Archivo de la etiqueta: Boina

Primavera. Look-54. Resistencia francesa

Estándar

primavera_look54_abrigoblanco primavera_look54_abrigo_boina

Si alguna vez habéis visto una película de espionaje, estaréis de acuerdo conmigo en que llevo un look muy de la Resistencia francesa. Y para recrear mejor el momento espía, he sacado la cámara de fotos. No se puede ser una espía de verdad si no sacas unas fotos de los malos.

Aunque también podría pasar por reportera intrépida de los años 50. Y si cambiamos la cámara por una metralleta, nos metemos de lleno en la huída de Bonnie and Clyde. Imagino que si sigo pensando, saco más parecidos, pero esa tarea os la dejo a vosotros.

Lo que hace una boina y un abrigo estilo gabardina. En cuanto me quito el abrigo y la boina, la cosa cambia completamente.

primavera_look54 primavera_look54_rebecagris

De esta forma nadie diría que soy una activista peligrosa. Es más, en la foto de la derecha más bien parezco pariente de Enrique Iglesias, por lo de las mangas del jersey. (Casi una experiencia religiosa…). ¡Mírala ella que modosita!. No te fíes ni un pelo que la metralleta la lleva en la espalda.

Botines de cortefiel, rebeca de sfera, blusa de uterque, pañuelo de parfois, mallas de calcedonia, abrigo de la mia mamma y boina de por ahí.

Anuncios

Otoño. Look-33. Bohemio chic

Estándar

otoño_look_boina_bohemio    otoño_look_estilo_bohemio_chic_boina

Esta boina me transporta a París la combine con lo que la combine, aunque en esta ocasión es otro tipo de parisina.

Esta parisina no tiene castillo, vive en una bohardilla pequeña en el centro de la ciudad. Trabaja en una tienda de decoración. Vende pequeños objetos que hace ella misma. La tienda tiene unos grandes ventanales pero no con un cristal enorme, sino con muchas ventanas pequeñas que cubren toda la fachada. A un lado y a otro de la puerta, que también es de cristal, hay unas jardineras con flores. Todo es muy bohemio y parisino. Al abrir la puerta suena la típica campanilla que avisa de que entra un cliente.

En la trastienda tiene el taller donde crea todos los objetos que vende.

(Ahora es que cuando viene el momento romántico).

Cuando se encuentra trabajando en la trastienda, suena la campanilla. Ella acude rápido y va quitándose el mandil por el camino. Va mirando hacia abajo, deshaciendo el nudo de su cintura. Al levantar la vista, se tropieza con un hombre increíble, mayor que ella, atractivo, con traje, que ha entrado a la tienda por casualidad. Justo salía de una reunión de trabajo en un restaurante cercano y al pasar por delante de la tienda, algo le llama la atención y le hace entrar sin remedio.

El flechazo surge al instante.

Pues ya no os cuento más. Os dejo a cada uno con vuestra imaginación y con el hombre misterioso.