Otoño. Look-32. Conserje todoterreno

otoño_look_abrigo_imitacion_piel_vuelta_botas_timberland   otoño_look_jersey_largo_botas_timberland

Vaya fotos más malas que me he hecho hoy!. No se ve un pimiento. Normalmente me las hago por la mañana, con la luz del día, pero hoy me he aventurado a hacerlas por la noche y este ha sido el resultado. Fotos borrosas, sin detalle y con los ojos flasheados.

Aquí ya se va viendo que mi armario no es infinito. Repito de todo. El abrigo, los vaqueros, el jersey la camisa y las botas. Al combinar un jersey azul marino con una camisa blanca, me recuerdo a un conserje, portero o similar. Es el uniforme habitual. Pero con las botas de subir montañas, el conserje se convierte en un conserje todoterreno. Este conserje corre que se las pela, sube las escaleras de dos en dos y si hace falta sube a un árbol para rescatar a un gatito. No todos los conserjes iban a ser viejitos y regordetes.

Como estoy bastante cansada en este preciso instante, a estas fotos miserables no les acompañan ninguna historieta de las mías. Ahora mismo, si pienso en un conserje, me acuerdo del conserje de la universidad. No sé por qué. Y eso que la conserje del colegio de los niños va con camisa blanca y jersey azul y la veo todos los días. Será que aquel hombre me caía bien. Era un señor mayor, muy agradable y cordial. Normalmente, a los conserjes los encontramos a primera hora del día, al entrar a trabajar o cuando sales de tu casa. Si tenéis la suerte de tropezaros con alguno amable, saludadlo con alegría. Eso te dará energía para todo el día. (Parece un consejo del libro “Fuerza para vivir”)

Y como dice Bugs Bunny: “esto es todo amigos”.

 

Otoño. Look-17. Muy abrigada

otoño_look_abrigadaSi el otro día estábamos en un otoño primaveral, hoy estamos en un otoño invernal. Y no pasa nada. Guardo rápidamente la camiseta corta y me coloco el gorro sin ningún problema.

Como ya sabéis que tengo todo guardado en cajas, me he dirigido a la de bufandas, gorros y guantes. Me he surtido bien de todo lo necesario para un día de frío de narices como hoy. He cogido mi gorro nuevo que estaba deseando estrenar, la bufanda que no tiene principio ni fin porque es un rosco que se enrolla en el cuello y unos guantes que no he sacado en la foto.

Si al look le añadimos el abrigo de imitación a piel, con su pelito por dentro, ya estamos preparadas para el fresco.

Es posible que la gente me haya mirado con desaprobación, como diciendo: ¿qué vas a dejar para cuando llegue el invierno?. Es una cantinela recurrente. Parece que les molesta que te pongas una bufanda a pesar de que todos se subían la chaqueta para taparse el cuello. No tengo que esperar a que oficialmente llegue el invierno para abrigarme. Sólo es necesario que las temperaturas sean bajas para ponerme un abrigo. He dicho.

jersey_con_pelo_camisa_cuadros

Debajo del abrigo llevaba un jersey de pelo o pelusilla, de los que da gusto tocar. Muy suavecito. Cuando me lo pongo, mis hijos se acercan a mi y se restriegan como si fueran perrillos. El perro también se restriega como un perrillo. Visto así, no parece tan interesante ponerse este jersey, voy a ser una mujer muy sobada!.

 

En definitiva, abrígate si hace frío y ponte las sandalias si hace calor.