Invierno. Look-43. Chaleco vaquero

invierno_look_chaleco_vaquero  invierno_look_chaleco_vaquero_falda

Me encanta esta falda. Me parece juvenil, elegante, alegre y con muchas posibilidades. Cuando la estrené la combiné con una blusa azul marino. Un look más elegante, más formal. Invierno. Look-38. De rebajas.

Con este chaleco vaquero me veo más desenfadada, como más libre. ¡Vaya tontería acabo de soltar!, pero las sensaciones son así, te miras al espejo y ese sentimiento es el que te devuelve tu reflejo.

Los pendientes me costaron 3 euros en las rebajas. Claro está que no son de plata ni nada que se le parezca a un metal noble, no seáis tan exigentes.

Pues ya llevo unas cuantas fotos en esta sección. Al final conseguiré tener un mini archivo de todo lo que guardo en el armario. Incluso podré hacer una base de datos donde al seleccionar una prenda me aparezcan todas las fotos relacionadas. Si, si, si… esto es un buen material para un futuro proyecto. Si a cada prenda le asigno una serie de campos, podré saber cuántas tengo azules, o cuántas son de manga corta, o qué faldas tengo. A mayor número de información asociada, más consultas podré realizar.

Bueno, pero esto no será hoy ni mañana, sino un día de estos. Ya os informaré cuando lo haga. Mientras tanto, a hacerse fotos se ha dicho.

 

Otoño. Look-33. Bohemio chic

otoño_look_boina_bohemio    otoño_look_estilo_bohemio_chic_boina

Esta boina me transporta a París la combine con lo que la combine, aunque en esta ocasión es otro tipo de parisina.

Esta parisina no tiene castillo, vive en una bohardilla pequeña en el centro de la ciudad. Trabaja en una tienda de decoración. Vende pequeños objetos que hace ella misma. La tienda tiene unos grandes ventanales pero no con un cristal enorme, sino con muchas ventanas pequeñas que cubren toda la fachada. A un lado y a otro de la puerta, que también es de cristal, hay unas jardineras con flores. Todo es muy bohemio y parisino. Al abrir la puerta suena la típica campanilla que avisa de que entra un cliente.

En la trastienda tiene el taller donde crea todos los objetos que vende.

(Ahora es que cuando viene el momento romántico).

Cuando se encuentra trabajando en la trastienda, suena la campanilla. Ella acude rápido y va quitándose el mandil por el camino. Va mirando hacia abajo, deshaciendo el nudo de su cintura. Al levantar la vista, se tropieza con un hombre increíble, mayor que ella, atractivo, con traje, que ha entrado a la tienda por casualidad. Justo salía de una reunión de trabajo en un restaurante cercano y al pasar por delante de la tienda, algo le llama la atención y le hace entrar sin remedio.

El flechazo surge al instante.

Pues ya no os cuento más. Os dejo a cada uno con vuestra imaginación y con el hombre misterioso.