Paseando por Córdoba con niños.

Calleja_Flores

Mañana vamos a visitar la Mezquita. Todos los años venimos a Córdoba y todavía no conocéis la Mezquita.

Mi profesor de religión me preguntó si la conocía y le dije que no. Yo quiero ir a verla.

Hay que levantarse temprano. De 8:30 a 9:30 es gratuíto.

A qué hora nos levantamos?.

Pues si hay que estar a las 8:30 y hay que desayunar, a las 7 es una buena hora.

Yo voy a poner la alarma en mi móvil.

–  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –  –

Esta es la Mezquita?

Pero qué dices?, no ves que estamos entrando en un parking?, vamos a dejar el coche. Todos los parking del mundo son iguales. Es verdad que tiene muchas columnas pero es feo como un dolor.

Y está muy lejos?.

No, a la vuelta de esa calle.

Mamá tengo sed, tienes agua?.

Pero si te acabas de bajar del coche, ya tienes sed?. No te doy agua que estamos en el principio de la excursión y luego no queda.

Pues yo tengo sed.

Pues te aguantas.

Ya estamos en la Mezquita?.

Pero si no hemos entrado en ninguna parte, cómo vamos a estar en la Mezquita.

Mirad, eso es la Mezquita.

Ya está?, ya la hemos visto?.

No, hay que entrar. Dentro está el Patio de los Naranjos.

Y eso que es?.

Pues un patio con naranjos.

Ah!.

Vamos chicos, vamos dentro antes de que se acabe la hora gratis.

A que es impresionante?.

Está oscuro, no se ve mucho.

Pero a que es impresionante?.

Bueno.

Que si hombre, mira cuántas columnas y cuántos arcos. Si no hubiese una catedral dentro veríamos la Mezquita de una punta a otra.

Mira mamá, he hecho muchas fotos.

Por qué le haces fotos a las tumbas del suelo?, hazle fotos a los arcos.

Pero las tumbas me gustan.

Mamá, mira las mías.

Y eso qué es?.

Algo que había en una vitrina.

Ah!.

A ver tu, hombre, unos arcos, no está mal.

Bueno, salgamos que el guarda ya nos está echando. Ahora vamos a ver la Calleja de las Flores.

Ya estamos en la calleja?.

Pero si acabamos de salir por la puerta. Esto te parece una calleja?, es una calle ancha, bastante transitada y no tiene flores. No me parece una calleja. Sabes lo que es una calleja?.

No.

Pues una calle estrecha, calleja, está claro.

Ya estamos?.

Hemos andado dos metros, cómo vamos a estar?.

Como dijiste que estaba cerca.

Si, cerca, pero no tanto.

Mamá, esta calle ya es más estrecha, es ésta?.

Que no, que no es ésta. Cuando estemos te lo digo.

Mira, esa es la Calleja de las Flores.

Pues no tiene flores.

No tiene flores porque estamos en julio y es en mayo cuando las plantas se llenas de flores, pero es bonita, verdad?.

Bueno.

Al final de la calleja hay una fuente y se puede ver la Torre de la Mezquita. Esta es una foto obligada.

Y por qué es tan famosa?.

Imagino que porque está cerca de la Mezquita y es bonita. Hay muchas calles como esta por Córdoba.

Mamá mira, una tienda, podemos entrar?.

Vale.

Mamá, me puedo comprar esto?.

Un toro, para qué quieres un toro?.

Me gusta.

Es un toro de cerámica muy grande, eso no vale para nada, solo ocupa sitio.

Lo quiero para ponerlo en mi estantería.

Que no, que es muy grande. -Un toro, para qué querrá un toro, para llenarse de polvo-. Niño, busca algo que sea útil, un llavero, un marca páginas, algo así.

Mamá, me puedo comprar yo esto?.

A ver, un lagarto?, si le he dicho a tu hermano que un toro no, pues un lagarto tampoco, además, qué tiene eso de típico de Córdoba?.

No se, pero a mi me gusta.

Hay Dios mío, qué cansinos sois.

Mamá, y este llavero?.

De la mano de Fátima?, pues vale. Ese es el que más te gusta?.

Si.

Pues venga.

Mamá, yo este.

Un librito con mini postales dentro que no se ven un pimiento?, para qué quieres eso?.

No se, me gusta.

Seguro?.

Bueno, pues entonces éste.

El de la gitanilla?.

Si.

Pues venga.

Mamá, yo no encuentro nada.

Pues vámonos y ya iremos a otra tienda.

Pero es que ellos ya tienen algo y yo nada.

Que no pasa nada. Vámonos ya que me estoy agobiando. A qué hemos venido?, a estar en una tienda o a ver Córdoba?. Vamos!, andando!.

Puedo beber agua ya?.

-Siiiiii, toma.

  Y así transcurre un agradable paseo por Córdoba. Mezquita, Calleja de las Flores, Puente Romano, Plaza del Potro, Plaza de la Corredera, Plaza de las Tendillas y vuelta al coche. Puede que poco a poco vean algo más que una fuente donde beber agua, un banco donde sentarse o una tienda donde comprar regalos. Hasta que ese momento llegue, seguiré intentando inculcar algo de amor por la historia de las ciudades, aunque su madre no sea capaz de retener ni una fecha, ni un nombre.