Archivo de la etiqueta: Peinado años ochenta.

Invierno. Look-53. Rizos de los ochenta

Estándar

invierno_look53_ochenta Cuando me he mirado al espejo he viajado mentalmente a los años 80. Creo que el pelo rizado era lo más característico de esta década. Nunca antes se habían visto tantos moldeadores en el pelo.

Ahora existen pinzas para conseguir tirabuzones en cabellos super lacios, pero en aquella época, la única manera de conseguir rizos era achicharrarse el pelo con productos muy abrasivos. Después el pelo iba creciendo y tenías que disimular la diferencia entre el pelo liso y el rizado chamuscado. Esa fase era horrorosa.

Por suerte nunca tuve que pasar por tales torturas. No tengo el pelo ni liso ni rizado, ni chicha ni limoná. Con lo cual, si lo quiero liso le doy más potencia al secador, un poquito de cepillo, unos toques de plancha y ya lo tengo.

Que lo quiero rizado, pues hay que secarlo con difusor, con mucha paciencia, para que se rice poco a poco. Este rizo sólo me dura un día, porque a la mañana siguiente cuando me levanto, nadie diría que me he peinado alguna vez en la vida. Es lo que tiene el pelo ni fu ni fa, que todo lo que le haces es muy perecedero. Pero no me quejo, porque esto me da opción a idear un nuevo peinado cada día, y no hace falta que diga que me encanta cambiar de imagen en la medida de lo posible.

Me ha rondado muchas veces la idea de teñirme el pelo de rubio platino. Incluso me he puesto pelo rubio en photoshop para ver el resultado. Es evidente que el resultado no me convenció porque a la vista está que no soy rubia. A ver cuándo inventan tintes de quita y pon, que no dañen el pelo, para poder llevarlo rubio, negro o morado, en función de mi estado de ánimo, como el que se cambia de pendientes.

Tintarse el pelo son palabras mayores. Nunca lo he hecho. A lo máximo que me he atrevido es a darme un tinte de esos que se van en 6 lavados. Son los tintes para cobardes.

Cuando tenga todo el pelo canoso, me gustaría dejármelo blanco. Claro que eso lo digo porque ahora solo tengo 3 canas. Cuando tenga bastantes, ya veré si soy capaz de seguir diciendo lo mismo.

Este post me ha quedado muy “mari”. – “Ay Mari, mira qué pelos tengo, a ver si voy a la pelu”

En fin, en algún momento siempre sale “la mari” que llevamos dentro.

invierno_look53_pelo_rizado     invierno_look53_peinado_80

Anuncios