Mis primeras gafas.

Estándar

mis_primeras_gafas_metalicas

No siempre he llevado gafas. A los 20 años me di cuenta de que por un ojo veía mejor que por el otro, fui al oculista y salí con estas gafas.

La verdad es que no fueron una gran elección. Por aquel entonces no tenía ni idea de gafas, no sabía nada de monturas ni de cristales y me compré estas gafas metálicas que pesaban bastante. Se me clavaban en la nariz y cuando me las quitaba me dejaban una señal que me duraba hasta el día siguiente.

Lo tenía claro, las próximas gafas que me comprara serían livianas, nada de monturas pesadas. Los cristales también serían de los más ligeros del mercado. Aprendí bien la lección. Busqué y rebusqué en muchas tiendas hasta que me hice con estas gafas sin montura.

gafas_sin_montura

Durante mucho tiempo estuve la mar de contenta, hasta que me harté de la sencillez y quise pasarme al color. Nada de estridencias, algo sencillo como un azul metalizado. Unas gafas metálicas pequeñas y ligeras.

gafas_metalicas_azules

Descubrí que por muy livianas que fueran las gafas, siempre me dejaban señales en la nariz, así que quise pasarme a las gafas de pasta. No arriesgué demasiado, la forma fue muy similar y el color también. En esta ocasión me compré unas gafas de pasta de color violeta.

gafas_pasta_moadas

Nada que objetar a estas gafas pero las modas cambian y los gustos también. De repente sentí la necesidad de tener unas gafas rojas. ¿Rojas?, si, rojas. Cuando vas a una óptica, es importante tener algo claro, el color, la forma, el material, algo. De esta manera, la búsqueda de tus gafas perfectas se hace menos tediosa.

gafas_pasta_rojas

Esto si que fue un cambio radical, se me veía de lejos. Una vez que entras en el terreno de las gafas llamativas, ya no hay vuelta atrás, todo vale y con todo te atreves. Por aquel entonces ya estaban de moda el dos por uno, así que con estas bonitas gafas rojas, me regalaron una negras. No eran nada del otro mundo, pero eran gratis.

gafas_pasta_negras

Me vinieron muy bien estas gafas negras. Las rojas no combinaban nada de bien con la barra de labios rosa y ya sabéis que soy muy fan del rosa.

¿Qué fue lo que se me antojó a continuación?, pues una gafas negras con personalidad, contundentes.

gafas_pasta_negras_amarillas

Creo que con estas gafas me colé, demasiado grandes. El problema que suelo tener al elegir las gafas es que están pensadas para cabezas normales, no para cabezas enanas como la mía. Cada vez que bajaba la cabeza para leer, las gafas se resbalaban por la nariz hasta parecer una simpática abuelita. Con estas gafas también venían otras de regalo, mis actuales gafas blancas.

Resultó que las gafas de regalo me gustaron mucho más que las que yo misma elegí.

gafas_pasta_blancas

¿Qué puedo decir de estas estupendas gafas?, que son perfectas. Tamaño adecuado, me encajan estupendamente, no se me caen, no se me clavan en ninguna parte, son diferentes, llamativas, con personalidad y hacen juego con todos los colores del mundo mundial. Puedo llevar los labios rojos, rosas, marrones o como me de la gana. Si es que solo le veo ventajas. Han pasado unos cuantos años desde que las compré y todavía no me he cansado de ellas, eso es muy buena señal.

Lo que está claro y lo habréis comprobado en todas las fotos, es que tengo una oreja más alta que otra y aunque intento torcer las patillas de las gafas para solventar este defecto de fábrica, no lo consigo del todo y se nota un pequeño desnivel.

Y ahora ya podéis criticar todo lo que os de la gana, no me voy a ofender en absoluto, todo lo que me digáis, posiblemente ya me lo haya dicho yo en alguna ocasión.

¿Tu también guardas todas tus gafas?.

Anuncios

»

  1. Bonita aclaración a los “Reproches” del señor Bexta contra tus gafas, de todas formas el que no las usa no entiende lo que tenemos que pelear para encontrar unas con las que nos sintamos cómodos y nos veamos bien. Y que no podemos cambiar de gafas como de chaqueta, al menos en mi caso que me cuestan entre 500 y 1000€ cada vez que las cambio, Abrazos Sensi Y diga lo que diga te sienta muy bien, pero como dijo él para gustos los colores, aunque algunos los gustos los tengan perdidos. 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo soy nueva gafotas! Y no me atrevería con gafas de colores. Me sientan faaaatal. A lo mejor es cosa de acostumbrarse.
    Y espero que recuperes la ilusión, pero sé a lo que te refieres: son rachas. Y tienes que encontrar cosas que te motiven para salir del bache. O al menos así me pasa a mí(y por eso me hice un blog! Guárdame el secreto;P)

    Me gusta

  3. Jajajá, de las gafas no podemos decir nada (a pesar de ser las culpables de todo), realmente lo decimos de nosotros y nos viene estupendo una oreja más alta, que si las cejas o los pómulos o la frente…lo de menos son las gafas porque nosotros somos lo de-más. Muy bueno.

    Me gusta

  4. Pues en la primera foto pareces sacada de una peli de los 80, lo cual habla muy bien de ti, tienes una cara bastante dulce y aunque no te gusten las gafas te hacen una mirada bonita con esos ojos que tienes. El resto de gafas… las hay mejores y peores. Yo creo (y es mi humilde e inservible opinión) que las rojas no te quedan bien, pero las blancas sí. De hecho, me gusta cómo te quedan todas menos las rojas. 😛 Y lo de las orejas, con el pelo por delante es imposible verlo!! Un placer verte de nuevo por aquí. Besitos Sensi

    Me gusta

  5. ¡Ay por favor! Pues ante todo pronostico he de decir que me encantan las primeras gafas, puede que no se lleven o tal pero ese toque tan natural me gusta. ¡Aunque que te voy a decir si estas guapa te pongas lo que te pongas!

    ¡Un millon de sonrisas! =D

    Me gusta

  6. Pues a mi me tocó ponerme mis primeras gafas con 4 añitos… y sigo con ellas (aunque de vez en cuando las alterno con lentillas). Recuerdo que de pequeña las odiaba a muerte, y en la adolescencia ya ni te cuento. Recuerdo a mi mejor amiga que se quería fastidiar la vista para poderse poner gafas, porque según ella, llevar gafas te daba estilo y glamour. Y yo diciéndole si era tonta o qué, jajaja.
    Ahora ya estoy acostumbrada a llevarlas. Ya me gustaría a mi tener todas las gafas que usé, pero entre que algunas se me rompieron de mala manera jugando (cuando era peque), y otras que se rompieron sin más… no guardo todas, sniff…

    Me gusta

  7. Estás guapa con todas ellas, encantadora con 20 años, la segunda la peor, las demás en tu línea.
    No hay mucha diferencia, para el que te ve, pero si habrá diferencias para ti que las llevas y soportas. Cómo tú dices si son cómodas y algo atractivas, adelante, ya no te las quitas!

    Me gusta

  8. La verdad es que te quedan genial todas y no a todo el mundo le quedan bien las gafas….Entonces…¿cuántas gafas tienes? Para mí tienen un estilazo cada una de ellas.

    Me gusta

  9. Me parece que te quedan bien todas 🙂 es que todo te sienta bien. Creía que era el único que tenía una ceja más alta que otra, veo que tu eres aún más rara. Conservo todas mis gafas menos una, son todas muy clásicas la única que merecía la pena conservar me las rompió una persona, según ella sin querer, eran blancas y negras, como rayas de cebra…

    Me gusta

  10. Amiga Sensi…. no quiero ni pensar la casa que debes tener… como mínimo trastero, desván o sótano y más grande que mi propio piso porque si una mujer como tú con tres niños ha guardado todas sus gafas no quiero ni pensar lo que no será de ropa, juguetes y chismes varios de los peques… Miedo me dasss…. jajaja…. por cierto, te sientan todas fenomenal. 😉

    Me gusta

    • La verdad es que no se por qué he guardado las gafas, pero del resto no soy de guardar mucho. Todos los años hago limpieza de juguetes y deshecho los que ya no usan. Con la ropa hago lo mismo, cada vez que hago cambio de ropa de temporada, un par de bolsas salen de casa. Empecé guardando todos los trabajos de los niños, pero he puesto el límite en tercero de primaria, casi todo lo que generen a partir de este curso, irá a la basura.
      Gracias por el piropo.
      Besos.

      Me gusta

  11. Te vas a reir con lo que te voy a decir Sensi… pero yo, al contrario de vos, soy especialista en PERDER anteojos (gafas)… a mi me duran lo que un suspiro! Porque soy muy despistada! Asi que hablar de guardar anteojos anteriores? Un sueño! Jaja!
    Ahora llevo puestos unos color rojo, muy parecidos a los de unos de tu foto. 😉

    Me gusta

  12. Empecé a llevar gafas a los once años 😀 Sería de leer bajo las sábanas que me quedé miope perdida. a los 15 me puse lentillas, que llevé hasta los 20, cuando el ojo las rechazó y a partir de entonces el idilio con las gafas fue continuo. Las he tenido de tooooooodooooooossss los colores: rojas (muy parecidas a las tuyas), verde fosforito, negras, combinadas, de titanio, de pasta…si las llevo, que se vean 😀 😀

    Me gusta

  13. Por fin sé de alguien que tiene una oreja más arriba que la otra… Yo tardé mucho en darme cuenta. Pensaba que todas las gafas de sol tenían el problema. Ahora que lo pienso… para la próxima sesión con gafas de sol, que seguro que también tienes varias y te quedan igual de bien que todas estas.
    Por cierto, el pelirrojo te sienta bien.

    Me gusta

    • Las gafas de sol nunca me han gustado. Me gusta verlas y me gustan como complemento, pero prefiero que me de el sol en los ojos, quiero sentir toda la claridad del día. Hace unos meses he empezado a comprarme gafas de sol baratillas, como el que se compra una pulsera y casi nunca las llevo.
      En aquella época me pintaba el pelo algunas veces de cobrizo, de ese tinte que se iba con los lavados. Un gasto un poco inútil.

      Me gusta

  14. Joder que colección jaja. Yo empecé a usarlas hace 5 años, tengo un ojo tonto, el otro ve bien. Han sido mis únicas gafas hasta que me las ha roto mi hijo. Justo la semana pasada fuí a graduarme para pedir unas nuevas…ainsss que dolor de bolsillo.
    Las mias eran como las tuyas primeras, y ahora he cogido unas como las tuyas negras de pasta, me encantan!

    Me gusta

  15. Holi Sensi: Por algún motivo que ya no recuerdo llegué a tu blog, comencé a leer y ya no pude parar. Me encantó tu onda, así que me volveré visitante frecuente si me aceptas por estos lares. Comento en especial esta entrada porque me encanta la palabra “gafas” y, por consiguiente, me encanta la gente que la utiliza. En resumidas cuentas, me encanta tu blog, tus gafas y tú… Saludos 🙂

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario, agradezco mucho que personas que me acaban de encontrar se aventuren a dejarme unas palabras y te agradezco también que te hayas paseado por tantas entradas. Todo el mundo es bienvenido en este blog, así que siénteme en tu casa.😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s