Libro. Jesús me quiere de David Safier.

Jesus_me_quierePues ya me he terminado el libro. Y diréis, y a mí qué me cuentas. Pues si te lo cuento, porque si no te lo cuento a ti, a quién se lo voy a decir, a Pincher?. También se lo he dicho, pero no se si me ha entendido porque me ha mirado con la misma cara de siempre.

Vamos a dejar en paz al perro que ni sabe leer ni es crítico de novelas.

El título ya es bastante sugerente. No me he hecho creyente de repente y no es un libro de ninguna secta.

El autor del libro según nos cuenta la contraportada ha escrito otros libros de éxito, pues mira que bien, es bueno saberlo, yo como siempre nunca tengo ni idea de la trayectoria de los escritores.

Al principio no me estaba gustando mucho porque es el típico libro que quiere hacer gracia desde el principio, así de sopetón, sin haber empatizado todavía con los personajes, y a mi siempre me hace más gracia la gracia no intencionada. La protagonista es bastante quejicosa, se queja por todo, de su aspecto, de su trabajo, de su vida, de sus novios, vamos, que es muy de penurias. Pero le he dado una oportunidad y la cosa ha ido mejorando. La chica tiene algunas frases muy acertadas que te hacen reír si o si. Al final no era tan  petarda como pensábamos y termina cayéndote bien.

La historia es muy sencilla, Jesús viene a la Tierra para librar el Juicio Final y conoce a Marie, nuestra protagonista. Marie es bastante crítica con todo lo relacionado con la iglesia, Dios, y los planes de Dios.

En fin, que se producen situaciones absurdas y cómicas.

El final no es de los que yo llamo redondo, es previsible pero aceptable.

Concluyendo, si eres capaz de reírte de situaciones y temas relacionados con la religión que desde mi punto de vista no faltan al respeto, este es tu libro. Si te ofende solo la idea, pues no te lo leas.

A mi me ha gustado, me ha entretenido y me he reído, aunque me ha faltado el suspirito al cerrarlo, pero claro, no todos los libros me van a dejar la misma huella.

Le doy las gracias a mi amiga por habérmelo prestado y ya estoy ansiosa por leer el siguiente. Qué morro tengo, ni compro ni nada, así da gusto.