Archivos Mensuales: noviembre 2015

Qué quieres que te cuente.

Estándar

otono_look86_jersey_floresHoy ni foto recortada, ni fondo de colorines, ni nada.

No se qué me pasa, pero es que últimamente no tengo ganas de actuar. Tan pronto soy pura energía con mil ideas en la cabeza, que soy una balsa de aceite con el único objetivo de dejar pasar el tiempo.

Dejar pasar el tiempo no está nada mal, no todo el mundo es capaz de hacerlo, a mi se me da francamente bien, posponer todo y dejarlo para momentos más propicios, como por ejemplo para cuando la Luna se alinee con Venus o se encuentre vida en Marte. Vamos, para ya mismo.

No sabría explicar lo que me pasa. la cuestión es que no hago otra cosa que pensar mucho y actuar poco.

Un síntoma claro de que no estoy como siempre, es que me he comprado un par de vestidos monísimos de la muerte y todavía no me he hecho ninguna foto para enseñaroslos.

Sensi, estás muy mal, háztelo mirar. Anda, ponte a ver un rato Zapeando a ver si se te pasan los males.

Pero si reir me río un montón, pero eso no significa nada. Hoy me ha dicho una señora que se notaba que era mujer de risa fácil. Pues tiene razón, pero también soy de las que le dan muchas vueltas a la cabeza.

Recuerdo que más de una vez, en mi época de estudiante, mi compañera de piso entraba en mi habitación y me encontraba sentada en el escritorio mirando la pared. Lo primero que pensaba es que me faltaba un tornillo. No se cuánto tiempo podía estar así, meditando. Tu cuerpo está ahí, pero tu mente…tu mente está a miles de kilómetros.

El ciclo siempre es el mismo. Primero me ilusiono por algo, lo cojo con mucha ganas, saco tiempo de dónde no lo tengo para hacer lo que sea. Continúo un tiempo ilusionada, pero la euforia de los primeros días se va desvaneciendo y va dejando paso a la rutina o al desconcierto.

Y por último, me planteo el por qué de las cosas.

¿A todo el mundo le pasa lo mismo, o es que soy una veleta sin rumbo?.

Lo bueno de todo es que se perfectamente que esto es solo un ciclo pasajero, pronto volveré a ser la Sensi enérgica, con ganas de contarlo todo, de compartir hasta el mínimo detalle.

Y esto es todo, qué quieres que te cuente.

Anuncios

Halloween. El Enterrador

Estándar

Halloween_enterrador

Pues ya se acabó Halloween, ya se fueron a dormir todos los muertos vivientes hasta el año que viene.

Si te preguntas de qué voy disfrazada, no sabría decirte. Creo que soy un híbrido entre un Enterrador y Frankenstein. Mi hija me dijo que para ser Frankenstein debía llevar la cara verde, pero no me apetecía el verde, me gustaba más el banco y negro que combinan con todo.

Así que hice mi propia versión:  Señor muerto con tornillos en el cuello.

Halloween_enterrador_cuchillo2 Halloween_enterrador_cuchillo1

Un disfraz muy sencillo que me compuse sin comprar nada.

Una chaqueta de mi amantísimo, unos calcetines como hombreras, una camiseta negra de mi hijo, unos pantalones míos de vestir, mis botas amarillas forradas con una media negra, una venda del cajón de las medicinas, unos tapones de cartones de leche para hacer los tornillos, maquillaje para la cara  y un poco de sangre de mentira del chino.

Lo mejor de todo es que no se sabía si era un hombre o una mujer. Antes de ir a la fiesta tuve que sacar a Pincher. Este perro tiene la mala costumbre de querer salir siempre a su hora. La verdad es que la escena fue graciosa, un muerto viviente paseando al perro. Los muertos también tienen derecho a tener su propia mascota.

Dependiendo del gesto que hiciera con la boca, podía ser un enterrador aterrador o un payaso de circo.

Halloween_enterrador_gracioso Halloween_enterrador_posando

Si queréis ver el modelito del año pasado, pinchad aquí.

Y nada más que añadir.