Archivos Mensuales: octubre 2015

El paso del tiempo.

Estándar

paso_tiempoEl tiempo pasa para todos, sin excepción.

Recordé que tenía una foto de cuando me compré el chaleco amarillo del otro día y he querido hacer una mirada retrospectiva.

Suelo cambiar mucho de peinado, que si flequillo, que si corto, que si melena, que si raya a un lado, que si raya al centro. Viendo esta foto del pasado, me he dado cuenta que he cambiado mucho para volver al mismo punto de hace 15 años. Creo que esto confirma que la vida es un ciclo que da vueltas y vueltas. Repetimos errores, también aciertos y hasta peinados.

Me han dado fuerte las divagaciones sobre el tiempo. Ya solo falta esta reflexión:

¿A dónde vamos?, ¿de dónde venimos?.

Otoño. Look-85. Regreso al futuro

Estándar

otono_look85_botas_amarillas_chaleco_acolchado_amarillo otono_look85_chaleco_acolchado_amarillo

Regreso al futuro es el nombre de una película que todos muy bien conocemos. Michael J. Fox en el papel de Marty McFly y Christopher Lloyd en el papel del chiflado Doc.

La verdad es que nunca he entendido el nombre de esta película. Resulta que nuestros protagonistas se encuentran en un momento determinado m. Debido a una serie de circunstancias, Marty viaja al pasado, o sea, un momento anterior al momento m, llamémosle <m. Marty hace esto, aquello y lo de más allá en el momento <m. Casi al final de la película, nuestro Marty vuelve al momento inicial, o sea, m a secas.

Señores, ¿solo yo me he dado cuenta de que lo que ha hecho el señor McFly es volver al presente?, ¿qué es eso de regreso al futuro?, ¿de qué futuro me habla?, esto me crispa, me desasosiega, me inquieta, me desestabiliza, me corroe, me despista, me sorprende, vamos, que me cabrea.

Cada uno puede ponerle a su película el nombre que le de la gana, faltaría más, lo único que pido es un poco de coherencia. Puede que el creador de la película, director, productor, guionista o qué se yo, faltase a clase el día que explicaron los tres tiempos, pasado, presente y futuro. Vale, lo puedo entender, pero ¿nadie de su entorno tuvo las narices de decirle que el nombre no reflejaba la realidad de la película?. Lo dicho, vivo sin vivir en mi.

Aclarado este punto, hablemos del look, un look que me recuerda bastante a nuestro amigo Marty McFly. El chaleco acolchado fue una prenda muy de moda en los años 80. Las madres de aquella época compraban el abrigo completo, con mangas incluidas, pero lo que estaba de moda era quitárselas. ¿Que para qué puñetas sirve un chaleco de plumas sin mangas?, qué se yo, soy una más del montón, suelo sucumbir a las modas y tendencias sin platearme si la prenda tiene sentido o no. Que me gusta, pues me lo planto.

Este chaleco en concreto tiene ya unos años, alguno ya lo habrá imaginado, sobre todo por el color, creo que el amarillo no es tendencia este invierno. Pues me importa un pimiento, lo mismo sigo las modas como que no las sigo, pura anarquía. Ahora mismo el verdadero anárquico se está riendo en mis narices.

Con este look corro el riego de parecer una viejuna disfrazada de adolescente, lo se.

Alguien podría verme de espaldas por la calle, con mi carpeta en mano, con mi aire juvenil y podría pensar que soy una adolescente. Pero si ese alguien decidiese acercarse para preguntarme algo y en ese momento me diese la vuelta, zasca!, aparecería mi careto de viejuna. Susto asegurado. Pues qué quieres que te diga, haber elegido muerte.

Lo que no acabo de entender, es por qué la mayoría de mis looks me recuerdan a chicos. Ya podría haberme vestido con la típica falda de animadora, con la misma sudadera, unas zapatillas altas hasta el tobillo y unos calentadores. Pues no, tenía que parecerme al Marty éste.

Y siguiendo la misma sintonía de la película, voy ya a regresar al futuro que tengo que hacer la compra.

Nos vemos en el próximo viaje en el tiempo.

Otoño. Look-84. Ríe o llora

Estándar

otono_look84_vaquero_campana_chaleco_vaquero_bolso_flecos otono_look84_vaquero_campana

Ayer estuve viendo la serie Olmos y Robles. Creo que fue el último capítulo de la temporada.

Me encanta Pepe Viyuela, cómo es capaz de pasar del humor a lo sentimental. Es una línea muy fina la que separa la tragedia de la risa, imagino que porque en una situación difícil, la risa es lo que te descarga, lo que te libera. Pero no me gustan las comedias esperpénticas o escatológicas, lo que de verdad me gusta son las comedias sentimentales, donde lloras y ríes a partes iguales.

En esta misma línea tenemos a Paco Martinez Soria. Si, lo se, este hombre es de otra época, pero manejaba como nadie el drama y la comedia. Sus películas eran muy típicas, la familia, los hijos que no se hablaban, el pueblo. Da igual las veces que vea una de sus películas, siempre me hacen llorar.

Sin embargo, las películas de risa, que solo son de risa, como Aterriza como puedas, no me sacan ni unas sola sonrisa y es porque no me llegan al corazón. Creo que ese es el secreto de una buena comedia, saber aunar sentimientos y situaciones cómicas.

Recuerdo cuando vi la película Naúfrago en el cine, que hubo momentos en los que no podía parar reír. El resto del público de la sala no veía la historia como yo, se les veía bastante serios, pero es que había escenas penosas que rozaban lo cómico, por lo menos yo lo entendí así.

Un claro ejemplo en la vida real donde se mezclan las risas y los llantos es en un velatorio. Siempre hay algún familiar que destensa el ambiente contando alguna anécdota divertida. ¿Una falta de respeto?, yo no lo veo así, lo veo como una aportación positiva a un momento dramático.

Y nada más por hoy. ¿Qué cual es mi mensaje?, pues no se, podría ser, “ve al cine a ver comedia” o “hazte fan de cine de barrio” o “si quieres reír ve a un velatorio”.

Vamos, que no tengo mensaje.

La tapadera.

Estándar

Para los que leéis este blog, os voy a hacer una aclaración de lo que vais a encontrar a continuación.

No se si fue Henar la que empezó esta historia, historia que continuó Besta, que prosiguió Amalaidea, que aclaró de nuevo Henar, que matizó Antonio, que detalló Chus y de la que Oscar dio su propia versión. Por alusiones, ahora es mi turno. Voy a dar luz a todas las sombras que hayan podido quedar.

Esta es mi verdad.

latapadera

Todo empezó hace un año, cuando Seguridad Nacional me asignó esta misión. No os puedo desvelar mi verdadero nombre, solo puedo decir que mi nombre en clave es Sensi. Llevo un año infiltrada, estudiando conductas sociológicas, patologías asesinas y actividades delictivas.

Recibí órdenes claras, crear un blog que me sirviera de tapadera y aparentar ser una persona afable y cercana para poder ganarme la confianza de todos aquellos sujetos susceptibles de ser vigilados, observados y analizados. No fue una misión fácil.

  • Señor, cómo me ganaré la confianza de los sospechosos?
  • Para empezar, deberá usted hacer algún posado, eso gusta mucho, dicen nuestros expertos en redes sociales que el postureo tiene muchos adeptos.
  • Pero Señor, yo siempre voy de uniforme, creo que esta misión no es para mi.
  • Usted va a hacer lo que se le mande y si le digo que pose, pues posa.

Con que postureo, se van a enterar de lo que es posar, nada se le resiste al superagente 86.

  • También debería hacer usted alguna actividad ociosa, que sea de interés para los sospechosos, como cantar, bailar, arreglar cosas.
  • Pero Señor, no he cantado en mi vida, está usted seguro de lo que dice?.
  • Si le digo que cante, pues canta, está claro?.
  • Clarinete.
  • ¿Cómo dice?.
  • Digo…, sí Señor.

Pero éste hombre qué se piensa, que soy un mono de feria?. Me parece que con ésta estrategia, más que ganarme la confianza de los susodichos voy a ser el hazmerreir del mundo virtual.

Menos mal que Pincher va a estar conmigo en esta misión.

Su verdadero nombre no es Pincher, se trata del superagente Charlie. Si, aquí todos somos superagentes. Se trata de un perro bien adiestrado, ha recibido el mejor entrenamiento de alto rendimiento en combate, está preparado para inmovilizar a cualquier sospechoso si fuera preciso. Se comporta como un perro normal fuera del trabajo, pero cuando está de servicio, es un arma letal.

Los dosieres a los que hace referencia el señor de la Luna Escarlata, son solo humo, los verdaderos están en mi poder. He ido recabando información a lo largo de todo este año. He llegado a la conclusión de que el cerebro de esta red de asesinos es Henar. Lo supe desde el momento en que la conocí, algo escondía bajo esa apariencia inofensiva. Su socio Chus, también es muy peligroso, carga a sus espaldas múltiples asesinatos, suele llevar el maletero lleno de armas y utensilios punzantes destinados a torturar a sus víctimas.

Fue una suerte conocer a Oscar, una persona amable que gozaba de la confianza de su comunidad. El no lo sabía, pero entre sus seguidores se escondían los sujetos más peligrosos. Al principio sospeché de él, pero finalmente descarté que estuviera implicado.

Y ahora la pregunta del millón. ¿Qué hacía en la furgoneta el día D, con Pincher, Oscar, Lottar, Besta y compañía?. No tengo autorización para decirlo, es alto secreto y está clasificado. Solo espero poder detener a los sospechosos cuanto antes, porque mi jefe me ha sugerido que podría aprender a hacer volteretas en la cama elástica, dice que con eso ganaría muchos seguidores.

Eso si que no, por ahí no paso.

Cantando por Amaral.

Estándar
Cantando por Amaral.

Como lo prometido es deuda, os traigo un video donde podréis comprobar mis dotes musicales. Ahora entenderéis por qué no me he presentado todavía al concurso de La Voz.

He intentado hacer un video musical utilizando una idea ya existente. Era la idea que mejor se adaptaba a mis posibilidades, dadas las limitaciones de mis recursos. El soporte magnético para el móvil ha sido crucial para la realización de este video.

La canción elegida para mi debut ha sido “Cómo hablar”, de Amaral. ¿Por qué ésta y no otra?, pues por nada en particular. La profesora de canto me la sugirió para que la trabajase en casa y eso es lo que he estado haciendo, practicando y practicando. “¡Pues deberías haber practicado más!”. Ya está el listo de turno haciendo leña del árbol caído.

Espero no decepcionaros en demasía. No hace falta que me digáis que no canto bien, eso ya lo se. Intentad ver el video con mente abierta, pensando que podría haber sido peor.

Para minimizar los errores cometidos al cantar, me he hecho los coros, es decir, escucharéis mi voz por duplicado, como si dos hermanas gemelas cantasen a la vez. Sensi y su gemela Sensi.

Que os sea leve.

Soporte magnético para tu smartphone.

Estándar

magnetic_supportYa se que he dicho que iba a estar algo ocupada, pero esto no me llevará mucho tiempo.

El otro día compré un soporte magnético para mi teléfono. ¿Que para qué?, pues para dar solución a mis ocurrencias. El caso es que necesitaba algún invento para colocar el móvil en el salpicadero del coche, así que fui al hiper que tenía más cerca en ese momento y compré un pequeño artilugio, consistente en un imán con adhesivo para pegarlo al salpicadero del coche y dos bandas metálicas para pegarlas en la funda del móvil o en el propio móvil.

uso_magnetic_supportTodo muy bien, muy práctico, muy fácil, muy bonito, pero entonces vino la pega.

Abro el paquete, saco el imán y cuando me dispongo a pegarlo en el lugar que te sugiere la bonita foto, resulta que mi coche no tiene ni un puñetero hueco en esa zona. Tengo la radio, los botones de la radio, las rejillas por donde sale el aire, la ranura para el Cd y el volante. Pues bien empezamos.

salpicadero_coche

La verdad es que el inconveniente me hizo dar con una solución mejor. Puse el imán en la parte horizontal del salpicadero, utilicé una vieja funda de mi móvil, la pegué con el pegamento que te deja siempre restos en los dedos más duros que una piedra, bien lo sabe cmacarro, y le puse las bandas metálicas. Asunto resuelto.

Bueno, bueno, bueno, qué soporte más profesional tengo ahora!. Cada vez que ponga el navegador en el coche, no tendré que mirar de reojo al hueco del cenicero, que es donde lo ponía siempre. Podré ver lo que me dice la señora del navegador y tendré menos dudas. No creo que esto me libre de coger la salida equivocada porque la señora esa se suele explicar muy mal.

funda_soporte_movil funda_soporte_movil_salpicadero

Mi vida ha mejorado enormemente y no quería dejar de compartir esta estupenda experiencia con todos vosotros.

Si no tenéis una funda vieja que estropear, no merece mucho la pena, porque entre el imán que vale unos 11 euros y la funda que son otros 10 o más, la broma te sale cara.

Seguro que nadie tiene un soporte tan molón como el mío y si lo tiene, pues me alegro por él que no soy envidiosa.

¡Oye tu, haz el favor de buscarte otro soporte que la idea fue mía!, ¡copiota!.

Aviso Navegantes.

Estándar

Aunque se que nadie me ha pedido explicaciones por no interactuar en el mundo virtual durante el fin de semana, el lunes y casi el martes, os lo voy a contar, porque ya sabéis que soy muy de regalar información que nadie me demanda.

Para empezar, el fin de semana he estado haciendo vida familiar, nada en particular, un poco de sofá, ver la tele, comer palomitas, leer revistas, hacer el vago, no hacer las camas, lo normal. El lunes estuve todo el día grabando una canción que intento cantar sin parecer demasiado patética. Después de repetir la canción unas cuantas veces, utilizar un programa de edición de música para modificar pistas, volumen, duración, etc., llegué a la conclusión de que el resultado era una caca de la vaca, sobre todo después de estar viendo La Voz Kids. Eso me dejó totalmente fuera de combate. Los niñitos estos ya cantan como los ángeles con solo 10 años y yo no consigo sonar medianamente bien con 42 años, una pena. Pero no desisto, tendré que seguir intentándolo hasta obtener algo que no produzca daños irreversibles en los oídos.

Y por último, tengo pendiente entregar un trabajo del master que hice antes del verano. Este comentario ya se que raya un poco, no me gusta como suena, es como si pretendiera venderme al señor de Recursos Humanos, pero para que veáis que no me estoy promocionando, no os voy a decir de qué era. Ya se que he tenido bastante tiempo para hacerlo, todo el verano más septiembre y octubre, y eso me corroe por dentro. Y para más inri, hoy he empezado otro master en la misma escuela y me ha dado vergüenza pasearme por allí sabiendo que no había entregado los proyectos. El profesor nos ha dicho que le gustaría ver qué hemos hecho en otros cursos y ahora de repente me han entrado unas prisas horrorosas por ponerme al día. Así somos, solo actuamos bajo presión.

Así que me encuentro en un momento en el que debo parar mi actividad frenética y centrarme en atar los cabos sueltos.

Intentaré estar lo más activa posible en el mundo blogosfera, pero sin prometer nada. Lo peor de todo es que cuando no te apetece hacer algo, lo vas posponiendo hasta el infinito y más allá. Siempre encuentro algo mejor que hacer, como por ejemplo reírme con vuestros comentarios.

Bueno, ya está bien de tanta conversación, me pongo al lío.