguido salir de casa sin arrugas.

Normalmente primero te pones los pantalones y después los zapatos. Si lo haces así con un pantalón de lino, saldrás de casa con gran arruga a la altura de la ingle. Solución, ponerte las sandalias primero y luego el pantalón, y reza que no te den ganas de ir al baño porque sino el pantalón te queda hecho un acordeón. En fin, supongamos que hemos conseguido salir sin una arruga, coges el coche y ya la has cagado otra vez. Bueno, pues vas en metro. Da lo mismo, te sientas en el vagón y se te arruga también. Pues vas andando. Esa ni siquiera es una opción.

Total, que hemos planchado el pantalón y solo lo sabemos nosotros. Pero con eso nos vale, porque la mente es así, si tu sabes que has hecho algo vas tranquila, como diciendo, son arrugas de sentarme, señores, no de no planchar, y eso te tranquiliza.

En esto de planchar la ropa hay muchos niveles. Está el que no plancha nada y se enorgullece de ello. Incluso piensa que los demás piensan que realmente va planchado porque su ropa no lleva arrugas marcadas. Pero eso no es verdad. Al que no plancha, se le nota. Aunque la camiseta no tenga arrugas tiene una textura diferente, no se si sabéis a qué refiero, el tejido tiene como miles de microprotuberancias.

Después está el que lo plancha absolutamente todo y cuando digo todo, me refiero a todo. Las toallas, los calcetines, las bragas, los pañuelos, los paños de cocina, las cortinas y cualquier cosa susceptible de ser planchada.

Yo tengo que reconocer que me encanta dormir en unas sábanas recién planchadas y ponerme la ropa sin una sola arruga, pero no sufro si pasa lo contrario.

Luego están las categorías de arrugas. No es lo mismo una arruga de no planchar, que la arruga de una camisa por haber estado colgada en el armario. No señor. Tu sabes que esa camisa la planchaste y que si ahora está algo arrugada no pasa nada, porque esa arruga entra dentro de tolerancia. Existe un código no escrito en cuanto a arrugas y la arruga por armario está totalmente permitida.

Y no hay que olvidarse de la arruga por tener la prenda doblada, la típica de la camiseta corta. Esa arruga solo te está diciendo que eres de los que plancha y los que son de la comunidad de planchadores lo saben.

¿Y tú con qué comunidad te identificas, con la comunidad de planchadores o la comunidad de la arruga es bella?.

Anuncios

»

  1. Yo soy de las que no plancha nada. De hecho ni plancha tengo, solo un robot para las camisas que me recuerda al muñeco Michelín y que va de maravilla.
    El truco está en secar la ropa al aire libre y después, darle unas vueltas en la secadora con aire caliente para que queden “dulces” y sin arrugas. Juro por mi vida que el lino queda impecable y toda la ropa como recién planchada y sin el más mínimo esfuerzo. Y, para demostrarlo, te enviaré una foto de mi próxima colada 😀 😀

    Me gusta

  2. Pues mira, yo soy de las que planchan lo imprescindible, por lo tanto lo que se ve, y si lo que se ve, le ha salido una arruga por cualquier circunstancia de las que cuentas, pues ya se estirará si quiere con el calor del cuerpo, y si no, pues así hace juego con mi cara que esa si que ya es de lino puro, jajaja.
    Muy guapa encanto.
    Besitos.

    Me gusta

    • En verano, cuando estamos en la parcela de mis padres, no plancho nada. El look parcelero consiste en camiseta y pantalón corto. Allí vale todo, pintamos con tizas, con pinceles, trabajamos la arcilla y la roña nos acompaña en todo momento. Eso no casa con una camiseta planchada.
      Siempre hay cosas más urgentes que planchar.
      Un beso.

      Me gusta

  3. Yo también plancho lo imprescindible y para ello lo que hago es sacar la ropa de la lavadora y darle una paliza de sacudidas y de ahí al tendedero pero…… tiendo muchas cosas en perchas y más menos funciona.
    Lo que tengo más problemas es con las arrugas de la cara, las plancho, las sacudo pero no hay manera, estás no se van.

    Me gusta

  4. Lo que voy a decir puede generar odios pero a mí planchar me relaja. Con música, eso sí, y en invierno porque entras en calor. En verano no hay que planchar, es malo. Cocinar tampoco. En verano: ensaladas y ropa arrugada.

    Me gusta

  5. Jajajajajaa me he reído mucho con este post! Yo soy de las que planchan lo justo, lo que se nota más, los pantalones y las camisetas y camisas que más me gustan… la ropa de batalla no la plancho… Cuando vivía en Madrid me planchaban y eso, en el momento en el que me mudé a Miami, se acabó y tuve que aprender a planchar con 33 años como 33 soles. Compré mi primera plancha y mi madre, cuando vino por primera vez de visita, me echó la bronca por haber comprado la más barata. Ains… qué rollazo la plancha.

    Me gusta

    • Una vez, pasando unos días de vacaciones, estaba en un apartamento sin plancha. Tenía una falda larga muy mona que arrugada era una asquerosidad. Estuve llamando a puertas de vecinos para pedir una plancha y nadie me abrió, ¡qué desconfiados!. Al final cogí una sartén que iba calentando poco a poco y cumplió la función de plancha a la perfección. Hay prendas que soy incapaz de llevar arrugadas.
      Me alegro de haberte hecho reír. Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s