No doy puntada sin hilo.

Si pensabas que este título escondía un pensamiento profundo, siento decepcionarte.

Simplemente no doy puntada sin hilo, porque coser sin hilo es una estupidez. Bastante poco me gusta coser, como para encima coser sin poner primero el hilo. Puede que me falte un tornillo pero no toda la ferretería.

Aunque coser no esté dentro de mis actividades preferidas, reconozco que soy capaz de coser lo que haga falta si con ello solvento algún problema.

Que me compro una falda muy requetebarata pero que es dos tallas más grande, pues llego a casa y le meto la cinturilla. Que al niño se le cae el pantalón del pijama, pues le meto una goma. Que los pantalones le arrastran, pues le meto los bajos. Que se cae un botón, pues le pongo otro. Vamos, cosas que hay que hacer para salir del paso.

Cuando estaba en el colegio, a los niños les tocaba hacer manualidades de marquetería y a las niñas coser. Vaya mierda, eso si que era sexismo. Podría haberse dado el caso de que niños quisieran coser y niñas quisieran cortar madera, como por ejemplo a mi, pues no, ni se planteaba.

Coser a mano es muy ingrato, pero es la única manera que conozco, a las máquinas de coser les tengo mis respetos.

Primero hay que hilvanar la aguja. Qué puñetera la aguja!, ¿pues no es cada vez más pequeño el agujero?, cada vez me cuesta más meter el hilo, si es que ya no hacen agujas como las de antes.

Empiezas a mojar el hilo con la boca, que llega un momento que de tanto chuparlo está tan mojado que se curva cuando intentas atravesar la aguja. Parece que la saliva sirve para todo, para hilvanar agujas, para cerrar sobres, para quitar manchas en la boca de los chiquillos, para poner flequillos en su sitio, más usos que el super glue.

A lo que iba, ya tengo la aguja con el hilo, muy bien, empiezo al coseteo y ayyyyy!, ya me he pinchado. Si es que siempre me pincho. Miro la aguja con odio, como desafiándola. Esta se cree que me está amedrentando, así me desangre pienso seguir cosiendo el dobladillo de las narices. Se me han dado casos de sangrar demasiado y haber manchado la prenda en cuestión. Y ahora es cuando alguien dice, hija, cómprate un dedal. A ver si te piensas que no lo tengo, claro que lo tengo, pero no me lo pongo. Pasa como con los guantes para fregar, los tienes, pero siempre se te olvida ponértelos. Cuando tienes las manos levantadas, los pellejos reblandecidos y la piel más seca que un lagarto, te acuerdas de los dichosos guantes, que eran extrafinos, hipoalergénicos, suaves, una maravilla de la tecnología guantil.

Volviendo al tema. Solo coso por necesidad y por esa estúpida sensación de ser autosuficiente. Pensar que lo puedo hacer yo misma, me satisface. Solo acudo a profesionales para casos muy difíciles.

Aquí os presento mi último trabajo de costura. Tengo una gabardina con hebillas en las mangas. Estaba hasta las mismísimas narices de que se me desabrocharan las hebillas de las mangas y terminaran colgando. Y qué mejor solución que coserlas. Una solución drástica, lo se, porque ahora jamás podré ajustar las hebillas, pero realmente no servían para nada, eran un mero adorno, un adorno bastante molesto que despendolaba cuando menos te lo esperabas.

gabardina_trabilla

¡Y ahora si tienes narices, suéltate de tu sitio, salte de la hebilla, muévete, muévete!. Ah! que no puedes, lo sabía, se acabaron tus días de ir desatada, ahora te tengo bien controlada.

Ojalá todo se resolviese de la misma manera, que no me haces caso, te coso.

56 respuestas a “No doy puntada sin hilo.”

  1. 😀 😀 😀 ¡Es impagable leer tus entradas de buena mañana con un cafetito al lado y mordisqueando unas galletitas! Lo de los guantes y el dedal, 😀 😀 😀 ¡Si es que me pasa lo mismito! ¡Qué ratitos más buenos me haces pasar, Sensi!
    A mí tampoco me gusta coser, lo llevo todo a que me lo haga una señora mú’ majeta que se dedica a toda clase de arreglillos. Lo máximo que hago es coser un botón y coser muy mal las cosas malas. Que el otro día me cosí el forro del abrigo malo con el que saco a pasear al perro y alguien lo vio y comento: «Bonita cicatriz» (sic) 😀 😀 😀 ¡Te pasaré la foto pa’ que veas el churro que me salió!

    Le gusta a 2 personas

    1. Yo me he arreglado hasta vestidos. Por fuera daban el pego, pero por dentro, las costuras me raspaban. Y lo que hago muchas veces es coser escotes de camisas que van cruzadas, de esas que se abren continuamente. Unas puntadas y listo.
      Lo que es un placer es leer tus comentarios.

      Le gusta a 2 personas

      1. Yo también soy de «puntadas» lo malo es que cuando acabo son, en realidad, «cutre puntadotas» 😀 😀 😀
        ¡Un abrazo, Sensi! 😉

        Le gusta a 1 persona

        1. Lo que peor llevo son las cremalleras. Un día cambié la cremallera de un abrigo de algún niño, de algún niño mío, que no voy por ahí arreglando abrigos a la gente. El caso es que costaba tanto atravesar las capas de tela con la aguja que decidí no arreglar ni una más. ¡Niño!, ahora se llevan los abrigos abiertos, no lo sabes?.😀

          Le gusta a 3 personas

          1. ¿¿¿Cremalleras??? ¡Vamos eso ni loca! Son palabras mayores 😀 😀 😀
            Espero que al niño le gustara la idea, suelen odiar abrocharse, al menos yo lo odiaba 😀 😀 😀

            Le gusta a 1 persona

  2. Completamente de acuerdo contigo, si hay que coser se cose pero coser pa’ná … Un lujo mañanero leer tus entradas 😊😊

    Le gusta a 1 persona

    1. Desde luego no me voy a poner a coser cojines ni tapetes para la mesa, solo lo estrictamente necesario.
      Un beso Cristina.

      Le gusta a 1 persona

  3. Si es que vales para un roto y para un descosido! Me parto con tu forma de contar las cosas. Que tengas un buen día. Besitos

    Le gusta a 1 persona

    1. Hoy tengo un día bricolajero, voy a ver si monto unos muebles de ikea. Besos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Seguro que lo haces bien y rápido!

        Me gusta

        1. Solo he podido montar uno, estoy algo desentrenada y me duelen las rodillas de ir arrastrándome por el suelo. El próximo día remato la jugada.

          Le gusta a 2 personas

          1. Bueno, si no tienes mucha prisa, que espere!

            Le gusta a 1 persona

  4. Qué maravilla, Sensi!! Si cuando yo digo que eres la caña….Así puedes convertir una simple pieza de ropa, en un modelo único. Yo no sé coser, y no será por los esfuerzos de mi madre cuando era pequeña, que cada verano me compraba un costurero para enseñarme….»Hija, que una mujer como mínimo tendrá que saber coser un botón y hacer un dobladillo» Y yo con aquel dedal…jajajaajajja. Pero nada, un botón sé, a mi manera.
    Ya sabía yo que venía brisa refrescante…..Gracias, Sensi.

    Me gusta

    1. Las madres son así, a mi me decía: «Hija, ya es menester que te enseñes a coser y a cocinar». Vaya rollazo. Solo he cosido cuando nadie me ha obligado. Un día me compré una tela y me hice un vestido copiando el camisón de mi hermana. ¿Qué cómo me quedó?, pues parecía un camisón, jajajaja.

      Le gusta a 2 personas

  5. Qué «apañá» eres Sensi!! Y te ha quedado de lujo!! Sensi 1, aguja 0. Chúpate esa maldita aguja!! Jajajajajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Tengo que reconocer que soy un poco burra, no tocas las agujas sirven para coser cualquier cosa. Lo se y aún así una vez intenté coser una mochila con una aguja normal. La pobre no superó el desafío, quedó doblada por la mitad y encima le dije, eres una mierda de aguja.😀

      Me gusta

      1. Para la próxima prueba con un sacacorchos, seguro que no se dobla jajajajajaja. O si no, con una broca de la taladradora. «Aguja» grande, ande o no ande…

        Me gusta

  6. Me has recordado mi juventud, cuando a mí me tocaba hacer calcetines y a mis hermanos cortar chapacumen con la sierra y esos pelos que se rompían con mirarlos, que envidia pasaba mientras hacía la calceta.
    Te envío un truco para coger los bajos de los pantalones, unas gotas de loctite y tachan!!!!! Ah! Y Sirve también para los botones

    Le gusta a 1 persona

    1. Este pegamento es una maravilla, una pena que el bote sea tan pequeño y cueste tan caro. Una vez compré un loctite del chino, vamos, que no era loctite y sabes qué pasó?, nada, no pasó nada, no pegaba. ¿Cómo pude caer en algo tan obvio?.😀

      Le gusta a 1 persona

  7. Si es que no hay nada tan útil como sujetar lo inútil, hasta muchas lenguas podías coser tú 🙂

    Me gusta

    1. A lo mejor ya venden en la mercería agujas para deslenguados. «Señora, deme un par de agujas para coser bocas», «¿Para boconas o boquitas?», «Deme de las dos por si acaso».

      Le gusta a 1 persona

  8. Sensi, a mí me iba a venir de un bien. Hay algunos pantalones a los que les podías dar un nuevo estilo.

    Me gusta

    1. Ya lo tengo, te los corto a la altura de la rodilla, perfectos para cazar ranas, es el último grito.😀

      Le gusta a 1 persona

  9. Jajaja que apañada eres! Te comentaré que yo no tengo ni idea de coser y que no me interesa demasiado… A veces cuando lo necesito y no tengo a mi madre, tía, abuela cerca.. Pienso: mierda, tengo que aprender a coser!! Pero luego se me pasa el momento de lucidez y ale! Que sigo sin saber coser y con agujeros en la ropa, jejeje. Vaya desastre, mi madre se pone negra… Un beso! Por cierto soy Carolina, he vuelto, jeje 😉🤗

    Le gusta a 1 persona

    1. Si es que cuando algo no te interesa, pues no te interesa. Lo que yo no entiendo es cómo puede ser que la alta costura y la alta cocina esté en manos de hombres, cuando desde pequeñas nos intenta meter en la cabeza que es cosa de mujeres. Lo que yo digo, cuanto más te obligan a hacer algo, menos te gusta.

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues debe ser porque yo odio coser y cocinar.. No es lo mío…. Jajaja mi padre cocina de vicio!

        Le gusta a 1 persona

    1. La maña es lo mío, si señor. La fuerza no, la maña si. ¿La fuerza?, no, ¿la maña?, si.
      Tenía ganas de decir esta tontería.😀

      Le gusta a 1 persona

  10. Según ibas escribiendo se me iban ocurriendo cosas para contestarte pero ya lo aclarabas tu en la línea siguiente. Me quedé sin ideas para «pincharte» por algún lado.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajaja, pues vaya rollo, ya no sabes ni qué decirme, eso es muy triste. Si es que me meto tanto conmigo misma que dejo poco hueco para los demás.😀

      Le gusta a 1 persona

  11. Pues a mi me encanta coser! Estoy haciendo ahora mismo un estor para mi dormitorio jeje.
    oye yo tengo una gabardina a la que le pasa lo mismo,gracias por la idea!

    Me gusta

    1. Nunca te acostarás sin saber algo nuevo. Con que un estor, eso son palabras mayores. Como no se coser a máquina, un estor tiene demasiados metros para mi. Veo que le das a todo, eres una máquina….de coser. Y una «máquina» también.😀

      Me gusta

      1. Ay hija, es que tengo un «cuarto» adosado a mi habitación, para almacenar trastos. Ahora tenemos un biombo para taparlo,es un cuarto abierto, sin una pared. Y me pongo mala cada vez que lo miro porque obviamente por arriba y por abajo se ve el cuarto ese. Y claro, como mi habitación es abuhardillada y ese cuarto digamos que está de modo que el estor no puede ser recto, no me sirve ninguno comprado. Así que me ha tocado hacerlo yo. 140×190 para ser exactos.

        Le gusta a 1 persona

        1. Esas son las mejores labores, las que solventan problemas. Cuando terminas te sientes la persona más orgullosa del mundo satisfecha contigo misma, feliz, capaz de cualquier reto. Cuando termines el estor no va haber quien te tosa, vas a ser el number one.

          Le gusta a 2 personas

          1. Jajja gracias por los ánimos

            Me gusta

  12. ¡Jajaja! La verdad es que no das puntada sin hilo, Sensi, y no me refiero al hilo textil sino al literario; cada palabra, cada frase provoca una sonrisa o una carcajada. Eres genial, deberíamos pagarte esas sesiones intensivas antiestrés. Bueno a falta de otra moneda te lo pago con un ¡gracias, Sensi, eres un amor!. Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues muchas gracias por el cumplido, pero hoy no me he visto especialmente graciosa, he pensado, vaya rollo estoy metiendo al personal, jajajaja.

      Le gusta a 1 persona

      1. El toque que le das, la salsa que le pones, hace que el pastel resulte ligero y sabroso.

        Le gusta a 1 persona

  13. Me encanta la primera frase de tu entrada. Las demás también, están muy bien hiladas con tu sentido del humor. Y dicho esto: odio coser.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es que no me gusta engañar a nadie y me encantan las aclaraciones. Si cosiésemos con otro tipo de objetivos que no fuera arreglar agujeros, a lo mejor le tendríamos más cariño a la costura. No coso calcetines, me niego. Calcetín tomatero que me encuentro, calcetín que tiro a la basura y además lo tiro acompañado de esta frase: «a tomar por saco».

      Le gusta a 1 persona

      1. Yo también digo mucho esa frase tan fina 🙂

        Le gusta a 1 persona

  14. Lo se… Vas a pensar que tengo la mente sucia….
    Según leía tu post te imaginaba haciendo un bonito bondage a algún amante predispuesto. Incluso té imagine ajustando las hebillas en muñecas y tobillos… Pero no. No tengo la mente sucia, la tengo sexy. Casi tan sé y como tu forma de contar tus hazañas costureras.
    Consigues como ya ha dicho alguno de tus fantásticos dan, sacar una sonrisa incluso en un día difícil como el que he tenido hoy. Consigues erotizar con hilo y aguja…
    Me encanta como escribes. Me gusta como proyectas optimismo y sensualidad.
    Mil besitos remendones.

    Me gusta

    1. Yo creo que tienes una mente con mucha imaginación, porque nunca habría dicho que estas letras encerraran algo de sensualidad. Mis costuras son simplemente costuras, no como las del libro de María Dueñas, eso si que eran costuras encubiertas. Pero gracias de todas formas por haber dedicado tu tiempo en leerme y si encima te he sacado una sonrisa, mejor que mejor.
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Uissss no he leído nada de María dueñas… Lo sé. Imperdonable. Me pondré al día estas navidades.
        Me has sacado más de una sonrisa y además… Admiración por cómo usas el humor de esa forma tan sutil e inteligente.
        Mil besitos en tu saludo

        Le gusta a 1 persona

  15. Vaya, me sorprende no verte puesta esa gabardina para ver mejor el resultado de esas puntadas… De todas maneras, es cierto si antes era adorno y molesto y ahora solo adorno, entonces has dado con el kit de la cuestión 😉.

    Me gusta

    1. No me gusta que la ropa se me revele, lo que no se es cómo he tardado tanto en adoptar esta solución tan rápida, duradera y efectiva. En fin, más vale tarde que nunca.

      Me gusta

  16. Eres genial Sensi, y ya con aguja, hilo y sin dedal no hay quien te pare.
    Enhorabuena por tu entrada, y sobretodo por la prenda ya perfectamente cosida!
    Lo mas curioso que yo cosí fue la trabilla de la correa de mi reloj de neopreno.
    Comprar otra nueva de la misma marca que el reloj? Uf, que pereza.

    Me gusta

    1. Si es que un par de puntadas solucionan la vida. Y cuando terminas el apaño te sientes la mujer más habilidosa del mundo, te dan ganas de arreglar cualquier cosa. Menos mal que luego esas ganas se te pasan.😀

      Me gusta

  17. No sé, no me ha quedado claro de qué va tu hilo. A ver, con expresiones como

    «¿pues no es cada vez más pequeño el agujero?»
    o
    «que llega un momento que de tanto chuparlo está tan mojado que se curva cuando…»
    o
    «los pellejos reblandecidos y la piel más seca que un lagarto»

    Sensi, por favor, explícate ahora… o calla para siempre, ja,ja,ja

    Muy interesante entrada, como todas las tuyas.

    Me gusta

    1. Jajajaja, no me saques las frases de contexto!!. Imagino que estas frases son las que eligiría un periodista sensacionalista para sus titulares. El lector quedaría muy decepcionado al comprobar que solo se hablaba de costura.😀

      Me gusta

  18. Reblogueó esto en Los Reblogueos de etarragoy comentado:
    Brutal, imprevisible, divertido … y solo ha sido poner el hilo en la aguja … simplemente genial

    Me gusta

    1. Pero qué agradecido eres, así da gusto escribir. ¡Gracias público maravilloso!. (Esta frase hay que entenderla como si estuviera en lo alto de un escenario)😀.

      Me gusta

  19. Pues ya me has dado una idea para la mía, porque la hebillas siempre se sueltan y la verdad que tampoco le veía nada de utilidad. Eso si yo tendré que tirar de «Mamá, puedes coserme una cosilla» porque soy una renegada para eso, solo se me da bien (aunque suene anticuado) punto de cruz… jajaja

    Un millón de sonrisas 😀

    Me alegro ver que hay videos para ver ji ji ji

    Me gusta

    1. Pues tu madre se va a acordar de mi cuando le digas que la ocurrencia ha sido mía.
      Yo también hice punto de cruz de pequeña, pero no le acabé de ver la gracia.😀
      Te has dado un buen atracón de ver entradas, no te vayas a empachar. Un beso.

      Le gusta a 1 persona

      1. Si, aun no ha acabado las cortinas y va a decir ¡pero bueno! Creo que el punto de cruz no cunde tanto para el trabajo que tiene… 😉 Y hay que ponerse un poco al dia y mas de vosotros 🙂

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: