Invierno. Look-40. Leñadora

invierno_look_vaqueros_tirantes invierno_look_leñadora

Segunda visita a las rebajas y me he traído unos vaqueros con tirantes y un jersey. Un jersey….de qué color?…sorpresa, blaaanco.!. Tengo que decir en mi defensa, que casi todos los jersey de las tiendas son de este color.

Tenía ganas de unos tirantes. Iba a comprarme unos cuando vi que había vaqueros con tirantes incorporados. Eso ya es mucho mejor. Se que para llevarlos a la moda deberían ir colgando, pero es que a mi me gustan así.

También es verdad que llevo unos cuantos looks seguidos poniéndome las mismas botas, pero es que ha llegado el invierno de verdad, el de los 3 grados, el de la cara helada, el de las manos rojas si no te pones guantes, el de los escalofríos cuando corre viento helado, el del dolor de oídos si no te los tapas. Así que hay que ponerse, reponerse y volverse a poner las botas las veces que haga falta.

He salido a la calle y aunque todo el mundo decía que estaba congelado, no era mi caso. Me he puesto mis guantes de piel y pelo por dentro que son gloria bendita. Eso si, te tienes que olvidar de ir consultando el móvil mientras andas porque no son táctiles.

Los tirantes, la camisa de cuadros, el gorro y las botas, completan un look de leñadora en toda regla. Como siempre, estamos hablando de leñadores americanos, los que van en camioneta al aserradero del pueblo. Aunque yo soy chica, lo que me viene a la mente es la imagen de un leñador, guapo (por supuesto), con la camisa remangada, cortando troncos con la sierra mecánica.

Trabaja en el bosque con su cuadrilla. El leñador de más edad que conoce a todo los del pueblo y sus miserias, el leñador jovenzuelo que es novato y que empieza a tontear con las chicas y el leñador de mediana edad con malas pulgas del que no te puedes fiar ni un pelo.

Y ahí va nuestro leñador, dirigiendo la tala, poniendo cadenas a los troncos para transportarlos, sin perder un ápice de su atractivo y magnetismo.

Al pueblo llega una mujer de pasado desconocido huyendo de quién sabe qué. Como es de suponer, conoce a nuestro leñador en la tienda de Molly, la típica tienda que tiene de todo, comida, ropa y utensilios de trabajo.

Desde el primer momento surge una conexión. Ella lleva un vestido largo, suelto, floreado, que deja ver su silueta cuando el sol queda a su espalda. Pelo largo, ondulado, rubio (estamos en América) y una sonrisa cautivadora. No estoy pensado en Julia Roberts, más bien en esa actriz de película de antena 3.

Ya no os cuento más que me enrollo y os dormís.

Por cierto, nunca he talado un árbol!.

Gorro de bershka, jersey de mango, camisa de h&m, vaqueros con tirantes de springfield y botas de timberland.

Otoño. Look-27. Abrigo acolchado

otoño_look_abrigo_acolchado_rojo   otoño_look_abrigo_acolchado_rojo_abierto

Estoy contrahecha. Es curioso como la imagen que tenemos de nosotros mismos no corresponde con la realidad. Yo me miro al espejo y me veo las gafas derechas y el pelo algo alborotado pero sin disgustarme. Pero en cuanto me hago una foto, al verla, la realidad se hace evidente.

Tengo una oreja más alta que la otra, con lo cual las gafas las llevo siempre torcidas. Del pelo casi mejor ni hablamos. Ese pelo no ha visto un peine en su vida. Así es como se queda si me lo seco con el secador a toda potencia. Con apariencia indomable, sin gracia, lo que se llama un pelo ni fu ni fa.

Cuando veo la foto pienso: “me voy a hacer otra porque ésta no ha salido muy bien”. Y me hago otra, y salgo igual. Al cabo de 3 o 4 fotos con el mismo resultado, desisto y entiendo que las fotos no mienten.

otoño_look_jersey_camisa_cuadrosDebajo del abrigo llevaba un jersey blanco y la ya famosa camisa de cuadros. He meditado sobre los jerseys que tengo y creo que son todos blancos, marfil o similar. Intento comprarme otros colores, pero al final siempre termino con el blanco en la mano. Tuve uno gris y me encogió en la lavadora. Siempre que me compro uno de lana, acabo destrozándolo. Y era mono… y gris. Será el destino.

Hubo una época en la que me dio por los jersey de cuello vuelto y me compré varios colores. Tenía rojo, azul, negro, gris y por supuesto blanco. Tenía, y sigo teniendo. En su momento me parecían estupendos. Ahora soy más fan de la combinación jersey-camisa. De todas formas habría que rescatarlos y darles otra oportunidad.

Con este look tan normal mi mente no me transporta a ninguna película, más bien me recuerda al catálogo de ropa del Carrefour o del Alcampo.

Abrigo acolchado de tintoretto y vaqueros, camisa y jersey de h&m.

Otoño. Look-21. Descargando en el muelle

otoño_look_descargando_en_el_muelleotoño_look_abrigo_azul

Hoy por fin he podido estrenar mis botas amarillas. Hacía el suficiente frío como para ponérselas. El abrigo me lo compré el año pasado y casi no me lo he puesto. Es tan mono que me da pena usarlo por si se estropea. Pero se acabó el tenerlo guardado para que se lo coman las polillas.

Combina perfectamente con las botas. Es el típico look de ir a descargar al muelle. El problema es que en Madrid no hay muelle, pero eso son minudencias.

Así vestida me vienen a la cabeza imágenes de los barrios obreros ingleses. La estampa sería la siguiente: Un invierno crudo, personas esperando en la parada del autobús intentando calentar sus manos con su propio aliento, un cielo gris y unas casas oscuras y tristes. La típica película inglesa dramática, donde el marido pierde el trabajo y la familia pasa muchas penurias. Esa película que quitaría enseguida porque no soporto ver sufrir a la gente.

 Aunque podríamos estar también dentro de una americana, en un día soleado, donde un tal John está descargando cajas en el muelle y aparece un policía que quiere hacerle unas preguntas sobre un asesinato. Esta película sería de las que me tragaría sin moverme del sofá.

Las fotos no me han salido muy bien. He querido que se viera el abrigo y al quitarle las sombras han perdido nitidez. Qué le voy a hacer, ya me gustaría tener un estudio fotográfico con sus buenos focos. Esto es lo que da de si la bombilla de mi dormitorio.

Abrigo de massimo dutti, botas timberland, camisa y vaqueros de h&m.

 

Otoño. Look-20. Granjera modosita

otoño_look_granjera_cuadrosEn esta foto parece que me acabo de levantar. Hoy no era un buen día para hacer fotos porque estaba nublado y casi no entraba luz por la ventana. Así que este ha sido el resultado.

Un look de granjera de los años 60, medio dormida, sin muchas ganas de ordeñar las vacas ni dar de comer a las gallinas. Con unos pantalones a lo Robin Hood. No se sabe si voy a reunir a las ovejas o a sacarme una flecha de la espalda.

Camisa de lee, pantalones de h&m y botines de zara.

Otoño. Look-17. Muy abrigada

otoño_look_abrigadaSi el otro día estábamos en un otoño primaveral, hoy estamos en un otoño invernal. Y no pasa nada. Guardo rápidamente la camiseta corta y me coloco el gorro sin ningún problema.

Como ya sabéis que tengo todo guardado en cajas, me he dirigido a la de bufandas, gorros y guantes. Me he surtido bien de todo lo necesario para un día de frío de narices como hoy. He cogido mi gorro nuevo que estaba deseando estrenar, la bufanda que no tiene principio ni fin porque es un rosco que se enrolla en el cuello y unos guantes que no he sacado en la foto.

Si al look le añadimos el abrigo de imitación a piel, con su pelito por dentro, ya estamos preparadas para el fresco.

Es posible que la gente me haya mirado con desaprobación, como diciendo: ¿qué vas a dejar para cuando llegue el invierno?. Es una cantinela recurrente. Parece que les molesta que te pongas una bufanda a pesar de que todos se subían la chaqueta para taparse el cuello. No tengo que esperar a que oficialmente llegue el invierno para abrigarme. Sólo es necesario que las temperaturas sean bajas para ponerme un abrigo. He dicho.

jersey_con_pelo_camisa_cuadros

Debajo del abrigo llevaba un jersey de pelo o pelusilla, de los que da gusto tocar. Muy suavecito. Cuando me lo pongo, mis hijos se acercan a mi y se restriegan como si fueran perrillos. El perro también se restriega como un perrillo. Visto así, no parece tan interesante ponerse este jersey, voy a ser una mujer muy sobada!.

 

En definitiva, abrígate si hace frío y ponte las sandalias si hace calor.

Otoño. Look-12. Cowboy

estilo_cowboy_camisacuadros   estilo_cowboyUtilizando los mismos elementos, podemos crear estilos diferentes. Con esta falda vaquera el otro día me creía una roquera bajando de su Harley-Davidson y hoy he aparcado la camioneta y he dejado a las vacas en el rancho. Con las gafas me convierto en una ranchera con muy mala leche. Luego entro en un tugurio oscuro y me bailo unos pasos de country. Me ha faltado el sombrero, pero entonces estaría yendo a una fiesta de disfraces, en lugar de al super a comprar  el pan.

La camiseta me la pongo para todo. Como dicen los entendidos, es un fondo de armario. Pero como siga usándola tanto, se va a convertir en trapos para el polvo. Tendría que haberme comprado cuatro o cinco iguales de reserva. Ahora ya es tarde. La echaré de menos cuando me deje.

Camiseta de massimo dutti, falda de springfield, botas de benetton, camisa de h&m y gafas de mango.