Relato. Abrazos del futuro

Estoy encantada con las clases de escritura creativa. Este relato corresponde a un ejercicio en el que teníamos que utilizar un recuerdo de la infancia y transportarlo de época.

Año 3020. La sociedad está dividida en dos mundos, ciudades con tecnología muy avanzada con todas las comodidades y privilegios, protegidas por un muro infranqueable que las separa del submundo.

Zona próxima al muro

César: No deberíamos subir

Sara: Mira, desde aquí se ve toda la ciudad

César: Nos podrían ver

Sara: Voy a subir un poco más

César: (asustado) No es buena idea ¡Sara!

Sara: Ahhhhh

Sara cae al suelo y queda inconsciente. César corre a buscar ayuda.

Padre: Sara cariño, ¿me oyes?, ¿estás bien?

Sara abre poco a poco los ojos

Sara: ¡Papá!, yo solo quería …

Padre: (El padre suspira) No deberías desear lo imposible ¿Puedes levantarte?

Sara intenta ponerse de pie pero al apoyar su brazo derecho, vuelve a caer al suelo retorciéndose de dolor. El padre, desesperado y con miedo, mira hacia otro lado y después la mira a ella con ternura.

Padre: No te preocupes, todo irá bien.

Pasadizos

Sara y su padre recorren unos pasadizos estrechos, casi sin luz, malolientes, con mucha humedad. Llegan a una puerta que les impide el paso. Un escáner los recorre de arriba abajo. La puerta se abre y una vez dentro se vuelve a cerrar. No hay ventanas y todo tiene un aspecto decrépito y abandonado.

Aparece un robot que se lleva a Sara.

Sara se encuentra en el interior de una habitación llena de maquinaria y tecnología que nunca había visto. En el centro hay una mesa metálica alargada con cintas de sujeción a los lados.  

Marta: (Ordenando piernas artificiales) Te sienta mucho mejor el C-40

Gloria: (Mientras termina de hacerle unos ajustes en su ojo biométrico) Lo se, ahora soy yo la que decide cuándo y dónde ¿Y tú no te animas?

Marta: En cuanto termine de pagar estas manos, ni te imaginas lo que soy capaz de hacer con ellas

Gloria: No me hace falta imaginarlo, no paras de contarlo

Hombre: (A Gloria) Túmbala y que no se mueva

Una máquina empieza a moverse y se para de repente. El hombre le da una patada y las luces de la habitación empiezan a parpadear y a emitir un zumbido.

Hombre: Jodida máquina. ¡Gloria!, te dije que cambiaras las baterías, ¿lo has hecho?

Gloria: (Con expresión de no haberlo hecho) Ehhh, siii  (para ella) Si fueran solo las baterías

La máquina se aproxima a Sara y empieza a hacer su trabajo. De inmediato Sara siente un fuerte dolor y consigue soltar uno de sus piernas dándole una fuerte patada a Marta, que al retroceder tira los brazos mecánicos que había ordenado anteriormente.

Hombre: Te dije que la sujetaras bien ¿Es que lo tengo que hacer yo todo? (le sujeta la pierna con las manos hasta que la máquina termina)

Gloria le quita las cintas a Sara y la ayuda a bajar de la mesa. Sara se mira el brazo, lo siente raro y lo mueve con dificultad

Sara: (Llorosa) No puedo moverlo

Gloria: Inténtalo, despacio. Ves, te responde, solo tienes que acostumbrarte.

Sara se toca el brazo, está frío, no para de observarlo.

Se abre la puerta y ve a su padre que la espera al otro lado. Corre y lo abraza fuertemente.

Padre: Te queda muy bien

Sara: No se si me gusta papá, ahora soy…diferente

Padre: Ahora eres como yo (se levanta el pantalón y le enseña su pierna mecánica)

Sara: ¿Y podré ganarte en un pulso?

Padre: Seguro que si

Sara: ¿Y podré lanzar más lejos?

Sara: ¡Y no tendré que cortarme las uñas!

Se alejan y desaparecen en la oscuridad de los pasillos

Humor Amarillo en Madrid

¿Recordáis el mítico programa de la tele Humor Amarillo?, ¿ese en el que los concursantes tenían que superar diferentes pruebas y a veces llevar disfraces incómodos mientras luchaban unos contra otros?

Pues este fin de semana he podido disfrutar del Humor Amarillo en Madrid. Cierto es que ha sido un Humor Amarillo en versión low cost, porque ni había tantas pruebas con las que lidiar, ni eran tan sofisticadas, pero la diversión ha estado asegurada.

Todo empezó a raíz de una frase sugerente:

Cariño, hemos quedado este fin de semana para comer en casa, seremos unos 20, mira a ver qué se puede hacer por aquí cerca antes de comer.

El resultado, una actividad de Humor Amarillo para disfrutar conjuntamente padres e hijos.

Lo primero que nos dijo la monitora de la actividad, es que había que hacer dos equipos y ¿cómo no?, un equipo fue el formado por los padres y el otro por nuestros amantísimos hijos, unos hijos en su mayoría adolescentes, llenos de energía, fuerza y agilidad.

En el equipo de los padres teníamos fuerza, teníamos velocidad y teníamos inteligencia, pero lo que no teníamos era la fusión de todas esas cualidades en una única persona, con lo cual la contienda se presentaba difícil, pero no imposible.

El equipo de los hijos consiguió ganarnos en el twister, haciendo uso de la ventaja de la flexibilidad, pero los padres nos impusimos en el tangram, demostrando que la edad es un grado y nos dota de extremada sabiduría.

Volvimos a perder en el combate de equilibrio, pero en la lucha cuerpo a cuerpo ganamos por goleada y en la prueba de vestirnos con el traje de sumo a la velocidad del rayo, también. Son muchos años de experiencia en nuestro haber, vistiendo a niños a toda prisa para no llegar tarde al colegio.

Así que fue una disputa muy reñida e igualada, aunque nosotros volvimos a casa con torceduras, dolores musculares, moratones y el orgullo algo herido, mientras que ellos terminaron frescos como una rosa.

No hay muchas actividades divertidas en las que padres e hijos adolescentes o casi, puedan disfrutar a lo grande, yo la recomiendo totalmente. También te digo que voy a dejar pasar un tiempo antes de repetirla, no vayamos a forzar la máquina…

Os dejo el link de la empresa organizadora como nota informativa:

https://www.nonamesport.net/actividades/humor-amarillo-madrid/

Tocando el piano

Como lo prometido es deuda, he decidido compartir con vosotros mis progresos tocando el piano.

Por si hay algún despistado en la sala, os pongo en precedentes. Me regalaron un piano estas navidades. Siempre he tenido inquietud por aprender a tocar instrumentos. Probé suerte con la bandurria cuando tenía 10 años y estuvo bien mientras duró, aunque reconozco que ahora no le veo mucha salida a tocar la bandurria, sobre todo teniendo en cuenta que las canciones que aprendí en su momento fueron, Clavelitos, Cielito lindo y otras más relacionadas con la Tuna. En aquel entonces, creí que algún día tocaría en una Tuna, pero nunca sucedió y la pobre bandurria terminó arrumbada en un rincón.

A los 25, más o menos, lo intenté con la guitarra. Estuve recibiendo clases un tiempo, pero no llegué muy lejos. Aprendí a tocar algunas canciones de rock y blues, porque al profe le encantaba, pero a mi esas canciones nunca me llegaron al corazón. Lo que yo quería era aprender a tocar acordes para cantar con la guitarra. Pero nada, el profe decía que eso era muy sencillo y que había que ir al fondo de la cuestión para aprender a tocar bien la guitarra. Total, que cada vez me fui motivando menos y terminé abandonando. Todavía sigo sin saber pasar de un Do a un Fa sin tardar una eternidad.

Y ahora le ha tocado el turno al piano, al instrumento por excelencia, y no porque lo diga alguien, sino porque simplemente es lo que creo. Tocar un piano de cola es increíble, es tan majestuoso y tiene tan buena sonoridad, que impresiona. A mi me impresionó la primera vez que toqué uno.

Solo llevo recibiendo clases desde enero, pero creo mi progreso es adecuado. Estoy preparando la canción de La Bella y la Bestia, para tocarla en el festival que celebra la escuela de música a la que acudo. Es un festival íntimo, donde solo asistimos los de la escuela y algún familiar. En fin, espero no ponerme demasiado nerviosa y equivocarme lo menos posible. He grabado la canción en casa, para compartir con vosotros mis aficiones musicales. En casa todo es más fácil, no hay presión y nadie te juzga.

Aquí os dejo el video.

Ejercicio de interpretación

Aún a riesgo de que podáis sentir vergüenza ajena con este video, lo publico igualmente.

Es un video en el que realizo un ejercicio de interpretación, utilizando como base un objeto y una emoción. Es uno de los ejercicios que solemos hacer en clase de teatro. Por supuesto el texto es improvisado, he ido diciendo lo que se me ha ocurrido en el momento, sin darle demasiadas vueltas.

Aquí os lo dejo.

Mi primer trabajo en televisión

Bueno, pues ya por fin puedo decir que he salido en la tele. Seguro que estarás impaciente por ver mi gran actuación, mi momento estelar, ese momento en el que el mundo se para y aparezco yo en escena, radiante, con esa mirada penetrante que tanto transmite…pues sigue esperando porque eso no es lo que vas a ver.

Es cierto que salgo en el último anuncio de ING ESPAÑA, pero la escena en la que aparezco dura menos de un segundo, increíble pero cierto. Cuatro horas de rodaje para aprovechar un segundo. A mi me da que productivo, lo que se dice productivo, no es éste mundillo, porque la proporción de trabajo con el resultado obtenido, me parece desproporcionado. Pero oye, ¿quién soy yo para opinar sobre el séptimo arte?, nadie, pero opino igualmente, ¡qué narices!

Menos mal que gracias a mis conocimientos en la edición de videos, podréis tener la oportunidad de verme en acción, porque si no hubiera puesto el video a cámara lenta, es casi imposible percatarse de que la que sale en la escena, soy yo.

Así que, sin más dilación, os dejo mi magnífica actuación con la que seguro me darán el Goya a la mejor actriz revelación.

Invierno. Look-100. Camisa bordada

invierno_look100_camisa_bordada

Hola a todo el mundo. Siempre que hago un parón en el blog, por vacaciones u otras circunstancias, me cuesta arrancar de nuevo, pierdo la dinámica, el ritmo, la razón de ser. Vienen a mi, las típicas preguntas de “¿para qué?, ¿por qué?”, y la verdad es que nunca obtengo respuesta. Así que muchas veces es mejor no pensar y simplemente actuar.

La foto es una excusa para entrar en materia, como cuando le preguntas al vecino por el tiempo y con suerte, puede que surja una conversación más interesante.

Bueno, pues roto el hilo, os cuento mis novedades del 2018, porque estrenar un año y no tener una lista de propósitos, no es empezar el año.

He empezado a recibir clases de piano y tengo que decir que me encanta. Había probado con la guitarra y de pequeña tocaba la bandurria, pero lo del piano es otra dimensión. Para empezar, no te duelen los dedos por presionar las cuerdas, no hay que afinarlo antes de empezar a tocar, no hay que sacarlo de la funda y encima se toca sentada en una silla o banqueta, qué más se puede decir. Los Reyes Magos trajeron el piano a casa y fue toda una sorpresa. Es verdad que una vez dije, después de haber tocado las teclas de un piano, que me pareció una experiencia extraordinaria, por su sonoridad, por su elegancia, por lo majestuoso que es un piano, en fin, que me maravilló, pero nunca se me pasó por la mente, que ese comentario pudiera derivar en tener un piano en casa.

La cuestión es que estoy encantada con mi nuevo juguete. El piano es digital y puedes ponerte cascos para escuchar lo que tocas, con lo cual no molestas al resto de la familia mientras practicas, una gran ventaja.

Pero la novedad más novedosa que tengo que destacar para este 2018, es que por fin he empezado a hacer trabajos para televisión. Me apunté a unas cuantas agencias para hacer de figurante o modelo o incluso actriz, en publicidad o series de TV y parece que está dando sus frutos.

Por ahora tengo en mi curriculum, que bien suena eso, una figuración para la serie que se estrena ahora en la tele “Cuerpo de élite”. Habrá que esperar hasta el capítulo 6 para ver si realmente se me ve algo. Estar, estaba, pero la tele es imprevisible, graban muchas tomas y nunca sabes si escogerán la toma en la que estabas tu. Estoy ilusionada y expectante. Ya se que no es gran cosa, aparecer de fondo o refilón en unos segundos, pero como diría alguien, me llevo una gran experiencia.

También me escogieron para salir en un anuncio. Mi misión era sencilla, llevar una tarta a la mesa y cantar el cumpleaños feliz, con cara de felicidad absoluta, fue divertido.

Ya tengo nuevos trabajos previstos para dentro de unas semanas y espero que poco a poco vaya haciendo cosas más importantes.

Y para rematar todo este mundo del artisteo, estoy recibiendo clases de interpretación basadas en la improvisación. Son clases muy divertidas donde imaginamos personajes y situaciones e inventamos historias sobre la marcha. Es complicado, pero ejercitas mucho el ingenio y son estupendas para tener la mente activa.

Y nada más que añadir. Tengo pendiente contestar comentarios y entrar en vuestros blogs. Se que muchos de vosotros seguís al pie del cañón con vuestros blogs y es algo envidiable, yo lo intento, pero no siempre lo consigo.

Hasta la próxima entrada, que espero que no se haga mucho de rogar.

Feliz Navidad 2017

Es posible que me esté adelantando demasiado para felicitaros la Navidad, pero es que acabo de terminar de montar el video y el ansia me puede.

Míralo por este lado, el día de Navidad estaréis muy ocupados viendo todos los mensajes que recibiréis por el Facebook, el whatsapp, etc, así que yo ya os felicito y una cosa menos que hacer, que todavía tengo regalos que comprar y el tiempo se me viene encima. Tan adelantada para unas cosas y tan impuntual para otras. En fin, no se puede hacer todo bien.

Lo dicho, por si no os veo, Feliz Navidad.