Invierno. Look-89. Taconazo

Estándar

zapatos_tacon_plataforma

Hacía tiempo que no ponía uno de mis posados y me criticaba un poco.

invierno_look89_zapatos_plataforma invierno_look89_zapatos_tacon_plataforma

Vamos a analizar la posturita. Cuerpo de lado, mano a la cabeza y además, cuerpo de lado y mano a la cabeza. Hija, creatividad al poder, anda que has cambiado de mano o de lado, qué te costaba ofrecer el otro perfil, eres peor que la Presley, que se cree que tiene un lado bueno y no hay manera de que ofrezca la otra mejilla, casi como la cara oculta de la Luna.

Otra lectura que podemos hacer: te duele mucho la cabeza y ya no sabes qué hacer con tu vida, ¿quién me pone la mano encima para que no levante cabeza, quién?.

Estás necesitando un curso de postureo ya, añádelo a la lista de cursos pendientes.

No me olvido de la foto de los zapatos. ¿Te parece que son unos zapatos con mucho tacón?, pues te parece bien. Y ahora la reflexión que sigue. Si tienen tanto tacón y no parecen nada cómodos y además ya eres alta, ¿por qué puñetas te compras unas zapatos así?, y lo peor de todo, ¿por qué te los pones?.

Dos buenas preguntas que ahora mismo voy a contestar. Porque si.

Que no, que lo voy a explicar. Cuando me compro unos zapatos, los zapatos me hablan, me dicen cosas, tienen su propia personalidad. A veces tienen tanta personalidad que es indiferente si combinan con la ropa que tienes o si son cómodos. El zapato llama a tu lado visceral que te dice que lo compres, te atrae su estética, la regresión que te produce a otra época, lo tocas, lo coges y lo quieres. Tu lado razonable te dice que son unos zapatos incómodos, que no llegarás ni a la vuelta de la esquina con ellos, que son tan altos que parecerá que vas montada en una grúa, que te destrozarán los pies.

Está claro que en esta ocasión ganó el lado visceral, el de me los compro porque si.

Creo que ha quedado suficientemente claro.

Vale, pues ya tenemos el look montado, zapatos imposibles de los años 70, gorro de invierno y vaqueros de campana. Yo ya me visualizo en otra época, en otro ambiente, dentro de una película, os la cuento.

Ella es una chica joven…, si, joven, de unos 24 años que llega a Nueva York para ser periodista. Vive en uno de esos bloques de pocas plantas, de ladrillo rojo, con una escalinata en la entrada donde unos chicos juegan. Se oyen voces de vecinos. Su casera es la señora Miller, una mujer de color que tiene dos hijos en edad escolar, gritona pero buena gente.

Nuestra chica sale todas las mañanas con su gorro y su bolsa de colgar donde lleva sus escritos, en busca de trabajo. Hoy  tiene una entrevista con un pequeño periódico local de poca tirada.

Entra en la oficina, se quita el gorro y deja al descubierto su larga melena lacia y morena. Boquiabiertos se quedan todos los empleados que son llamados al orden por el director del periódico.

Está claro que consigue el trabajo y empieza su andadura como periodista.

Resumiendo, se enamora del vecino de su bloque, un chico guapo a rabiar que es fotógrafo y que le ayuda a desenmascarar una complicada trama de corrupción que la pone en peligro y de la que sale victoriosa después de un montón de contratiempos y mucha intriga.

Buahh!, un peliculón.

¿Quieres ser la prota de esta peli?, solo necesitas un gorro, unos pantalones de campana, un jersey de cuello vuelto y una zapatos de plataforma, listo.

Anuncios

»

  1. Reconoce que la segunda foto fue primero, después de ver el resultado de la frase de tu marido “voy a hacer un pastel con la niños”. Luego echaste la otra foto para disimularla. Si ya tienes el atuendo necesario, por qué no protagonizas tú tu peli? Besitos

    Le gusta a 1 persona

    • Ese día fui la prota, me pasee por la calle pensando en aquella época y creyéndome una joven de 24 años.😀
      “Voy a hacer un pastel con los niños”, una frase muy acertada porque a él si le gusta cocinar y hacer bizcochos con los niños. No se qué sentido le has querido dar a la frase. Lo primero que he interpretado es que quería comerse a los niños y después he pensado que a lo mejor solo quería hacer un bizcocho ayudado por ellos.
      En fin, las dos opciones me parecerían bien.😀

      Le gusta a 1 persona

    • Debido a mi ignorancia, he tenido que mirar en internete al tal Jimi. Según las fotos que aparecen, no era este el guapo que yo imaginaba, de hecho no me parece ni guapo, yo pensaba más bien en un chico alto, delgaducho pero musculoso, con gesto entre dulce y rudo, con cazadora de piel y sonrisa cautivadora. Si lo encuentras por ahí, mándamelo.

      Me gusta

  2. Nunca imaginé que con unos taconazos se pudiera llegar “tan lejos” (el resto no molesta tanto) Me gustó el documental de moda y disfruté con la peli (y eso que la he visto mil veces, pelis parecidas, quiero decir) Un post muy Sensi.

    Le gusta a 1 persona

  3. Esa Sensi guapa!! Te dejamos otra versión de la pose:

    Una mano en la cabeza, una mano en la cabeza,
    un movimiento sexy, un movimiento sexy,
    una mano en la cintura, una mano en la cintura,
    un movimiento sexy, un movimiento sexy.

    Aunque tú si que eres la booooooooooombaaaaaaaaaa!! Y de prota de la peli tú, que ya tienes el look. Resucitamos al James Dean y niquelado!! Y nosotros de catering de la peli!! Buah, peliculón!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Eso de lo que los zapatos te hablen y el peliculón que te montas después… yo que tu visitaba a un loquero pero ya.

    PD. ¿Ves como te favorece mucho más el pelo suelto?. Pero no te empeñes que tienes una larga melena, ya hablamos una vez de eso y quedamos en que era media melena como mucho. Besos del raspas 😉

    Le gusta a 1 persona

  5. Estas muy intensa hoy; sobre los zapatos, dejas que te coman el tarro pero al parecer no te gusta que luego te toquen los pies y los abandonas. En cuanto al look y conseguir el papel deseado, algo falla, te he hecho caso y el único papel que me ofrecen es el de uno de los tres cerditos; Por qué seráaaa?

    Le gusta a 1 persona

  6. Estaba yo echando de menos estas historia que salían de tus modelitos.
    Muy bien ese pequeño relato de las visicitudes de la prota.
    Los zapatos si te gustan a ti, pues no hay más que hablar, aunque me ha parecido entender que no están cómodos, y …si alguna vez nos vemos… no te los pongas sino te voy a ver la cara desde muy abajo, jajaja.
    Besitos encanto.

    Le gusta a 1 persona

    • Cuando dicen, una mujer de altura, no se refieren a una mujer alta, verdad?. Me lo imaginaba, y ahora que hago con los zapatos?.😀
      Si es que, normalmente lo bonito está reñido con lo práctico y cómodo, qué le vamos a hacer. No me importa, iré cambiando, un día taconazo y otro día deportivas, para compensar.

      Me gusta

    • Cuando fui a Nueva York, lo que más me gustó fue el barrio de Harlem. Fue como si me hubiera metido en una película, incluso vi a un cura o predicador a la salida de la iglesia saludando a sus feligreses. Que pena no haber tenido este look en aquellos momentos.
      Creo que harías muy bien de señora Miller.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s