Primavera. Look-57. Falda de tubo

primavera_look57_falda_estrecha_botas primavera_look57_falda_lapiz

Estoy bastante satisfecha con el resultado de este look. La falda me encanta, pero como es tan peculiar, me cuesta bastante combinarla. Para llegar a este resultado he tenido que cambiarme unas cuantas veces de zapatos, de camiseta, de camisa, de blusa hasta llegar a esto.

La falda la compré en una tienda donde no suelo entrar habitualmente, pimkie. Tiene un estilo que no me acaba de convencer. Un día decidí darle una oportunidad y encontré esta falda. En cuanto me la probé, me encantó. Pero ahh!, no tenían mi talla, cómo fastidia eso!. La cosa no podía quedar así, tuve  que preguntar en qué tienda de Madrid la podría encontrar y allí que me planté. Lo que se llega a hacer por un capricho!.

No me la he puesto tantas veces como esperaba, porque al ser tan estrecha, da la sensación de ir muy arreglada. Ahora pensarás que qué te estoy contando, que desde cuándo me preocupa eso, después del artículo de la oficinista. Se que caigo en contradicciones y soy consciente de ello, pero lo bueno es reconocerlo. Tu lo reconoces y ya estás libre de todo pecado, como si eso te salvara.

El caso es que con esta falda se te marcan todas las curvas y para eso hay que estar mentalmente preparada. Un vaquero te lo pones sin pensar, pero una falda de tubo…tiene su miga.

Os muestro aquí cómo la combiné en otras dos ocasiones:

falda_tubo otoño_look_camisa_blanca_hombre

Me da a mi que estos dos looks están menos conseguidos. En el primero me he pasado y en el segundo no he llegado. Y esos pelos?, por Dios!. Si es que los comienzos son muy duros. Qué mal recortado está el pelo!. Estas fotos son anteriores al descubrimiento de poner una toalla blanca como fondo para el pelo, porque la nebulosa que se ve a través del pelo en la foto derecha, es la puerta color roble.

¿Por qué nos hacemos fotos cuando vamos de boda?, pues para dejar constancia del modelito que llevamos y de lo arregladitas que vamos. Sabemos que ese vestido probablemente no nos lo volvamos a poner en nuestra vida y queremos conservar un documento gráfico que lo atestigüe. Podemos repetir modelito siempre y cuando los invitados no sean los mismos, en caso contrario estaríamos cometiendo sacrilegio y podríamos ser perseguidos por la Inquisición de los protocolos de bodas.

Esta afición de fotografiarme ya me venía de antes de tener el blog. Siempre he querido tener un inventario fotográfico de toda mi ropa, saber cuantas faldas tengo, cuantas blusas, cuántos vestidos, cuántos zapatos. Empecé poniendo la ropa encima de la cama y haciéndoles una foto, pero quedaba francamente mal, porque ni siquiera se apreciaba cómo era la prenda. Así que decidí hacerme fotos con la ropa que me ponía cada día.

Cuando creé el blog, pensé que podía compartir esta idiotez mía con todo el mundo. Ahora se ha convertido en pura diversión. Imagino que el invierno que viene tendré bastantes menos looks que compartir, porque mi armario es limitado. Ya pensaré en ello cuando llegue el momento.

Las fotos también sirven para apreciar cuánto me ha crecido el pelo. Dato extremadamente importante.  Se que no podíais seguir con vuestras vidas sin esta información tan valiosa.

Puede que algún día os muestre una colección de peinados y cortes de pelo a lo largo de mi vida. Lo estáis deseando. Algunos son realmente horrorosos, pero eso lo digo ahora que los veo con perspectiva, en su momento me parecieron estupendos.

Y como diría Mayra Gómez Kemp, “Hasta aquí puedo leer”.

Invierno. Look-44. Combinar abrigo blanco y sombrero

invierno_look_combinar_abrigo_blanco invierno_look_sombrero_abrigo_blanco Hoy tenía en mente ponerme el abrigo blanco de mi madre que tiene más de 30 años y así lo he hecho. Justo cuando ya estaba en la calle he leído un nuevo post de un blog que sigo. Y me he quedado sorprendida cuando he visto que su post iba de cómo combinar un abrigo blanco. Para mi ya era tarde para intentar copiar alguno de los looks sugeridos. De todas formas tomaré nota para la próxima. Os dejo el link para que podáis comparar mi look con los looks que propone el blog treintamasdiez. https://treintamasdiez.wordpress.com/2015/01/29/como-llevar-un-abrigo-blanco-en-invierno/

Lo que tenía claro es que  quería un look informal, así que como el abrigo es clásico, me he colocado las botas de motera, un bolso cruzado, una sudadera y un pañuelo. Los pendientes largos también dan un aire hippy.

El primer sombrero me costó comprármelo, pero para el segundo no he necesitado ni un minuto. Además, desde que tengo una amiga que lleva siempre algo en la cabeza, sombreros, gorras, gorros, boinas, etc., me he lanzado más porque me ha animado a usarlos. A mi siempre me han gustado, pero la dichosa vergüenza siempre ha estado acechando. Pero eso se ha acabado, me pienso poner sombrero cada vez que me lo pida el cuerpo y punto.

Bueno, pues hablemos de la pinta que llevo. Está claro que el abrigo parece el de un vaquero, el pañuelo lo llevo estilo vaquero y el sombrero….podría pasar por vaquero. ¿Qué soy?…, un vaquero, está claro. Y diréis: ¿un vaquero con bolso?. Pues si, este vaquero lleva móvil.

Mamá, quién te iba a decir a ti que tu abrigo iba a estar otra vez de moda!. Como sabemos, la moda vuelve, aunque hay que tener paciencia para que de la vuelta y justo se lleve aquello que llevas guardando años y años. También puede pasar que jamás vuelva a llevarse ese vestido que guardas como oro en paño y te lo comas con patatas. Así es la vida, o mejor dicho, así es la moda.

Sombrero de h&m, botas de zara, abrigo de mamá, vaqueros de h&m, pañuelo de natura, sudadera de mango y bolso de pepe jeans.

Otoño. Look-26. Motera

otoño_look_motera_botas_tachuelas_cazadora_cuadros_rojos_gafas_solHoy me he definido como motera. No conduzco ninguna, pero el sentimiento va por dentro. Como dice mi hijo, parezco una motera a la que se le ha olvidado algo. Yo quería poner una pose algo más estudiada, más profesional, pero parece que estoy diciendo: “ay va, los donuts”. También podría estar pensando: “tengo un dolor de cabeza horrible”.

Pues en ninguna de esas cosas estaba pensando cuando me he hecho la foto. El escenario sería el siguiente:

Un pueblo perdido del desierto americano, una gasolinera donde sólo hay un surtidor cochambroso, un señor viejo en una mecedora y aparezco yo en mi pedazo de moto, más chula que un ocho. Soy forastera y el viejo no deja de mirarme, porque soy forastera, vale?.

El señor me echa la gasolina en la moto y yo en ese momento es cuando me paso la mano por el pelo como diciendo: “Vaya mierda de pueblo. Me voy en cuanto me echen la gasolina y no aparezco más por aquí”. El viejo me mira queriendo saber de dónde vengo y a dónde voy, pero se queda con las ganas.

Me monto en mi motaza y me voy levantando polvo. Y cuando desaparezco por el horizonte, con el sol de frente, se cae un cartel de chapa de la gasolinera.

Reconozco que he visto muchas películas americanas o muchas películas en general.

¡Iiiiiijjjjaaaa!. (Grito del oeste)

Cazadora de zara, vaqueros de h&m, gafas de mango, botas de zara y camiseta de massimo dutti.