Archivos Mensuales: noviembre 2015

Libro. Maldito Karma. David Safier

Estándar

maldito_karmaDice Pincher que le ha gustado mucho el libro porque se ha sentido identificado. No se si creerle, los perros tienen mucha imaginación.

Para el que no tenga ni idea de lo que hablo, haré un pequeño resumen.

Este libro cuenta la historia de una mujer de éxito que muere en un accidente y se reencarna en animal. Desde luego no le hace ninguna gracia, pero a nosotros los lectores si que nos parece gracioso. Es más, tengo que decir que el humor con el que está escrito el libro es justo el humor que me gusta. La manera de ver el lado práctico de las cosas, yendo al grano y buscando siempre soluciones para salir de situaciones complicadas.

Me he reído bastante. La manera de razonar de la protagonista, las conclusiones a las que llega, los planes que idea para cambiar el rumbo de su nueva vida, son geniales.

Conclusión, que me ha encantado, encantado, encantado, del verbo encantar. Ha sido chachipiruli y supermegaguay. Creo que estas definiciones son tendencia en esto de las críticas sobre libros.

Como el campo del humor es muy amplio, habrá a quién le guste, a quien le entretenga, a quien le parezca un ladrillo y a quien le encante como a mí. Si ya te has hecho una idea de cómo soy, sabrás si este tipo de libro es de los tuyos o no.

El final genial. Podría haber tenido múltiples finales, pero le doy las gracias al autor por haber elegido el que eligió.

Ya leí otro libro de este mismo autor, Jesús me quiere. Se ve que este hombre está obsesionado con el tema religioso. Hay que reconocer que todo lo relacionado con la religión da mucho de si, hay miles de libros que van de misterios, de reliquias escondidas, en fin, muy socorrido.

Si tengo que escoger uno de los dos, me quedo con Maldito Karma, más natural y capaz de llegar a un público más amplio.

Y ahora ya entenderéis a qué se refería Pincher. Pincher se ha leído el libro y dice que él en realidad no es un perro, que lo sospechaba pero que después de leerlo ya no tiene dudas. Que ha recordado que en su otra vida fue jefe de una organización. He intentado sonsacarle más datos, pero no ha habido manera, dice que no se acuerda de más, pero yo creo que no me lo quiere decir, a saber qué tipo de vida tuvo.

Pues si ha leído el libro, sabrá que se necesita buen karma para ir ascendiendo en la cadena evolutiva, debería dejar de gruñir a todos los perros que se encuentra por el camino. Debió ser un jefe mafioso, de los muy malos, porque si no, no se entiende la mala leche que le sale de vez en cuando.

¡Pincher, no muerdas a los perros, acuérdate del karma, el karma, Pincheeeeeeer!.

Relojes.

Estándar

reloj_decathlon

¿De qué puede ir la entrada de hoy?, de relojes, muy bien, veo que eres avispado.

Os presento mi nuevo reloj, un reloj que cumple con las 3 B, Bueno, Bonito y Barato. Lo he comprado en unos grandes almacenes de deportes. ¿En el Decathlon?, siiii, ahí mismo. Ya veo que hoy las pillas todas al vuelo. Soy fan de esta tienda. Lo que esta tienda vende no es ropa o accesorios para el deporte, lo que vende es ilusión.

Un día te levantas y piensas, lo que necesito para empezar a hacer deporte son accesorios deportivos. Y allí que te vas. Te impregnas de ese aire a naturaleza que desprenden sus pasillos, fotos de gente haciendo senderismo, fotos de gente montando en bici, fotos de gente esquiando. El caso es que en seguida te sientes el protagonista de esas fotos, piensas, ese podría ser yo. Así que te lías a comprar botas para el senderismo, abrigos para esquiar, esterillas para el yoga, zapatillas para correr, una tienda de campaña para hacer camping, unas mancuernas para hacer musculación en casa y todo porque has visto unas fotos de gente que se lo está pasando pipa haciendo deporte. Te han vendido la ilusión.

Pero no era de esto de lo que yo quería hablar, si no de relojes. Tengo mejores relojes que el de la foto, pero cuanto más bonitos son, más delicados son también. No me puedo duchar con ellos y por supuesto tampoco nadar. ¿Es que sueles ir a nadar?, no, pero si fuera o fuese no me lo podría poner. Tampoco puedo dormir con ellos porque son incómodos. Se me clavan en la piel de tal manera que cuando me levanto, al quitármelos para ducharme, veo que tengo un tatuaje de los eslabones, un tatuaje en relieve pero hacia adentro. Si en ese momento echara yeso en los huecos, podría sacar un molde del reloj.

El reloj es un accesorio que me llama mucho la atención y creo que es digno de estudio. En cuanto a complementos, las mujeres le dan mil vueltas a los hombres, tienen de todo, pañuelos, pulseras, anillos, colgantes, pendientes, bolsos y no sigo porque la lista es bastante larga.

Si pensamos en los hombres, el único accesorio diario y cotidiano que me viene a la cabeza es el reloj. Ya habrá algún listo que se esté acordando de los anillacos o cadenas de oro de los raperos. ¿Es que todos los listos leen este blog?. No hablo de tribus concretas, sino de la gran mayoría.

Aunque se supone que un reloj sirve para dar la hora, realmente eso es lo de menos. Si dar la hora fuera lo más importante en un reloj, Ronaldo no se forraría anunciándolos. El reloj, es el accesorio estrella de los hombres. Con un reloj marcamos el estatus social o eso creen algunos. A mi siempre me ha maravilado que haya relojes que cuesten un millón de euros. Pienso, pero de qué puñetas están hechos, por Dios, ¿es que hay un señor enano dentro que es el que mueve los engranajes y al ser todo manual se encarece?. Pues no, no es por eso. Puede que tenga un mecanismo suizo infalible, pero lo que hace que un reloj cueste un pastizal es el material del que está hecho, diamantes, oro, platino, materiales de esos que suelo tener en casa por todas partes.

Lo más gracioso es que puede que ese estupendo reloj mega caro no sea el reloj más cómodo del mundo, puede que sus eslabones te pillen los pelillos del brazo, o puede que su esfera sea tan grande que no te quepa la mano en el bolsillo, o que pese demasiado y se de siempre la vuelta, que para ver la hora tengas que mirarte la palma de la mano. Puede que te de mucho calor en verano o que te de escalofríos en invierno, puede que no sea sumergible. Entonces para qué sirven esos relojes?, yo que se, para lucirlo, supongo. Un artículo de lujo sirve para eso, para lucirlo o guardarlo en la caja fuerte.

Mucha risa con estos relojes, si, pero si ahora mismo me regalasen uno, no le haría ascos. Que se te va a clavar en la muñeca!. No te preocupes, ya si eso me lo quito cuando no me circule la sangre.

Así que concluyendo, estoy la mar de contenta con mi nuevo reloj, cómodo, sumergible, flexible, de un material noble donde los haya, plástico, plasticorum. Mi estatus social está ahora por las nubes!!.

Un año de posados.

Estándar

Madre mía, ya llevo más de un año posando con mis modelitos de turno.

Creo recordar que alguna vez he contado el origen de esta idea, pero para el que ande algo despistado voy a hacer un pequeño recordario.

La idea de posar no tuvo su origen en el blog.

  • No, si se notaba que esas ganas de mirar a cámara vendrían de antes, vete tu a saber de dónde, algún sueño de modelo frustrado!.

Que no estoy hablando de eso, lo que quiero decir, es que siempre he querido tener una base de datos de mi ropa. Cuántas camisas tengo, cómo son, de qué material, color, talla, marca y así con todo, con las faldas, los jerseys, los zapatos, bueno y el resto, no te voy a aburrir con una larga enumeración.

El caso es que siempre he tenido esa idea rondándome la cabeza. Para mi lo ideal sería tener una foto de cada prenda, de forma independiente, guardadas en un armario virtual y a través de un programa poder vestir a un yo digital en 3D, incluso poder darle vueltas a ese yo virtual para ver la prenda por todos los ángulos. Un programa en el que pudieras añadir campos como el número de veces que te has puesto un pantalón, o si es uno de tus favoritos. En fin, que el programa en mi cabeza es muy chulo, pero la realidad es otra cosa.

La idea era mucho más ambiciosa de lo que os he resumido aquí. ¿En qué se quedó todo?, pues en que empecé haciendo fotos de la ropa poniéndola en el suelo. Quedaba francamente mal, con ese aspecto tan poco atractivo jamás decidiría ponerme nada. Valía para formar el archivo digital, pero poco más. Luego empecé haciéndome fotos con la ropa puesta, de esta manera veía cómo me quedaba.

Antes de crear el blog ya tenía varias carpetas en el ordenador donde había guardado fotos de zapatos, bolsos, accesorios, pantalones, vestidos. Estaréis pensando que vaya trabajo, pues si, lo era, pero cuando haces algo porque te da la gana, con ilusión y con un objetivo, objetivo extraño lo se, la cosa se hace más llevadera.

Bueno, pues llegó el día en que creé el blog, un gran día por cierto. Decidí tímidamente posar para poder crear mi famoso armario digital en el blog. Los comienzos siempre son duros. Ahora que veo mis primeras fotos, me doy cuenta de que eran penosas. En las primeras ni siquiera enseñaba la cara, por aquello de preservar la intimidad. Después me dio igual y eso fue mi perdición, de no querer enseñar la cara a bailar, cantar o lo que se tercie. ¡Viva la desinhibición!.

Al principio realizaba una pequeña reseña hablando de la marca de las prendas, si eran de temporada o no y hablaba un poco sobre ellas. Después me fui animando y empecé a hacer posados más libres, dejando volar mi imaginación, como si me creyera modelo. Las fotos me sirvieron de inspiración para contar pequeñas historias de personajes inventados. Algunos looks me hacen pensar que estoy en la piel de otra persona.

Un look que me encanta y que siempre tengo en mente es el de la ejecutiva atractiva y exitosa, portando un bolso maletín, pelo recogido y una chaqueta con falda de tubo. Espectacular. Como no soy ni ejecutiva, ni emprendedora, ni mujer de éxito, lo que he hecho en alguna ocasión es vestir como ella. Hay que intentar hacer realidad los sueños, aunque solo sea en parte. Me he colocado una chaqueta, una camisa ajustada, una falta de tubo y unos buenos tacones, sin olvidar el pelo recogido. Y a dónde he ido de esta guisa?, pues a los mismos sitios de siempre, al trabajo, a la compra, al colegio, en fin, no quiero analizarme ahora, eso será para otra entrada.

Bueno, y llegados a este punto, creo que es hora de que veáis este pequeño video que resume un año de posados. Dura poco. Como diría un buen comercial, está a cinco minutos del centro.

 

Los hijos.

Estándar

ninos

A los hijos se les quiere muchísimo, sin embargo a veces los tiraría por la ventana.

Mis hijos han sido capaces de llevarme a todos los extremos posibles. Me han hecho llorar de impotencia, de frustración pero también me han hecho reír a carcajadas, son duros conmigo pero también saben dar abrazos que quitan las penas.

El día que nació el mayor, estuve llorando una hora de pura emoción. Se me pasaba la llantina, lo miraba y vuelta al lloro. Era tan poquita cosa y era todo mío, la primera cosa que sentí que era totalmente de mi propiedad.

Siempre he pensado que un hijo es el reflejo de sus padres. Está muy bien pensarlo cuando hablas de la generalidad, pero cuando se trata de tus hijos, la cosa cambia. ¿Cómo voy a aceptar que si por ejemplo mi hijo es un irresponsable es culpa mía?. Y una leche, si no es responsable la culpa es suya. ¿Quién es el irresponsable, yo?, no, pues entonces.

Qué fácil es hacer un diagnóstico ajeno y qué difícil hacer el propio. Ves cómo actua un padre con su hijo y rápidamente tienes el remedio a todos sus males. Yo haría esto, lo otro, claro, es que no le pone límites. Muy bien. Ahora aplícalo a tus hijos. No parece ya tan fácil, verdad?.

¡Cuántos programas de Super Nani me habré tragado!. Estaba claro, mis hijos no me hacían caso porque necesitaba las técnica de la Super Nani. Y ahí estaba yo, haciendo tablas para todo.

Tablas para conseguir que se vistiesen a tiempo para ir al colegio, tablas para que hiciesen los deberes, para que se bañasen, para que merendasen, para que no se peleasen. Tenía la casa llena de tablas por todas partes. Pues se ve que no era suficiente, a la Super Nani le funcionaban, pero a mi no tanto.

Para empezar, la Super Nani nunca levantaba la voz. Ya empezamos mal. Nunca perdía los nervios. Seguimos bastante mal. No amenazaba. Pero bueno, esta Super Nani era una blanducha. Vaya mierda de Super Nani, a tomar por saco las tablas, esto lo arreglo yo ahora mismo.

Niños, como no os vistáis ahora mismo os doy dos tortas que salís volando. ¿Que si funcionaba?, pues no, pero me quedaba mucho más relajadita.

Una de las razones por las que decidí tener un perro fue para tener la excusa perfecta para salir de casa. Salir de casa cuando ya no puedes más y deambular sola por ahí, no está muy bien visto, pero salir de casa con perro, eso ya es otro tema. Me vino de maravilla, cuando la cosa se torcía, Pincher y yo nos íbamos a dar una vuelta y si por casualidad coincidíamos con otra vecina paseadora de perro, pues mejor que mejor. Volvía suave como un guante, sin enfados y con la mente más abierta para solucionar conflictos.

Cuando alguno de mis hijos me imita, me doy cuenta de la poca paciencia que tengo. Hoy estaba explicándole un problema al pequeño cuando ha dicho el mayor, mamá, tu lo explicas muy difícil, se lo voy a explicar yo. Entonces ha hecho de mi:

  • Niño, cuántos son 5 por 3…. 15, son 15, venga, venga. ¿Cuánto me llevo?, que lo escribas ya!.

El puñetero me ha hecho reír.

Pero qué difícil es ser madre, buena madre, quiero decir.

Yo pensaba que si los tratabas a todos igual lo estabas haciendo bien, pero no, cada uno es distinto y necesita un tratamiento diferente.

Hoy he entrado en crisis y he pensado, se acabó, voy a dejar de ser madre, que se estrellen ellos solos, que se topen con los problemas y los solucionen, que se olviden de mi, ya no me voy a preocupar más. Pero después ha venido la calma y he vuelto a mi ser, sobre todo porque no puedo dejar de ser madre, no es un trabajo del que se pueda renunciar, es un trabajo a jornada completa, pero que muy completa.

Ahí los veo ahora tan tranquilos, como si no se hubiesen peleado en toda la tarde, ni se hubieran tirado las gomas y los lápices, ni hubieran discutido por invadir su trozo de mesa o por no compartir un trozo de salchichón.

Y cuando llegue la noche, se pelearán por dormir conmigo.

¡Pero cómo los odio y cuánto los quiero!!!.

 

Hola nuevo seguidor.

Estándar

Hoy quería hablar contigo, si contigo. Acabas de hacerte seguidor de este blog y quería contarte un par de cosas. Suena a reprimenda, pero no te asustes, no es nada malo.

Te cuento qué me pasa cuando veo en mi bandeja de entrada un mensaje que me informa de que tengo un nuevo seguidor.

  • Anda!, tengo un nuevo seguidor!, voy a ver quién es esta persona, ¿tendremos cosas en común?
  • ¿Dónde está el “Sobre mi”?, aquí, vamos a ver.
  • Voy a echar un ojo a lo que escribe.

La cuestión es que lo primero que hago es intentar recabar información acerca de ese nuevo seguidor. No porque me encante meterme en la vida de los demás, sino porque el objetivo de este blog, es charlar con la gente.

Se que hay personas que no comentan, que utilizan su blog como medio de desahogo, donde plasman todas sus inquietudes o sus reflexiones y no sienten la necesidad de intercambiar opiniones con otros blogs. En mi caso, no solo sigo un blog porque me gusten sus escritos, sino porque me gusta la persona que hay detrás de ese blog. Quien realmente me importa, eres tú.

Así que, si todavía no me hecho seguidor tuyo, puede ser porque no te conozca lo suficiente o porque no haya conseguido formarme una idea sobre ti.

Te animo a que comentes. Este blog es como un corrillo de amigos o conocidos, el típico corrillo que se forma en los descansos del trabajo, de clase, de una conferencia, en la salida del colegio, corrillos muy heterogéneos donde hay gente de todo tipo. En todos los corrillos siempre hay quien habla mucho, quien casi no participa pero le gusta estar ahí, está el gracioso, el listillo, el idealista, el comprometido, el rebelde, el clásico, en fin, no te estoy contando nada nuevo.

El caso es que me gustaría conocerte un poco más. Puede que surja la conexión entre nosotros y entonces te seguiré hasta el infinito y más allá.

¿Te he convencido?.

Se despide tu futura seguidora.

PD.: Para los que me seguís y ya os sigo, gracias por mostrarme un poquito de vosotros.

Cantando por Mecano.

Estándar

Acabo de terminar mi segundo video musical.

cantando_por_mecano

  • ¿Cómo describirías este segundo single?.
  • Es más íntimo, en esta canción doy a conocer una Sensi más cercana.
  • ¿Te sientes cómoda en este tipo de género?
  • Bueno, todavía ando experimentando, estoy abierta a cualquier tipo de música.
  • ¿Para cuando un disco?.
  • Creí que ibas a preguntar para cuándo el tercer single. ¿Un disco?, eso son palabras mayores, prefiero ir paso a paso.
  • ¿Qué le dirías a tus fans?
  • Que tengan paciencia conmigo y que espero que les guste.

Mis primeras gafas.

Estándar

mis_primeras_gafas_metalicas

No siempre he llevado gafas. A los 20 años me di cuenta de que por un ojo veía mejor que por el otro, fui al oculista y salí con estas gafas.

La verdad es que no fueron una gran elección. Por aquel entonces no tenía ni idea de gafas, no sabía nada de monturas ni de cristales y me compré estas gafas metálicas que pesaban bastante. Se me clavaban en la nariz y cuando me las quitaba me dejaban una señal que me duraba hasta el día siguiente.

Lo tenía claro, las próximas gafas que me comprara serían livianas, nada de monturas pesadas. Los cristales también serían de los más ligeros del mercado. Aprendí bien la lección. Busqué y rebusqué en muchas tiendas hasta que me hice con estas gafas sin montura.

gafas_sin_montura

Durante mucho tiempo estuve la mar de contenta, hasta que me harté de la sencillez y quise pasarme al color. Nada de estridencias, algo sencillo como un azul metalizado. Unas gafas metálicas pequeñas y ligeras.

gafas_metalicas_azules

Descubrí que por muy livianas que fueran las gafas, siempre me dejaban señales en la nariz, así que quise pasarme a las gafas de pasta. No arriesgué demasiado, la forma fue muy similar y el color también. En esta ocasión me compré unas gafas de pasta de color violeta.

gafas_pasta_moadas

Nada que objetar a estas gafas pero las modas cambian y los gustos también. De repente sentí la necesidad de tener unas gafas rojas. ¿Rojas?, si, rojas. Cuando vas a una óptica, es importante tener algo claro, el color, la forma, el material, algo. De esta manera, la búsqueda de tus gafas perfectas se hace menos tediosa.

gafas_pasta_rojas

Esto si que fue un cambio radical, se me veía de lejos. Una vez que entras en el terreno de las gafas llamativas, ya no hay vuelta atrás, todo vale y con todo te atreves. Por aquel entonces ya estaban de moda el dos por uno, así que con estas bonitas gafas rojas, me regalaron una negras. No eran nada del otro mundo, pero eran gratis.

gafas_pasta_negras

Me vinieron muy bien estas gafas negras. Las rojas no combinaban nada de bien con la barra de labios rosa y ya sabéis que soy muy fan del rosa.

¿Qué fue lo que se me antojó a continuación?, pues una gafas negras con personalidad, contundentes.

gafas_pasta_negras_amarillas

Creo que con estas gafas me colé, demasiado grandes. El problema que suelo tener al elegir las gafas es que están pensadas para cabezas normales, no para cabezas enanas como la mía. Cada vez que bajaba la cabeza para leer, las gafas se resbalaban por la nariz hasta parecer una simpática abuelita. Con estas gafas también venían otras de regalo, mis actuales gafas blancas.

Resultó que las gafas de regalo me gustaron mucho más que las que yo misma elegí.

gafas_pasta_blancas

¿Qué puedo decir de estas estupendas gafas?, que son perfectas. Tamaño adecuado, me encajan estupendamente, no se me caen, no se me clavan en ninguna parte, son diferentes, llamativas, con personalidad y hacen juego con todos los colores del mundo mundial. Puedo llevar los labios rojos, rosas, marrones o como me de la gana. Si es que solo le veo ventajas. Han pasado unos cuantos años desde que las compré y todavía no me he cansado de ellas, eso es muy buena señal.

Lo que está claro y lo habréis comprobado en todas las fotos, es que tengo una oreja más alta que otra y aunque intento torcer las patillas de las gafas para solventar este defecto de fábrica, no lo consigo del todo y se nota un pequeño desnivel.

Y ahora ya podéis criticar todo lo que os de la gana, no me voy a ofender en absoluto, todo lo que me digáis, posiblemente ya me lo haya dicho yo en alguna ocasión.

¿Tu también guardas todas tus gafas?.