Date un homenaje.

Hoy me he levantado con ganas de darle gusto a mi cuerpo serrano.

Para empezar, he ido al gimnasio a una sesión de zumba. El zumba combina las dos actividades que más me gustan, la música disco o dance y el baile. Y si encima  haces ejercicio, qué más se puede pedir. Después de machacarme un poco en el gimnasio y llegar a casa con la cara roja como un tomate, me apetecía arreglarme y darme una vueltecita por el barrio.

tienda_habana_tayPrimero he visitado una tienda de ropa y complementos que abrieron en mayo. Hasta ahora no había tenido ocasión de entrar para echar un vistazo. Desde fuera ya parece una tienda bastante atractiva. Se llama Habana&Tay. He mirado si tenía página web, pero lo único que he encontrado es un artículo sobre su apertura en un blog de moda.

http://mcmademoisellechic.blogspot.com.es/2014/05/de-compras-como-una-it-girl.html. Aquí podréis ver cómo es la tienda por dentro.

accesorios_brillantes_habana&tay

No me ha decepcionado en absoluto, me ha encantado. No he podido salir de allí con las manos vacías. Me he comprado un bolso de piel con flecos, un llavero muy fashion y unos pendientes con piedrecitas verdes. Y no he cogido más cosas porque no hay que ser avariciosa. Estoy muy contenta con mi compra. El llavero es ideal de la muerte. Es que veo unos brillos y se me van los ojos. En cuanto he llegado a casa he pedido la aprobación de la familia y todos han dado el visto bueno. Me han dicho que el llavero es lo más, no con esas palabras, pero es lo que han querido decir.

Bolso_piel_flecos_habana&tayEl bolso ya lo he estrenado. Enseguida he dejado el que llevaba y me he colocado el nuevo. Y los pendientes todavía no he tenido tiempo de ponérmelos, pero no creo que tarde mucho. La broma me ha salido por unos 60 euros. Creo que está muy bien de precio, pero todo depende de la economía de cada uno y de con qué lo compares.

queseriaDespués de este homenaje personal, he entrado en un restaurante-bar-quesería, no sabría como definirlo, La Girolle de Lola. Desde fuera es todo cristaleras, con bancos de madera y todos los quesos a la vista. Me pareció un sitio muy acogedor. Me tomé un mosto y probé uno de sus quesos. Buenísimo. Tengo que ir otro día a comer. Por lo visto tienen un menú a base de quesos, como no, que tenía muy buena pinta. Ya os contaré cuando lo cate.

Y por último, para no dejar de darle gusto al cuerpo, me he hecho la manicura en un centro de belleza. Todo esto en la misma manzana. Iba saliendo de un sitio y me iba metiendo en otro. Me han dejado unas manos primorosas, porque las llevaba echas un asco. Ya se que me la puedo hacer yo en casa, pero no es lo mismo. El masaje que te dan, el cuidado con que te lo hacen y la compañía, no la tienes en casa.

He olvidado mencionar que también pasé por el kiosco y me compré un par de revistas. Ni siquiera he tenido tiempo de hojearlas, pero ya tengo mercancía para el fin de semana.

Haciendo balance, me parece que ha sido una mañana muy provechosa, según lo que entendamos como provechosa. Si lo entendemos como cantidad de cosas producidas, pues en ese caso, cero patatero.

Después he recordado que tenía que ir a la compra y he vuelto de un salto a la realidad. Ahora mismo, mi mañana egocéntrica sólo es un simple recuerdo en mi cabeza.

Hasta el próximo homenaje.!!

 

 

Una mañana en el museo.

FundacionLazaroGaldianomuseo_lazarogaldianoAprovechando estos días tan primaverales y soleados he ido por la mañana a visitar el museo de la Fundación Lázaro Galdiano. No es que sea una apasionada de los museos, pero era la excusa perfecta para salir, pasear y ver. Es mucho más interesante si vas con un guía, que te cuenta el por qué de cada cuadro y escultura. Pero al no tener guía, al final te recorres el museo más rápido de lo normal. Te paras en aquello que te llama la atención, pero no eres capaz de mirar un cuadro, por ejemplo de Carlos III, y ver algo más que su cara de atontado. Que esto me lleva a una reflexión.

Si Carlos III u otro grande de España, encarga a  un pintor famoso que lo inmortalice, cómo permite que le retrate con cara de bobo. Si yo fuera el retratado, me encargaría de decirle al pintor que me sacara bien. Con aire de rey altivo, inteligente, más guapo, y con un sin fin de virtudes. ¡Que es un cuadro, no una foto!. El pintor era el que embellecía la realidad, como el photoshop ahora. Nadie sale en una revista tal cual es. Pues no lo entiendo. Así que, ahí queda Carlos III, con su cara de bobo, inmortalizado y expuesto en un museo, para que generación tras generación diga: ¡vaya rey!.

Lázaro Galdiano fue un señor adinerado de España, coleccionista de arte y donó sus bienes al estado español. Este hombre tuvo que dedicar toda su vida al coleccionismo, porque en el museo puedes encontrar de todo. Qué le diría su mujer:, “¿Ya vienes con otra escopeta?, me tienes la casa llena. Porque todo el mundo tiene su punto de coleccionista. Cada  uno en la medida de sus posibilidades. Pero este hombre era rico, no tenía límite. Menos mal que contaba con una casa enorme donde exponer todos sus trofeos.

De todo lo que vi me gustaron las joyas, que parecían de estos tiempos, los relojes de bolsillo y algún jarrón colorido. Los cuadros tendrían su historia, pero eran retratos oscuros o escenas bíblicas que si no eres un amante del arte, te cuesta su contemplación.

 vasija_plataarmas bandejas_teteras caja_marfil floretes jarron relojes_bolsillo relojes_bolsillo2

Los exteriores no estaban mal, había un jardín que rodeaba todo el palacete.

Una mañana estupenda en un sitio muy agradable.

jardines

Vamos a bailar sevillanas. Olé.

sala_rocieraSiempre he querido aprender a bailar bien las sevillanas. En Córdoba, casi todo el mundo baila, sobre todo las mujeres. Nunca fui a una academia para aprenderlas. Un día, harta de ver cómo mis amigas bailaban sevillanas en la feria y se divertían, decidí que tenía que aprender urgentemente como fuera. Hablo de los años del instituto. Le pedí a una amiga que me enseñara. Vino a mi casa y la cocina hizo de pista de baile. Me estuvo enseñando los pasos y los fui apuntando en un cuaderno. Primera sevillana: cinco paseillos, cruce, etc. Después las fui practicando sin música con papel en mano. Más adelante les metí los brazos y ese fue todo mi aprendizaje, además de fijarme mucho en cómo lo hacían los demás. Después de muchos años, fui olvidando algunos pasos que inventaba sobre la marcha y así me he ido apañando hasta ahora.

Recientemente he tenido la oportunidad de ir a una academia para aprenderlas como Dios manda, si es que Dios lo manda de alguna manera. Es una academia pequeña y modesta, pero las compañeras y la profesora son estupendas. Como hemos formado una pandilla muy bien avenida, una vez al mes vamos a una sala rociera a bailar sevillanas, Alcala 202.

Así que ya sabeis, si os gusta bailar sevillanas y vivis en Madrid, ya conocéis un sitio donde dar rienda suelta a vuestro arte y salero.

Perrotón. Este fin de semana en el Retiro.

perrotonEste fin de semana he estado en el parque del Retiro con la familia. Siempre se organizan eventos . En esta ocasión había actividades relacionadas con la carrera solidaria Perrotón 2014. La carrera tendrá lugar el domingo 19 de Octubre.

Como da la casualidad de que tengo perro, pues allí que me planté para pasearme un poco con los niños. Había carpas destinadas a la adopción de perros y gatos. Si estabas pensando en adoptar un gato o un perro, esta es tu oportunidad. El domingo también los puedes encontrar.

Aquí puedes ver un perro muy fashion que fue también de visita.

perro_naranja

Yo siempre he querido tener un perro. Cuando era niña, mi madre me decía que cuando fuera mayor tuviera todos los que quisiera. Pues ese día llegó y cuando vi que mis hijos ya no necesitaban atención primaria, es decir, ya no jugaban con la escobilla del vater, ya no comían tierra y ya no chupaban rotuladores, decidí tener un animal de compañía.

En un principio pensé en un gato, por lo de no tener que sacarlo de paseo 3 o 4 veces al día, pero al final terminé con un perro. A mi me encantan los perros grandes, tipo mastín o labrador, así que me hice con un mini Pinscher. No era lo que tenía en mente, pero si vives en un piso, tienes que tener un perro tamaño piso. Y no me arrepiento. Sólo tiene que practicar un poco más el ladrido para que deje de ser tan agudo y se parezca un poco más al mastín.

pincher_sensi