Invierno. Look-40. Leñadora

invierno_look_vaqueros_tirantes invierno_look_leñadora

Segunda visita a las rebajas y me he traído unos vaqueros con tirantes y un jersey. Un jersey….de qué color?…sorpresa, blaaanco.!. Tengo que decir en mi defensa, que casi todos los jersey de las tiendas son de este color.

Tenía ganas de unos tirantes. Iba a comprarme unos cuando vi que había vaqueros con tirantes incorporados. Eso ya es mucho mejor. Se que para llevarlos a la moda deberían ir colgando, pero es que a mi me gustan así.

También es verdad que llevo unos cuantos looks seguidos poniéndome las mismas botas, pero es que ha llegado el invierno de verdad, el de los 3 grados, el de la cara helada, el de las manos rojas si no te pones guantes, el de los escalofríos cuando corre viento helado, el del dolor de oídos si no te los tapas. Así que hay que ponerse, reponerse y volverse a poner las botas las veces que haga falta.

He salido a la calle y aunque todo el mundo decía que estaba congelado, no era mi caso. Me he puesto mis guantes de piel y pelo por dentro que son gloria bendita. Eso si, te tienes que olvidar de ir consultando el móvil mientras andas porque no son táctiles.

Los tirantes, la camisa de cuadros, el gorro y las botas, completan un look de leñadora en toda regla. Como siempre, estamos hablando de leñadores americanos, los que van en camioneta al aserradero del pueblo. Aunque yo soy chica, lo que me viene a la mente es la imagen de un leñador, guapo (por supuesto), con la camisa remangada, cortando troncos con la sierra mecánica.

Trabaja en el bosque con su cuadrilla. El leñador de más edad que conoce a todo los del pueblo y sus miserias, el leñador jovenzuelo que es novato y que empieza a tontear con las chicas y el leñador de mediana edad con malas pulgas del que no te puedes fiar ni un pelo.

Y ahí va nuestro leñador, dirigiendo la tala, poniendo cadenas a los troncos para transportarlos, sin perder un ápice de su atractivo y magnetismo.

Al pueblo llega una mujer de pasado desconocido huyendo de quién sabe qué. Como es de suponer, conoce a nuestro leñador en la tienda de Molly, la típica tienda que tiene de todo, comida, ropa y utensilios de trabajo.

Desde el primer momento surge una conexión. Ella lleva un vestido largo, suelto, floreado, que deja ver su silueta cuando el sol queda a su espalda. Pelo largo, ondulado, rubio (estamos en América) y una sonrisa cautivadora. No estoy pensado en Julia Roberts, más bien en esa actriz de película de antena 3.

Ya no os cuento más que me enrollo y os dormís.

Por cierto, nunca he talado un árbol!.

Gorro de bershka, jersey de mango, camisa de h&m, vaqueros con tirantes de springfield y botas de timberland.

Invierno. Look-39. Jersey extragrande

invierno_look_Jersey_cuello_extragrandeEste jersey extragrande me encanta porque es muy cómodo y calentito, aunque tiene algunos inconvenientes.

Como tiene las mangas muy anchas, cuando te pones el abrigo te quedas un poco enlatada.

A veces te puedes dejar las mangas en la manilla de la puerta al pasar cerca.

Si intentas subirte la manga para lavarte las manos, no aguanta ni un segundo. Enseguida se te bajan y te mojas el puño de agua. Olvídate de fregar platos o similares. (Esto podría ser una ventaja).

Cuando tienes que ir al baño hay que arremangarse bien, porque hay tela para rato y además es bastante escurridiza.

Si te agachas para coger algo del suelo, te pueden arrastrar los faldones e incluso te los puedes pisar al levantarte.

Quitando estos pequeños inconvenientes de nada, el jersey es una maravilla. Sobre todo si estás sentada en el sofá escribiendo con el portátil, o viendo la tele o haciendo cualquier actividad pasiva que no conlleve riesgo alguno para ti o para tu jersey.

Y si tienes una cabaña con chimenea, alfombra de oso en el suelo, mucho tiempo libre por delante y alguien que te acompañe…, éste es tu jersey.

 

 

 

 

 

 

invierno_look_jersey_muy_grandeGorro de bershka, mallas de stradivarius, jersey de h&m y botas timberland.