Look dominguero vs Look de domingo.

invierno_look_dominguero invierno_look50

Está claro que no es lo mismo ser un dominguero que ir de domingo.

El dominguero se coloca el chandal y no para hacer deporte. El dominguero se pone el chandal para tareas tales como pasear al perro, lavar el coche, comprar el periódico o caminar en una mañana soleada. Y si se viene muy arriba, puede pasar el día en el campo con un bocadillo de tortilla o un filete empanado.

Los domingueros se reconocen entre ellos, se miran y se sienten parte de una comunidad.

Por el contrario, el look de domingo es ese que sólo te pones los domingos, el arregladito. El padre, la madre, los niños, todos van a juego, con ropas elegantes. La familia de domingo da su paseo mañanero, compra el pan, el periódico o incluso pueden tomarse un aperitivo en una terraza agradable, mientras los niños corretean evitando a toda costa ensuciarse sus relucientes vestidos y romperse los leotardos.

El domingo es el día de los contrastes. El dominguero se cruza con el de domingo, incluso pueden coincidir en el kiosco, pero cada uno hace su actividad de forma independiente. Esto no quiere decir que un dominguero no pueda ser un de domingo, ni mucho menos. Depende del día y de las circunstancias. Se han dado casos en los que el de domingo se viste de dominguero muy temprano, va a la gasolinera a lavar el coche y después vuelve a casa, se da una buena ducha y se convierte en un de domingo junto con su reluciente familia.

Para dejar constancia de que todos tenemos a un dominguero y a un de domingo en nuestro interior, os he dejado estas dos fotos. En una ocasión, se me ocurrió ir al carrefour con mi look dominguero y una señora me confundió con la reponedora. ¡Eso me dolió!. Es lo que ocurre cuando te paseas con un look dominguero en entornos poco propicios.

¿Y tú, eres más dominguero o más de domingo?.

 

Otoño. Look-34. Del lejano oeste

otoño_look_sombrero_rojo_pañuelo

otoño_look_vaquero_oeste_sombrero_pañueloAquí me he venido arriba. Me he colocado el pañuelo al estilo del viejo oeste, como los pistoleros y esta es la pose que se me ha ocurrido. La verdad es que el sombrero no es muy del oeste que digamos y la rebequita ni te cuento, pero yo me he visto pistolera en cuanto me he mirado al espejo.

Por si alguien tiene dudas, se supone que llevo una pistola cargada, perdón, un revolver, que estamos en el oeste.

Seguro que ya sabéis que tipo de pistolero soy.

Estamos en un pueblo del oeste, con una sola calle. Tiene todos los edificios básicos, el salón, el hotel, el banco, la tienda y la iglesia. Hay una familia que manda en el pueblo y a la que todos temen. El sheriff no impone la ley porque está comprado.

Entonces llega al pueblo un pistolero forastero. Está de paso. Su hogar es su caballo y su revolver. No quiere meterse en líos pero para un justiciero como él, eso es casi imposible.

Entra en el salón para descansar de su largo viaje y enseguida tiene todos los ojos clavados en su espalda. Como era de esperar, no es bienvenido. El jefe de la familia al mando y sus matones se lo hacen entender enseguida. El forastero está a punto de continuar su viaje cuando un hombre irrumpe en el salón, amenazando al jefe con una escopeta. Evidentemente está en desventaja, pero el hombre parece que ya no teme a la muerte. Ha encontrado todo su ganado muerto y está convencido de que han sido ellos, los que siembran el terror.

Cuando el jefe está a punto de sentenciar al pobre hombre, el forastero interviene verbalmente.

Ya sabemos como sigue y como acaba el asunto. El forastero mata a unos cuantos y consigue salir de allí con el hombre de las vacas muertas.

Aunque destripe el final, ya os digo que el forastero se carga a todo bicho viviente y consigue que vuelva la justicia al pueblo y a sus gentes.

Sombrero de ontop, botas de zara, vestido de nice things, rebeca de massimo dutti y pañuelo de trucco.

 

 

Otoño. Look-23. Lady

otoño_look_ladyEste look está muy lejos del look deportivo del otro día. Hoy tocaba vestido. No es que tenga un calendario de lo que me tengo que poner cada día, pero el cuerpo, que es muy sabio, te va diciendo lo que quiere. Yo suelo escucharlo siempre. Normalmente no se equivoca y siempre pide lo que necesita. Suelo comer cuando mi cuerpo me lo pide, descanso cuando él lo dice y bebo si tengo sed. Se que es un hábito muy extendido beber dos litros diarios, pero si mi cuerpo no me lo pide, no lo martirizo.

Hay cuerpos que te piden lo que no debes, pero no es mi caso. Si quiere dulce, se lo doy, si quiere salado también. El truco está en no hartarte. Imagino que todo en pequeñas dosis es saludable.

Y si el cuerpo te pide arreglarte, pues te arreglas y si te pide chandal, pues dale chandal. ¿Qué te cuesta hacerle caso?. Él sabe mucho más que tu.

Así que he terminado con este vestido tipo lady. Me sentía más señora que en otras ocasiones. De seguro la gente se iba a dirigir a mí con el usted por delante.

Para ir un poco más abrigada he sacado el chaleco de pelo de conejo. Ahora si que voy hecha una señora.

otoño_look_chaleco_pelo

Vestido de mango, botas de benetton y chaleco de cortefiel.

Otoño. Look-6. Clásico

otoño_look6Primer vestido de esta temporada. Me gustan mucho los vestidos aunque los llevo más en verano. En invierno necesitas muchas capas para no morirte de frío. Pero como hoy no era día de congelarse, me he atrevido a llevarlo sin medias.

Tengo muchos pañuelos y siempre pienso que me falta alguno. Puede que esta afición me venga de los años 80. En estos años los pañuelos se llevaban en cualquier parte, en la cabeza, de cinturón, en la muñeca o en el cuello. Tuve una época de mi vida en que me los ponía en la frente, al estilo Rambo. A mi me gustaba cómo me quedaba, pero no debían de pensar lo mismo mis vecinos del barrio. Yo intentaba emular más bien a Ofra Haza, cuando cantaba aquello de Im Nin Alu.  Me ponía el pañuelo y me sentía como ella, cantando a los cuatro vientos en libertad.

Hoy he rescatado del baúl de los ochenta, el pañuelo en el cuello colocado en forma de pico como los vaqueros y los calcetines a modo de calentadores. Ya sé que no es lo mismo, pero no estamos en los ochenta y lo se. El pañuelo y los calcetines son de este siglo, lo que es de los ochenta es la manera de llevarlos.

anillo_bolaEl anillo me encanta. Vi uno parecido en una revista, imagino que de algún diseñador importante y yo encontré éste en Córdoba. No hay que gastarse una pasta para encontrar algo bonito. Además en Córdoba tienen una gran tradición de joyeros.

 pendientes_blancospañuelo_violeta

El pañuelo es de day&day, los pendientes de parfois, las botas de benetton, el vestido de massimo dutti y la rebeca de punto de sfera.