Archivos Mensuales: mayo 2016

@PerroPincher y la Tierra.

Estándar

Navegando por internet he encontrado este video documental, un video inédito de Felix Rodriguez de la Fuente donde se habla del PerroPincher, ese animal único en su especie por su elegancia, su porte y su tamaño.

Que lo disfruteis.

La Disco en casa.

Estándar

¿Quién no se ha montado alguna vez la disco en casa?, no hace falta mucho, solo necesitas música y ganas de bailar.

Pues yo música tengo y ganas de bailar también. Buscando canciones que me inspiraran, he descubierto que la música tecno-dance de los años 90 es la que más me motiva. Hay canciones que con solo escuchar los primeros acordes, hacen que me lance a la pista sin contemplaciones.

Así que ni corta ni perezosa, he montado la disco en casa y me he grabado bailando la mítica canción de Technotronic “Pump up the Jam”, todo un clásico. Si no se te mueve el cuerpo con esta canción, es que no tienes sangre en las venas. Vale, vale, no os tiréis todos a mi cuello, que se que para gustos los colores. Tengo otras muchas canciones que me encantan y que bailo como si no hubiera un mañana, pero las dejaremos para otra ocasión. Hoy toca esta y punto. La he aliñado con un poco de humor, espero que os guste.

Aquí @PerroPincher. Feliz San Isidro.

Estándar

PerroPincher_chulapo

Hola a todos. No quería desaprovechar la ocasión para desearos un feliz día de San Isidro.

  • ¡Sensiiiiiiiiii!!!!, deja de escribir por mí. Dame el ordenador.

Alucino pepinillos, pues no quería ésta haceros creer que me he vestido de chulapo por gusto. Y una leche, yo solo hago este tipo de cosas si hay premio de por medio. Si, me dejo sobornar, soy débil, si me pones una chuche delante, pierdo los papeles. Pero es que no eran unas chuches cualquiera, se trataba de unas mega grandes, gigantes, de esas que no te caben en la boca. Total, que como eran tan grandes las tuve que esconder, ponerlas a salvo de posibles depredadores, ladrones o gente de mal. Tengo varios escondites en casa, uno en mi cama y otro entre los cojines del sofá.

Va la muy tonta y después de haberlos escondido, coge y me los quita. Vamos a ver si nos aclaramos, me los da y luego me los quita, eso no es así. Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita, no te fastidia. Lo que no me explico es cómo se dio cuenta de que los había escondido ahí. Puede que fuera por la actitud defensiva que adopté cuando intentó acariciarme o puede que sospechara algo cuando le gruñí. Tengo que trabajar eso, el disimule no es lo mío, lo mío es lo mío, eso lo tengo claro, “mi tesoro”.

Total, que la pánfila me quitó la chuche. Que no se pueden esconder ahí, dice, pero cómo que no?, si es un escondite fetén. La partió en mil trozos y me dijo, “ya te caben en la boca”, será burra, claro, ahora me caben en la boca, pero ya no es lo mismo, ahora es una chuche destrozada, mucho menos suculenta y apetitosa.

En fin, que me sacó la foto y si te he visto no me acuerdo.

Pero, ¡estoy guapo!, ehhhh?

Corto y cierro.

@PerroPincher

¡Niño!, ¿qué nota me han puesto?

Estándar

Está claro que queramos o no, algo hemos heredado de nuestros padres. Puede que al principio no seamos conscientes de ello, pero llegará un momento en el que te encuentres repitiendo sus frases o imitando sus comportamientos. Lo que no tengo muy claro es qué parte debemos a la genética y cuál a la convivencia.

Y a qué viene esta reflexión, estaréis pensando, venga, resuelvo el misterio.

El otro día, mi hijo el pequeño, tenía que hacer un trabajo y cómo no, su queridísima madre le echó una mano. Para mi, echar una mano significa quitar al niño del medio y hacer el trabajo yo, como mucho le dejo que recorte y pegue. Si, lo se, una mangoneanta de mucho cuidado es lo que soy. Pues si tengo que echarle la cualpa a alguien, se la echaré a mi padre.

  • Papá, tengo que hacer un trabajo sobre la vivienda
  • ¿Sobre la vivienda?, vale, saca los rotuladores, dame el lápiz, la goma y la regla. Voy a ir dibujando los tipos de viviendas y …
  • ¿Papá, y yo qué hago?
  • Tu luego los coloreas
  • Ah vale

El trabajo me quedó de lujo, qué digo me quedó, le quedó de lujo, nos pusieron muy buena nota. Mis profesores, que ya conocían a mi padre y su afán por colaborar en todos nuestros trabajos, alguna vez soltaban aquello de, “dile a tu padre que le ha quedado muy bien”.

¿Y qué hago yo ahora?, exactamente lo mismo.

  • Niño, trae la cartulina, saca las tijeras, el rotu negro, la guillotina, el pegamento
  • Ya está todo mamá, ¿qué hago?
  • Tu, corta y pega. Chaval, nos ha quedado un trabajo genial

Ahora entiendo a mi padre, ¡quién se puede resistir a hacerle el trabajo a un hijo!

Así que puedo concluir, que mi vena artística viene de la rama paterna. Lo he visto dibujar en cuadernos, hacer murales en las paredes, escribir poemas y relatos y devorar libros.

Mi madre por el contrario, es la voz de la practicidad, tiene frases como, “y eso ¿para qué lo quieres?, eso solo coge polvo”, o “esto no parece difícil, esto lo hago yo”.

Efectivamente, es culpa de mi madre que me meta en cualquier fregao sin importante las consecuencia. Que se estropeaba una persiana, mi madre miraba la persiana, luego se miraba el bolsillo y concluía, esto no parece difícil, tiene dos tornillos y un tambor, esto lo arreglo yo. Montaba la de Cristo, pero lo arreglaba y como era ella la que después limpiaba el desastre nadie decía ni mu. Que había que pintar la casa, miraba las paredes, después se miraba el bolsillo y sentenciaba, esto no parece difícil, solo se necesita pintura y un rodillo, esto lo hago yo. Y lo hacía, se pintaba la casa de arriba abajo.

Y así fui creciendo, entre los “niña, vamos a escribir esa redacción” y “esto lo hago yo”.

  • Por cierto, ¡Niño!, ¿qué nota me han puesto?

trabajo_londres

Si te apetece leer un poco más sobre la herencia de los padres, escribí otra entrada sobre el tema.

La herencia de los padres

  • No gracias, he tenido bastante
  • Me lo suponía

 

Valiente artista!!

Estándar

Hoy estoy haciendo uso de un titular trampa. La entrada de hoy podría ir de cualquier cosa. Si yo leyera este titular, esperaría encontrar un relato poniendo a parir a alguien, pero no, no va por ahí la cosa.

De qué te vengo a hablar?, de mi queridísima hija la artista.

  • ¿Tienes una hija artista?
  • Pues claro, ¿tu no?

Esta hija mía está todo el rato produce que te produce. Dibuja, pinta, hace manualidades, no le hace ascos a nada. Ahora le ha dado por las mandalas. Si no sabes lo que es, espérate un poco que enseguida vas a ver la foto. La idea es sencilla y existen tutoriales para hacerlas, como no, hay tutoriales hasta para quitarse un pelo de la nariz.

En fin, que la última que ha hecho me ha encantado y he decidido compartirla con el mundo. Ahora viene lo bueno, ¿sabes para quién la ha hecho?, ¿para su queridísima madre?, pues no, para una amiga. ¡Para lo que hemos quedado!. A mi me regaló una por el día de la madre que también era bonita, pero ésta tiene el valor añadido de las acuarelas, que le dan un toque más acabado, más colorido y más alegre.

Y nada más que contar, no todo en la vida son risas.

dibujo_mandala

Monólogo. Analizando la letra de la canción Jardín Prohibido.

Estándar

Ya estoy aquí otra vez con un video, si, ahora se me conoce como “la Niña las Letras” y no precisamente porque me hayan asignado el sillón de alguna de las letras de nuestro abecedario. Claro que puestos a elegir, me pediría la X o la W, que creo que no deben tener mucho trabajo.

Hoy he puesto mi atención en la letra de la canción “Jardín Prohibido”, una canción romanticona cantada por un italiano. ¿Qué pasa si nos paramos a analizar la letra?, si ves el video lo sabrás y si no lo ves también, porque no hay que ser muy listo para saber que las canciones italianas eran machistas a más no poder.

En fin, aquí te dejo mi versión de los hechos. Parece que llevo una nariz de payaso, me han puesto el play en toda la napia!!!