Archivo de la categoría: Niños

¡Niño!, ¿qué nota me han puesto?

Estándar

Está claro que queramos o no, algo hemos heredado de nuestros padres. Puede que al principio no seamos conscientes de ello, pero llegará un momento en el que te encuentres repitiendo sus frases o imitando sus comportamientos. Lo que no tengo muy claro es qué parte debemos a la genética y cuál a la convivencia.

Y a qué viene esta reflexión, estaréis pensando, venga, resuelvo el misterio.

El otro día, mi hijo el pequeño, tenía que hacer un trabajo y cómo no, su queridísima madre le echó una mano. Para mi, echar una mano significa quitar al niño del medio y hacer el trabajo yo, como mucho le dejo que recorte y pegue. Si, lo se, una mangoneanta de mucho cuidado es lo que soy. Pues si tengo que echarle la cualpa a alguien, se la echaré a mi padre.

  • Papá, tengo que hacer un trabajo sobre la vivienda
  • ¿Sobre la vivienda?, vale, saca los rotuladores, dame el lápiz, la goma y la regla. Voy a ir dibujando los tipos de viviendas y …
  • ¿Papá, y yo qué hago?
  • Tu luego los coloreas
  • Ah vale

El trabajo me quedó de lujo, qué digo me quedó, le quedó de lujo, nos pusieron muy buena nota. Mis profesores, que ya conocían a mi padre y su afán por colaborar en todos nuestros trabajos, alguna vez soltaban aquello de, “dile a tu padre que le ha quedado muy bien”.

¿Y qué hago yo ahora?, exactamente lo mismo.

  • Niño, trae la cartulina, saca las tijeras, el rotu negro, la guillotina, el pegamento
  • Ya está todo mamá, ¿qué hago?
  • Tu, corta y pega. Chaval, nos ha quedado un trabajo genial

Ahora entiendo a mi padre, ¡quién se puede resistir a hacerle el trabajo a un hijo!

Así que puedo concluir, que mi vena artística viene de la rama paterna. Lo he visto dibujar en cuadernos, hacer murales en las paredes, escribir poemas y relatos y devorar libros.

Mi madre por el contrario, es la voz de la practicidad, tiene frases como, “y eso ¿para qué lo quieres?, eso solo coge polvo”, o “esto no parece difícil, esto lo hago yo”.

Efectivamente, es culpa de mi madre que me meta en cualquier fregao sin importante las consecuencia. Que se estropeaba una persiana, mi madre miraba la persiana, luego se miraba el bolsillo y concluía, esto no parece difícil, tiene dos tornillos y un tambor, esto lo arreglo yo. Montaba la de Cristo, pero lo arreglaba y como era ella la que después limpiaba el desastre nadie decía ni mu. Que había que pintar la casa, miraba las paredes, después se miraba el bolsillo y sentenciaba, esto no parece difícil, solo se necesita pintura y un rodillo, esto lo hago yo. Y lo hacía, se pintaba la casa de arriba abajo.

Y así fui creciendo, entre los “niña, vamos a escribir esa redacción” y “esto lo hago yo”.

  • Por cierto, ¡Niño!, ¿qué nota me han puesto?

trabajo_londres

Si te apetece leer un poco más sobre la herencia de los padres, escribí otra entrada sobre el tema.

La herencia de los padres

  • No gracias, he tenido bastante
  • Me lo suponía

 

Anuncios

Valiente artista!!

Estándar

Hoy estoy haciendo uso de un titular trampa. La entrada de hoy podría ir de cualquier cosa. Si yo leyera este titular, esperaría encontrar un relato poniendo a parir a alguien, pero no, no va por ahí la cosa.

De qué te vengo a hablar?, de mi queridísima hija la artista.

  • ¿Tienes una hija artista?
  • Pues claro, ¿tu no?

Esta hija mía está todo el rato produce que te produce. Dibuja, pinta, hace manualidades, no le hace ascos a nada. Ahora le ha dado por las mandalas. Si no sabes lo que es, espérate un poco que enseguida vas a ver la foto. La idea es sencilla y existen tutoriales para hacerlas, como no, hay tutoriales hasta para quitarse un pelo de la nariz.

En fin, que la última que ha hecho me ha encantado y he decidido compartirla con el mundo. Ahora viene lo bueno, ¿sabes para quién la ha hecho?, ¿para su queridísima madre?, pues no, para una amiga. ¡Para lo que hemos quedado!. A mi me regaló una por el día de la madre que también era bonita, pero ésta tiene el valor añadido de las acuarelas, que le dan un toque más acabado, más colorido y más alegre.

Y nada más que contar, no todo en la vida son risas.

dibujo_mandala

Este cargador es mío, y si no, desmiéntemelo.

Estándar

decorar_cargadores_washitape

Si tu casa es como la mía y no me refiero a la decoración, seguro que tendrás varias tablet, móviles y portátiles con sus correspondientes cargadores. Y aquí es cuando viene el problema. Justo cuando tu tablet está a punto de morir, con una rayita roja de batería, agonizando, vas a por el cargador y…, sorpresa, alguien lo está usando y dices eso de: ¿ese cargador no es el mío?.

Difícil de saber teniendo en cuenta que todos son blancos y tienen la misma clavija. Casualmente nunca es el tuyo el que están usando y cuando digo alguien, me refiero por su puesto a algún hijo, esos que te lo usurpan todo, hasta el lado del sofá. Por Dios, que todo el mundo sabe que el lado del sofá es sagrado, eso es intocable, ¿te has enterado hijo?, levántate de mi sito, ¿no ves que tiene la forma de mi culo?.

Pues os traigo una solución estupenda para el tema de los cargadores, para lo del sofá solo se me ocurre gruñir como Pincher, a él parece que siempre le funciona.

  • Vamos a decorar los cargadores con washi tape
  • ¿Cómo dices bonita?
  • Con washi tape, ¿no sabes lo que es?, desde luego…, no me extraña, yo no tenía ni idea hasta hace un segundo que lo he mirado en la internete.
  • ¿Y entonces? ¿No decías que no te gustaba usar palabras en inglés para describir algo que ya tiene un nombre en español?
  • Pero qué memoria tienes cuando quieres, no puede una ni contradecirse. Vale, retiro lo del washi ese, lo que quiero decir es que vamos a usar cinta adhesiva mona, de colores y con dibujos para distinguir los cargadores. (Puff, a lo mejor no era tan mala idea lo del washi tape, cualquiera lo dice ahora)
  • Pues dilo
  • Pues eso hago. Anda, calla y escucha

Vi en el blog de ponteguapaconyala cómo usaban estas cintas para decorar los cargadores. Hay cintas de todos los colores, con letras, con dibujos, me las compraría todas. Las usaría para todo, para envolver regalos, para marcar libros, para hacerme una pulsera de usar y tirar, para pegármela en la frente. Solo tienen un pequeño defecto, y es que no son baratas. Pero monas son un rato.

Me fui a una papelería y compré cuatro, para los niños y para mi. Se acabó lo de pelarse por el cargador.

  • Dámelo que es mío
  • ¿Cómo lo sabes?
  • Porque es blanco
  • El mío también es blanco
  • Pero el mío era el más blanco
  • Pero qué dices, el mío era el que tenía una pequeña muesca, mira ¿la ves?
  • No se ve nada, suéltalo
  • Suéltalo tu
  • Tu primero
  • Yo lo tenía antes
  • Niña, suéltalo que soy tu madre… ¡Ya se lo ha vuelto a llevar!

Que conste que es una recreación, no me peleo por un cargador, directamente lo cojo y salgo corriendo.

Y este es el resultado, cada uno tiene sus cargadores marcados con una cinta, a ver quién es el listo que mi quita el mío ahora.

cargadores_decorados_washitape

Puzzles irresistibles.

Estándar

puzles

Este post va de puzzles, no he sido capaz de inventarme un título atractivo que os engañe y os incite a leer estas líneas. De qué voy a hablar?, de lo mucho que me gustan los puzzles, pero no todos, solo los que van en cajas monísimas y las piezas son duras, consistentes, con fundamento, como diría Arguiñano.

En la foto no salen todos los que tengo. Alguno se ha quedado en la estantería cogiendo polvo. No son puzzles de adulto, son de niños. Tengo de todas las edades, desde los 2 años hasta los 12. He tenido bastantes más, pero los que no cumplían con el requisito de monísimos de la muerte, los he ido regalando.

El primer puzzle que apañé fue de esos en los que hay que encajar la figura en el hueco, que tienen un agarre para que el niño lo pueda manipular. Y cuando tu hijo consigue colocar la pieza en su sitio, sientes una inmensa satisfacción y piensas eso que piensan todos los padres cuando ven un logro de su hijo, “¡qué niño más listo tengo”. Teniendo en cuenta que todo lo que ha conseguido el chaval ha sido rellenar un hueco, pues está claro que los padres nos venimos muy arriba enseguida.

El siguiente puzzle ya era de dos o tres piezas, pero qué mega piezas!. ¿Dónde ponemos la cabeza del caballo?, muy bien, arriba, y el cuerpo?, bieeeen, abajo. “Pero qué listo es mi niño”.

El niño sigue cumpliendo años y la madre sigue comprando puzzles. Está claro que me gustan las cajas bonitas y eso combinado con un juego tranquilo para niños, es compra segura.

Luego vinieron los piratas, porque no sé qué tienen los piratas que les encanta tanto a los niños y por lo visto también a los mayores, si no no se explican tantas secuelas de Piratas del Caribe. Teníamos piratas de todas clases. Puzzle del señor pirata, el barco pirata, la isla pirata, todos diferentes pero iguales.

Descubrí una marca de puzzles que me gustaba mucho y por un tiempo solo compraba los puzzles de Djeco, pero llegó un momento en el que ya no hacían puzzles para niños más mayores, así que me cambié de marca, a Janod. Tengo que aclarar que entre medias de tanta compra de puzzles, nació una niña y otro niño. Repasando la cuenta era, niño, niña, niño. Por lo menos con la niña los temas cambiarían un poco, la princesa, el palacio de la princesa, puzzle musical de la princesa y muchas princesa más.

La cuestión era que si tenía que pasar tiempo con mis hijos haciendo puzzles, lo importante era que me gustaran a mi, que era la que los iba a hacer en definitiva. Un padre compra la consola que más le gusta y yo como madre, compro los puzzles que me da la gana.

Todavía sigo comprando puzzles, aunque ahora la cosa se ha complicado porque las piezas son mucho más pequeñas y la dedicación mucho mayor. Ya no somos capaces de terminarlos en un día y nos falla la logística en casa, con lo cual cuando hemos sacado todas las piezas, las hemos clasificado por colores y tamaños, y hemos hecho miles de montones, te queda el suelo de la habitación totalmente empantanado que tienes que recoger cuando llega la hora de irse a la cama. Vaya leche!, así no hay quien acabe el puzzle 3D del Empire State de 1 metro de altura.

Y aunque ya son mayores para hacer puzzles de niños de 5 años, a veces sacamos todas las cajas y pasamos una tarde haciendo puzzles, que terminamos rapidito y que recogemos, sin dejar un solo montón por el suelo.

Seguro que para el año que viene no habremos terminado el puzzle 3D y ya estaré pensando en comprar puzzles nuevos. ¿Te animas a echar una manita?.

Tarjeta mágica interminable para el día del padre.

Estándar

Mi queridísima hija, que es muy apañada y muy trabajadora, le ha regalado a su padre una tarjeta mágica interminable. Es una tarjeta que nunca termina. La vas abriendo, desdoblando, hasta que llegas otra vez al punto de partida y así sucesivamente, hasta el infinito y más allá.

Con ayuda de un video tutorial de Craftingeek, que ha buscado en internet, la ha confeccionado ella sola. Le he pedido permiso para poder mostráosla. Me ha parecido una tarjeta muy ingeniosa que puede servir para regalar en cualquier otra ocasión. Tendré que copiarle la idea.

La tarjeta empieza aquí:

tarjeta_sinfin_1Después se abre y aparece la cartulina naranja.

tarjeta_sinfin_2Volvemos a doblarla y nos encontramos el siguiente mensaje:

tarjeta_sinfin_3

Y por último, al volver a doblarla termina de la siguiente manera:

tarjeta_sinfin_4

Si volvemos a doblar, nos lleva al principio.

Feliz día del Padre, un beso a todos los padres.

 

 

Hacemos una guirnalda navideña.

Estándar

guirnalda_navidad

La guirnalda que propongo es muy sencilla de hacer. Sólo necesitamos papel de regalo con motivos navideños, cartulina y un lazo.

Como el papel de regalo es my fino, necesitamos la cartulina para que de consistencia. Nuestra guirnalda tiene bolas, árboles y regalos. Para las bolas recortamos la cartulina en forma de círculo, usando la base de un bote que tenga buen tamaño. Los árboles sólo son triángulos y los regalos son rectángulos.

En función de lo largo que sea el lazo, así será el número de bolas y demás motivos que tengamos que hacer.

Podemos sustituir el papel de regalo por dibujos de muñecos de nieve, estrellas o lo que más les guste a los niños, todo depende de su creatividad.

Hay que pegar el papel de regalo a un lado y a otro de la cartulina porque al estar colgada, se ven los dos lados.

Hacemos un agujero con el taladro para papel y ya tenemos lista la guirnalda.

guirnalda_navidad_colgada

Si no eres un niño, también puedes hacer la guirnalda. Decorar la casa siempre es divertido.

Cómo hacer una tarjeta de cumpleaños.

Estándar

hacer_tarjeta_cumpleaños

Hace mucho que dejé de comprar tarjetas de cumpleaños para que los niños invitaran a sus amigos.

No se si por comodidad, por ahorrar o porque me gusta entretenerme, decidí hacerlas yo misma. No me entra la inspiración divina de la nada. Lo que hago es copiar algún dibujo de internet, que le guste al niño cumpleañero.

Primer paso, buscar el dibujo a copiar.

tarjeta_dibujo

Segundo, editar el dibujo en photoshop para quitarle la información que no queremos que aparezca. Si no tienes manejo con el photoshop, busca un dibujo que no tengas que editar.

tarjeta_sintextos

 

Tercero, escribir los datos necesarios en la tarjeta, el sitio, la hora, el teléfono de contacto y a quién va dirigido. Yo lo hago en photoshop, pero puedes usar un documento word, insertar la imagen y añadir encima el texto.

tarjeta_editada

Cuarto, imprimir la tarjeta en papel pegatina. Lo de usar pegatinas es para ahorrarme el tener que pegar los folios con pegamento de barra en la cartulina, que siempre ensucia más.

tarjeta_imprimir

Quinto, cortar las pegatinas y pegarlas en una cartulina para darle consistencia.

tarjeta_despegar     tarjeta_pegar

Sexto, cortar la cartulina dejando un reborde, para que se vea contraste entre la pegatina y la cartulina.

tarjeta_recortar

Viendo ahora el despliegue de medios, no se si realmente me he ahorrado algo o me ha salido más caro, pero ha quedado cómo quería.

En las fotos aparecen tachados los datos personales porque es una tarjeta de invitación de mi hijo y no quiero invitaros a todos, que me llenáis la casa y no tengo medias noches para todos.