Otoño. Look-80. Chaleco negro

otoño_look80_chaleco_negro otoño_look80_chaleco_negro_falda_tubo

¿Habéis tenido alguna vez un día plof?, yo si. Creo que hoy es uno de ellos.

Esta mañana no tenía ganas de ir al gimnasio, puede que las agujetas mortales que tengo en el abdomen hayan influido algo en la decisión. No tenía ganas de salir a hacer los recados pendientes y no tenía ganas de arreglarme. Así que he hecho justo lo contrario de lo que mi cuerpo me estaba indicando que hiciera.

Me he arreglado y he salido. Después de acicalarme, me he mirado al espejo y no me he sentido mejor, ni más contenta, ni más guapa, ni más nada, si acaso un poco más incómoda que con mi ropa de estar en casa. Me he echado brillo en los labios y un poco de colorete en las mejillas. Eso suele funcionar, pero hoy parece que no ha resultado.

Después de los recados he ido a pasear por el centro comercial, a ver tiendas, a probarme ropa, a cotillear y tampoco eso me ha animado demasiado. No me he comprado nada, un claro síntoma de desidia.

He comido fuera, en una terraza. Esto era una apuesta segura, las vistas, el aire en la cara, no hacer la comida. Era mi último cartucho y lo único que he conseguido ha sido una mala digestión.

He vuelto a casa y no me sentía mejor que cuando salí por la mañana. Aún así me he hecho las fotos de rigor, que llevo ya un día sin publicar. No he tenido narices de esbozar una leve sonrisa verdadera. Solo me salían sonrisas falsas con cara de pato. Así que finalmente he decidido no mostrar el rostro. Ha sido una buena decisión porque si no, a estas alturas todavía estaría haciéndome fotos y viéndome mal en todas.

Total, que ha sido y sigue siendo un día plof. Puede que el hecho de que el sol se haya escondido tras las nubes no haya ayudado demasiado, o puede que el resfriado que he pasado me haya quitado energía, o puede que hoy haya pensado más de la cuenta en la vida, o puede que nada de lo anterior.

En fin, que ni pizca de gracia tengo hoy en el cuerpo. ¡Vaya fastidio, tu que venías a echar unas risas y casi sales llorando!.

Como dijo alguien: “mañana será otro día”.

Primavera. Look-57. Falda de tubo

primavera_look57_falda_estrecha_botas primavera_look57_falda_lapiz

Estoy bastante satisfecha con el resultado de este look. La falda me encanta, pero como es tan peculiar, me cuesta bastante combinarla. Para llegar a este resultado he tenido que cambiarme unas cuantas veces de zapatos, de camiseta, de camisa, de blusa hasta llegar a esto.

La falda la compré en una tienda donde no suelo entrar habitualmente, pimkie. Tiene un estilo que no me acaba de convencer. Un día decidí darle una oportunidad y encontré esta falda. En cuanto me la probé, me encantó. Pero ahh!, no tenían mi talla, cómo fastidia eso!. La cosa no podía quedar así, tuve  que preguntar en qué tienda de Madrid la podría encontrar y allí que me planté. Lo que se llega a hacer por un capricho!.

No me la he puesto tantas veces como esperaba, porque al ser tan estrecha, da la sensación de ir muy arreglada. Ahora pensarás que qué te estoy contando, que desde cuándo me preocupa eso, después del artículo de la oficinista. Se que caigo en contradicciones y soy consciente de ello, pero lo bueno es reconocerlo. Tu lo reconoces y ya estás libre de todo pecado, como si eso te salvara.

El caso es que con esta falda se te marcan todas las curvas y para eso hay que estar mentalmente preparada. Un vaquero te lo pones sin pensar, pero una falda de tubo…tiene su miga.

Os muestro aquí cómo la combiné en otras dos ocasiones:

falda_tubo otoño_look_camisa_blanca_hombre

Me da a mi que estos dos looks están menos conseguidos. En el primero me he pasado y en el segundo no he llegado. Y esos pelos?, por Dios!. Si es que los comienzos son muy duros. Qué mal recortado está el pelo!. Estas fotos son anteriores al descubrimiento de poner una toalla blanca como fondo para el pelo, porque la nebulosa que se ve a través del pelo en la foto derecha, es la puerta color roble.

¿Por qué nos hacemos fotos cuando vamos de boda?, pues para dejar constancia del modelito que llevamos y de lo arregladitas que vamos. Sabemos que ese vestido probablemente no nos lo volvamos a poner en nuestra vida y queremos conservar un documento gráfico que lo atestigüe. Podemos repetir modelito siempre y cuando los invitados no sean los mismos, en caso contrario estaríamos cometiendo sacrilegio y podríamos ser perseguidos por la Inquisición de los protocolos de bodas.

Esta afición de fotografiarme ya me venía de antes de tener el blog. Siempre he querido tener un inventario fotográfico de toda mi ropa, saber cuantas faldas tengo, cuantas blusas, cuántos vestidos, cuántos zapatos. Empecé poniendo la ropa encima de la cama y haciéndoles una foto, pero quedaba francamente mal, porque ni siquiera se apreciaba cómo era la prenda. Así que decidí hacerme fotos con la ropa que me ponía cada día.

Cuando creé el blog, pensé que podía compartir esta idiotez mía con todo el mundo. Ahora se ha convertido en pura diversión. Imagino que el invierno que viene tendré bastantes menos looks que compartir, porque mi armario es limitado. Ya pensaré en ello cuando llegue el momento.

Las fotos también sirven para apreciar cuánto me ha crecido el pelo. Dato extremadamente importante.  Se que no podíais seguir con vuestras vidas sin esta información tan valiosa.

Puede que algún día os muestre una colección de peinados y cortes de pelo a lo largo de mi vida. Lo estáis deseando. Algunos son realmente horrorosos, pero eso lo digo ahora que los veo con perspectiva, en su momento me parecieron estupendos.

Y como diría Mayra Gómez Kemp, “Hasta aquí puedo leer”.

Otoño. Look-25. Sexy con camisa de hombre

otoño_look_camisa_blanca_hombre_falda_tubo_zapatillas_blancasHoy he echado mano de una camisa blanca masculina, concretamente de mi hijo. A él le está un poco grande. Tuve que comprarla un día a prisa y corriendo porque la necesitaba para el día de San Isidro. Ese día, en el colegio se visten de chulapos y chulapas y se marcan un bailecito.

Curiosamente estaba en mi armario. Quién la habrá puesto ahí?. Por si alguien lo está penando, fui yo.

En cuanto me he puesto la camisa ya me sentía más sexy, como en las películas donde la chica se pone la camisa del novio para dormir o más bien se la pone a la mañana siguiente. Siempre es mejor esta opción que la de enrollarse la sábana por el cuerpo.

chica_camisa_hombre

Esta es la imagen que me he formado en mi cabeza, más o menos.

Me sentía tan libre con la camisa que me ha recordado a la película de Titanic, en la escena donde están en la cubierta del barco y el viento ondea el pañuelo de la chica.

Titanic

Me he hecho una foto emulando la situación. Es cierto que me faltaba el viento y el entorno, pero todo estaba en mi imaginación.

otoño_look_camiseta_camisa_falda_tubomichael_jackson

No se sabe muy bien si soy la chica de Titanic o Michael Jackson en uno de sus bailes, pero los dos parecen estar a gusto.

La falda es de pimkie y la camisa de h&m.