Archivo de la etiqueta: Zapatillas blancas

Otoño. Look-99. Zapatillas

Estándar

Esta foto me recuerda a un anuncio de elcorteingles. Siempre he querido llevar pantalón de vestir con zapatillas. No se qué me ha dado este año con las zapatillas, que no me las quito nunca. Me pongo falda con zapatillas, vestido con zapatillas, pantalones con zapatillas. Se que estoy abusando y que llegará un momento en que no las pueda ni ver, pero por el momento seguiré así hasta que me de por otra cosa.

Esto de llevar ropa de vestir con zapatillas no es de ahora, tiene bastantes años, ya lo hacía Emilio Aragón cuando presentaba el Juego de la Oca. Tengo que reconocer que es muy cómodo.

Tenía ganas de hacerme la foto de la izquierda, en la que apoyo el pie en la pared. Creo que es una pose más habitual entre los modelos masculinos. He intentado buscar en internet ejemplos para apoyar mi teoría, pero debo ser más mala que el hambre haciendo búsquedas, porque me ha salido de todo, menos modelos vestidos apoyados en una pared.

Hacía tiempo que no me ponía este pantalón, bueno, ningún pantalón de vestir. Lo compré en una época en la que me gustaba ir a la oficina vestida como una ejecutiva, con chaqueta, falda de tubo, tacones. Los compañeros me miraban extrañados y no los culpo. Mi función era estar sentada durante 8 horas delante de un ordenador realizando tareas que nada tenían que ver con atender al público. No tenía reuniones ni tenía obligación de cuidar mi imagen. Vamos, que iba así porque me daba la real gana y punto. Cuando volvía a casa, me quitaba esa atmósfera que había creado y me volvía a convertir en una madre con tres mocosos. Puede que lo hiciera porque necesitaba verme diferente, quién sabe.

Esta es otra pared de la casa, pero también es gris, es una casa con muchas paredes grises. Me gusta este escenario, aquí siempre da el sol y se crean unas sombras muy de fotógrafo profesional. Cuando ojeo las revistas de moda, me detengo siempre en la fotos, las analizo, intento adivinar dónde han puesto los focos, desde qué ángulo las han hecho, incluso a veces hago fotos de esas fotos, para guardar una pose que me ha transmitido algo ¿Habrá más gente que haga estas cosas?, supongo que si, hay gente para todo.

¿En qué pensáis vosotros cuando os hacéis una foto? ¿en salir guapos, en poner una pose diferente, en nada, odiais las fotos?, venga, suéltalo.

Anuncios

Otoño. Look-81. La corbata

Estándar

otoño_look81_camisa_corbata otoño_look81_camisa_corbata_zapatillas

Por fin he estrenado mi corbata. Me la compré en Navidad y todavía no me la había puesto. Hacía tiempo que quería tener una. Hasta ahora, lo que usaba como corbata era un pañuelo, le hacía un nudo corbatero y andando. Podéis ver el look del pañuelo corbatero aquí.Pero me apetecía tener una de verdad.

No se muy bien qué efecto he conseguido hoy. Por un lado, me miro y me recuerdo a un invitado de boda en las últimas horas del baile, con la corbata aflojada y la camisa abierta. Si miro el bolso estoy entre el cartero del barrio y una periodista joven, claro que también pudiera ser el fontanero con la maleta de herramientas.

Cuando era adolescente, con unos 16 0 17 años, me daba por ponerme la corbata de mi padre y una gabardina que tenía como la de Colombo, solo cuando salía con las amigas, no para ir al instituto. A mi padre hasta le hacía ilusión. Esto solo era una nota para poneros en contexto.

La cuestión es que me gustan las corbatas, pero es difícil encontrar corbatas bonitas. ¿Por qué la rompa de hombre es siempre tan sosa?. Perdonad, pero es que es la pura verdad. Para empezar solo existen dos anchos de corbata, la más ancha está destinada a señores que van a la oficina. Me parece muy bien, vas a la oficina con ella y ¿por eso tiene que ser tan fea?. Ya se que la oficina no es una fiesta, pero es que daría lo mismo, porque resulta que las corbatas de fiesta son las mismas que las de oficina. A ver si creías que hay una sección especial que dice: “corbatas de fiesta”. La mujeres si que tenemos esa sección, “vestidos de fiesta”, pero los hombres…una pena.

Vale, pues te convences de que ese es el ancho de corbata normal. Vamos a elegir el dibujo, o el motivo o la trama. A ver, lisa, a rayas y…y ya está, lisa y rayas. Pero esto qué es, una broma?. A si, perdonad, que también tenéis las corbatas de muñecos, vaya novedad, eso es diseño puro. No me convence ninguna. Si yo fuera diseñador de corbatas, otro gallo cantaría.

Pienso, esto pasa porque me he ido a la sección de corbatas para señores, en cuanto me acerque a las corbatas de jóvenes, la cosa va a cambiar. Y una leche. El ancho si ha cambiado, son corbatas estrechas, empezamos bien. Pero los colores, con los colores la cosa empeora. Tenemos la corbata negra, que parece que vas de luto o eres uno de los componentes de los Blues Brothers. También tenemos la corbata gris oscura, la azul oscura, la morada oscura y ya. Que realmente no se sabe de qué color es, porque todas parecen negras, pero vamos, que en la etiqueta dice que no es negra. Y el material del que están hechas estas corbatas ya es para morirse. Imitación a cuero, o sea, plastiquillo puro, algo parecido al punto y otras están más tiesas que la mojama.

Total, que la tarea de comprar una corbata no es nada fácil, desde el punto de vista de una mujer.

Esta que compré no es que sea la mejor corbata del mundo, digamos que era la menos fea que había.

Ahora hablemos del nudo. Veo mucho nudo mal hecho por ahí y no me gusta. Sufro mucho cuando el presentador de las noticias lleva el nudo torcido y la corbata le cuelga haciendo un tirabuzón. Vamos a ver, ¿es que no hay un señor de estilismo por ahí?, mucho maquillaje y mucha peluquería y luego sale con la corbata hecha un higo. ¡Me entran unas ganas de colarme por la pantalla y enderezarle el nudo!. Tampoco me gustan esos nudos super estrangulados, enanos, de los que emanan unas pedazos de corbatas enormes, que más que una corbata parece un babero. Un poco de proporción, hombre.

En fin, si no usais corbata, eso que os ahorráis, pero si la lleváis, llevadla con estilo, las mujeres os lo agradecerán.

Primavera. Look-60. Muy repeinada

Estándar

primavera_look60_repeinada_blanco primavera_look60_repeinada

Hoy no tenía muchas ganas de peinarme y me he decido por el lamido de vaca. No ha sido fácil, porque he necesitado cantidades ingentes de espuma, laca y gomina.

Al mirarme al espejo me he visto muy veraniega, como si estuviese de vacaciones en la playa y me hubiera vestido para dar un paseo por el puerto deportivo en una mañana cualquiera. Incluso me he visto como mujer adinerada que se había vestido de sport, por aquello de ir cómoda, por si se terciaba ir de compras en las tiendas del puerto. Me he visto hablando con una amiga y subiendo a su yate para dar una vuelta hasta la hora de comer.

Todo eso lo he visto solo con mirarme al espejo. El repeinado es milagroso. Si es que la gente se piensa que para ser millonario hacen falta millones,  y no señores, lo que hace falta es un buen bote de espuma, y yo tengo espuma, gomina y laca. Hazte una idea de la cantidad de millones que puedo tener.

Esto lo deben de saber muy bien los señoritos andaluces, porque creo que el repeinado hacia atrás con bucles en la nuca es un estilo muy de ellos. El que tiene dinero, lo tiene, y el que no lo tiene, lo aparenta, que para el caso es lo mismo. Vale, es un estereotipo, no todo el monte es orégano, pero tendré que sacar puntilla por algún sitio, no?.

 Me he cruzado con una vecina que me ha dicho: “¡Qué veraniega vas!”. Pues claro que lo se, no ves que me he mirado al espejo antes de salir de casa?. Y seguro que ha pensado que venía del puerto, fijo.

¿Sabéis cómo me doy cuenta de que voy cumpliendo años y ya no soy una jovencita?, cuando entro en una tienda. De joven, entraba en una tienda y la dependienta me preguntaba si necesitaba ayuda. Yo le contestaba que no, que solo estaba mirando.

Pues ahora eso no me pasa. Ahora le digo: “pues mira, ahora que lo preguntas, estoy buscando una flor de color fucsia, para el pelo, porque resulta que tengo una boda y había pensado que sería un buen complemento, porque voy a llevar tal, con cual, y verás, los zapatos son negros…bla, bla, bla”. Definitivamente eso no lo dice una joven, no. Conforme vas cumpliendo años, parece que sientes la necesidad de explicarlo todo. Pero si a la muchacha no le interesaba lo más mínimo, era un ¿te ayudo?, de esos de cortesía, de te lo digo pero búscate la vida. Pues haber elegido muerte,… me preguntas, pues te contesto.

También lo noto cuando voy a la peluquería. Antes, yo iba a la pelu, me sentaba en la silla y no decía ni mu. Cuanto antes terminara, mejor. Y ahora, me siento en la silla, la peluquera me da pie para la charleta, y yo entro de cabeza. Que si me voy de vacaciones aquí, que los niños muy bien pero que tienen muchos deberes. Yo alucino. Cuánto más lo analizo, más claro lo veo.

Incluso tengo más empatía con todo el mundo. Que me están envolviendo los regalos en una tienda en fechas navideñas, pues enseguida me pongo en el lugar de la pobre chica, pienso en las horas que lleva cortado celo, pegando celo, tirando celo y termino haciéndole un comentario alentador.

Y si me atienden con amabilidad, ya es que me derrito, vuelvo seguro.

En una ocasión entré en una tienda Bershka fuera de España. Todos sabemos que en este tipo de tiendas la ropa está revuelta, siempre hay alguna percha y ropa en el probador que estás usando, las dependientas deambulan de aquí para allá con sus quehaceres, …estamos ubicados, no?.

Pues en el Bershka fuera de España, la dependienta se dirige a ti nada más entrar por la puerta, se presenta por su nombre, te informa de promociones y se ofrece a ayudarte en lo que necesites. Cuando llegas al probador, hay otra chica que te acompaña  y pone tu nombre en la puerta. ¡Toma ya!. Me quedé anonadada. Por un momento pensé que había entrado en Carolina Herrera y me iba a dejar un riñón. La cuestión es que me encantó recibir tantas atenciones, cosa que de joven solo te agobia.

En fin, os dejo que me esperan en la terraza del puerto para tomar el aperitivo.

Primavera. Look-59. Tenista

Estándar

primavera_look59_falda_rosa_tablas_tenista primavera_look59_falda_rosa_tablas

Hoy me he acordado de las faldas midi. Que así dicen que se llaman las faldas que quedan por la rodilla. Esta tiene ya unos años y la tenía arrumbada en el armario. Hacía ya unas cuantas temporadas que no me la ponía. Pero mira tu por dónde, he decidido darle una oportunidad.

Me he creado un look muy deportivo, hoy voy de tenista, pero no de las tenistas de ahora que llevan unas ropas muy modernas, de mil colores, sino de las de toda la vida, las de faldita de tablas y polo blanco. Ya quedan pocos tenistas que lleven esta indumentaria. Me viene a la cabeza Roger Federer, que es un clásico de los pies a la cabeza. Que no digo que el hombre lleve falda, sino que su estilo incluye pantalón corto blanco y polo a juego, que todo hay que explicarlo.

Las piernas se me ven un poco tristonas, pero es lo que hay. Atrás dejé mi época en la que no mostraba mis piernas tan blancuchas. Tenía varias soluciones para que lucieran morenas.

Me dio un tiempo por usar el autobronceador. La idea era buena, pero tenía múltiples inconvenientes que había que tener en cuenta si no querías parecer un animal con manchas. La cosa tenía su miga. Para empezar, había que ponerse en bragas para restregarse la dichosa crema. Una crema que tintaba todo lo que tocaba. Después de untarte a base de bien había que lavarse las manos a conciencia, con energía, porque corrías el riesgo de que quedaran naranjas y créeme que eso es horroroso y difícil de explicar al resto de los mortales. Creo recordar que había que esperar 3 horas antes de ducharse. A ver qué hacías durante esas 3 horas y en bragas?. No te podías sentar porque corrías el riesgo de manchar cualquier cosa. En esas 3 horas puede que te dieran ganas de ir al baño, puede que te dieran no, que te daban. No quiero entrar en detalles, pero parte de la crema de mis piernas terminó en una ocasión en mis codos. Otro fenómeno difícil de explicar al mundo.

Más consideraciones. Cuidado con las cicatrices, las rodillas y los tobillos, tienen una tendencia extrema a coger más tonalidad que el resto de la pierna. Son así, unos avariciosos de la crema y pillan más que nadie, con lo cual, llevas toda la pierna bien y sospechosamente las rodillas, tobillos y cicatrices tienen un matiz más fuerte que parece que te has estado arrastrando por los suelos o haciendo penitencia. Difícil de explicar al respetable.

Si después de las 3 horas habías sido capaz de no manchar nada, te habías lavado bien las manos, no habías incado los codos en las piernas al hacer pis, te habías echado menos crema en rodillas, tobillos y cicatrices, conseguías el tono tostado deseado en tus piernas.

Y aquí viene la gracia del asunto. Yo solo me echaba autobronceador en las piernas, no tenía el valor suficiente de acometer tal osadía en el resto del cuerpo. Corrían por ahí historias espeluznantes acerca de accidentes en la cara, de manchurrones en las cejas o en mitad de la barbilla y no quise tentar al diablo. Con las piernas tostadas tenía suficiente.

Entonces, has quedado contenta con tus piernas pero el resto del cuerpo sigue igual que siempre, con ese tono tristón de no haber visto el sol en todo el invierno. Llega el momento del disimulo. Alguien te dirá, – uy!, qué morenas tienes las piernas, has tomado el sol?-. Y tu, sin darte importancia le contestarás, – no que va, no se por qué lo dices -.

Si te echas autobronceador nunca reconocerás haberlo hecho, hay que negar la mayor. Esto es así. Pasa lo mismo que si te operas los pechos, tu los tienes así por naturaleza, tienes 50 años y tus pechos están ahí arriba porque la naturaleza ha sido buena contigo no porque sepas siquiera lo que es un cirujano plástico, ah, y porque comes muy sano, eso siempre ayuda. Yo como muy sano y debe ser que la naturaleza me ha puesto dos velas negras, porque los míos van cada vez más para abajo.

También pasé por llevar medias de verano. Unas medias que no se nota que las llevas, que para qué sirven entonces y que se rompen con mirarlas. Cumplen su función, pero si te pilla un día caluroso, por muy medias de verano que sean, al final pican y la goma te molesta de todas, todas. Por no hablar del agujero que les hago siempre con mi dedo gordo del pie que parece más bien un sable que un dedo normal. Mi dedo y un barco rompehielos, tienen la misma fuerza.

Y cuál es mi consejo de hoy?, pues no te voy a decir qué hacer si quieres llevar las piernas morenas, yo he decidido llevarlas al natural, con todas sus imperfecciones al descubierto y que salga el sol por Antequera.

Otoño. Look-31. Navideña

Estándar

otoño_look_jersey_navideño_grecaAunque tengo muchos jersey blancos, alguno hay que se sale de la norma. Es un jersey muy alegre que me recuerda a la navidad.

En las películas americanas siempre se regalan jerseys con renos o copos de nieve en época navideña.

Toda la familia está reunida alrededor de una chimenea. Han alquilado una cabaña en el lago para pasar las vacaciones de navidad. De todos los jersey que se regalan, el más feo es el que la abuelita da a su nieto de 30 años, que ha ido con su novia y se avergüenza cuando se lo pone. Todos lo miran y ponen cara de enternecidos, menos él, que no se ríe nada y está deseando quitárselo.

A partir de aquí pueden pasar dos cosas o que surja una historia de amor entre el amigo de Peter y su hermana Mary o que empiece a desaparecer gente misteriosamente y terminen todos más muertos que vivos.

Me voy a decantar por la historia de amor. Mary y el amigo de Peter se merecen una oportunidad. ¡Que estamos en Navidad, deja ya de pensar en muertos!.

Zapatillas de springfield, jersey y camisa de h&m y vaqueros de justice premium.

Otoño. Look-25. Sexy con camisa de hombre

Estándar

otoño_look_camisa_blanca_hombre_falda_tubo_zapatillas_blancasHoy he echado mano de una camisa blanca masculina, concretamente de mi hijo. A él le está un poco grande. Tuve que comprarla un día a prisa y corriendo porque la necesitaba para el día de San Isidro. Ese día, en el colegio se visten de chulapos y chulapas y se marcan un bailecito.

Curiosamente estaba en mi armario. Quién la habrá puesto ahí?. Por si alguien lo está penando, fui yo.

En cuanto me he puesto la camisa ya me sentía más sexy, como en las películas donde la chica se pone la camisa del novio para dormir o más bien se la pone a la mañana siguiente. Siempre es mejor esta opción que la de enrollarse la sábana por el cuerpo.

chica_camisa_hombre

Esta es la imagen que me he formado en mi cabeza, más o menos.

Me sentía tan libre con la camisa que me ha recordado a la película de Titanic, en la escena donde están en la cubierta del barco y el viento ondea el pañuelo de la chica.

Titanic

Me he hecho una foto emulando la situación. Es cierto que me faltaba el viento y el entorno, pero todo estaba en mi imaginación.

otoño_look_camiseta_camisa_falda_tubomichael_jackson

No se sabe muy bien si soy la chica de Titanic o Michael Jackson en uno de sus bailes, pero los dos parecen estar a gusto.

La falda es de pimkie y la camisa de h&m.

Otoño. Look-24. Pintando la casa

Estándar

otoño_look_casual_camisa_camiseta_vaqueros_zapatillasA este look lo he titulado así, porque me recuerda a las películas americanas cuando se mudan de casa.

La mujer siempre lleva una camisa superpuesta a una camiseta para llenar las cajas de cartón de la mudanza. También lo suele llevar la chica que se acaba de comprar una casa con su novio y los dos pintan alegremente, entre bromas y risas. La típica escena romántica. Pero eso en la vida real no pasa.

En la vida real, si estás pintando la pared, con la mano cansada de sostener el rodillo y aparece tu marido y te pinta la nariz con la brocha, no solo no te enternece, sino que te entra un cabreo que para qué. En las películas, la lógica no existe. Las mujeres se levantan de la cama con la cara maquillada y aunque han pasado la noche desnudas con su pareja, al levantarse para ir al baño, arramblan con la sábana y se van con ella enrollada. Una chorrada como un demonio. Si cualquiera hiciera eso en la vida real, el maromo de turno le diría “¿A dónde vas con la sábana, que la vas a llenar de pelusa?.

En fin, me gusta reírme de estas situaciones y sacarle puntilla.