Tu nombre.

Estándar

lunes

No se si alguna vez os habéis parado a pensar en vuestro nombre, en lo que significa para vosotros y en el efecto que os produce cuando alguien lo pronuncia. Yo me he parado a pensar en esto y en otras muchas cosas más, pero centrémonos en el tema que nos ocupa.

Para mi, mi nombre es Sensi. Ya se que me llamo Asunción, pero cuando alguien se dirige a mi por Asunción la sensación es extraña, es como si llevara un escudo que me protegiera, me ves, pero no puedes acceder a mi. Sin embargo, con Sensi ya es otra cosa. Para empezar, si me llamas Sensi es porque te lo he dicho yo, no lo verás escrito en ninguna parte, ni en mi DNI, ni en las facturas, ni en las autorizaciones que firmo como madre de mis hijos, ni en el Facebook, ni en el Linkedin, ni en una reserva, ni siquiera en mi firma, ni … ya vale, creo que lo habéis entendido.

Con lo cual, si os dirigís a mi por Sensi, eso denota cierta cercanía y yo lo percibo así. En el curso que estoy haciendo, le aclaré al profesor que aunque me llamaba Asunción, podría llamarme Sensi. ¿Y qué ha hecho este buen hombre?, llamarme Susi, lo que me faltaba. Ya no soy ni una cosa ni otra, soy un híbrido en tierra de nadie. Y aunque se lo he corregido hasta en dos ocasiones, parece que ya no hay remedio, se le ha quedado el Susi incrustado en las neuronas y no sale de ahí. Así que he desistido y seré Susi durante unos cuantos meses, mira tu que bien.

En fin, no me quiero desviar del tema. Lo que os quería comentar es lo que me pasa por la mente cuando alguien me saluda por mi nombre. “Hola, Sensi”. Es una sensación placentera, que me engrandece y me deja estupefacta. Por un momento me siento más feliz y eufórica. Siempre me maravillo de que sepan mi nombre. Y qué contesto yo?, un simple, seco y aburrido “Hola”. ¿Cómo se puede ser tan desagradable?. Esa persona me ha saludado por mi nombre, me ha hecho saber que me conoce, ha establecido una relación de cercanía y yo no he sido capaz de devolverle lo mismo que he recibido. Y no es que no me sepa su nombre, pero simplemente no me sale, no me viene de manera espontánea y entonces me digo a mi misma, “eres de lo que no hay”, y prometo enmendarme para la próxima vez. Hasta ahora no lo he conseguido pero sigo trabajando en ello.

Después de estar estudiando este fenómeno durante algún tiempo, he concluido que debo ser algo rara porque veo que mucha gente se saluda por el nombre, sin darle mayor importancia, mientras que yo, estoy aquí dándole vueltas al asunto.

Otro tema relacionado con el nombre es el hecho de coincidir con alguien que se llame como tu. Yo no se a vosotros, pero a mi no me gusta ni un pelo. Aunque es solo un nombre, también es un trocito de mi y si alguien se llama como yo, que soy? una copia?. Puede que tampoco os hayáis parado a meditar sobre este tema. Vaya hombre, no os paráis a pensar sobre nada, vivis a lo loco.

Y hablando de todo un poco, voy a soltar aquí un par de reflexiones más que no tienen nada que ver con lo anterior, pero que como no me cuesta nada, ahí van.

Si alguien te dice: “Dale recuerdos a tus padres”. Tu tienes que contestar: “De tu parte”. ¿No hay otra cosa mejor que decir?, no me gusta nada decir eso. Yo suelo decir algo así como: “vale”, ” de acuerdo”, o muevo la cabeza asintiendo. Si te paras a pensar en la frase “dale recuerdos”, eso no tiene ningún sentido. Dale un abrazo, un beso, salúdalos, eso si,… pero dar recuerdos, los recuerdos no se dan, los recuerdos se tienen, he dicho.

Y por último, voy a comentar cómo se juega un partido de padel. No me he vuelto loca, creo que viene al caso.

Tu estás ahí con tu compañero o compañera, porque el padel se juega en parejas, y cuando le das bien a la pelota, haces un buen punto o consigues que el rival falle, tu compañero te dice: “muy bien, Sensi”. Yo esto lo desconocía por completo, pensaba que te ponías a jugar, intentabas responder todas las bolas y ya está. Pues no, hay que felicitar al compañero cada vez que lo haga bien. Yo me sigo sintiendo incómoda cada vez que me felicitan porque hace que mi ego crezca. Hay que saber recibir halagos, no es nada fácil mantener el tipo mientras otros te dicen cosas agradables. La cuestión es que por fin he conseguido felicitar a mi compañero por cada buen golpe. Al principio cuesta, pero con práctica todo se consigue.

Y creo que por hoy ya esta bien, no os quiero agobiar con más pensamientos profundos y transcendentales. Otro días más.

Anuncios

»

  1. 😀 😀 😀 Leyendo lo que expones, pensaba… es difícil que encuentres a otra persona que se llame Sensi, por lo que es difícil que des con una “copia” de ti. Pero no quiero ni pensar en las cármenes, juanes, lucías, marías, josés… de este país 😉
    Pasa un lunes genial.

    Me gusta

    • En Madrid desde luego no, pero en Córdoba es más normal. En mi familia hay unas cuantas Sensis y en el instituto coincidí en una ocasión con otra tocaya. Y si paseas por la calle, encontrarás “Droguería Sensi”, “Peluquería Sensi” y creo que hay una reportera en el CanalSur que se llama Sensi. Tendré que preguntarle a mi hijo qué se siente siendo un Daniel, porque de estos también hay unos cuantos.

      Le gusta a 1 persona

      • Es que eres la primera cordobesa que conozco con ese nombre y nunca había oído ese diminutivo. De hecho, hasta que lo aclaraste un día en un comentario, ni idea de dónde provenía 🙂
        Daniel, ¡bonito nombre! Seguro que sabes que su significado es “Dios juzga” Pero quizá no sepas que es un nombre muy antiguo y que ya lo llevaba el protagonista de un libro, “Epopeya de Daniilu”, del siglo XIV aec.

        Me gusta

  2. Cuesta acostumbrarse a felicitar en los golpes de padel, Sensi, pero es una forma de motivar a tu compañero y que no decaiga el ánimo, para algo son un equipo: si tú no respondes en el juego, él también pierde. Sobre “mandar recuerdos”, yo lo veo como “recuerda que me viste y coméntaselo a tus padres, así saben de mí”. Yo siempre respondo: “Por supuesto, aunque seria mejor que pasaras por casa. Encantados estarán de prepararte un café” 😉

    ¡Feliz lunes, Sensi!

    Me gusta

  3. Que verdad es que hay que saber recibir los piropos que te dicen otras personas, no es fácil, o por lo menos para mi. Me ha llevado años, pero creo que al final, aunque con muchísima vergüenza, los voy aceptando, y siempre acabo dando las gracias por ello, algo que me enseño una amiga, que ya no esta con nosotros, y que sabia mucho del tema. Me ha encantado tu reflexión. Un besazo

    Me gusta

  4. Hola Sensi, me ha gustado tu artículo… yo también he pensado a veces en ello. Que alguien te llame por tu nombre da sensación de cercanía, y siempre agrada. Mi nombre de pequeña y de jovencilla no me gustaba nada, me parecía muy serio, de hecho la familia y personas cercanas de siempre me llaman Merche, y lo de Mercedes a veces me parece que no soy yo 🙂 pero es el nombre que puse cuando empecé en esto de internet, y ahí queda, es algo así como mi “nick”… pero me pasa algo parecido a tu Sensi/Asunción. Es algo curioso, pero creo que le pasa lo mismo a bastante gente.

    Me gusta

  5. Enhorabuena por tu blog, lo que he visto hasta ahora me ha encantado, y este post en especial, ¡el nombre imprime carácter” Perdona, no me presenté, soy Chelo (aunque el nombre verdadero es Consuelo). Me identifico con cualquiera de los dos 🙂
    Tu comentario en el blog de Mara, me trajo hasta aquí. La verdad es que hacéis auténticas obras de arte, se nota que los “cuidáis” y eso me encanta en un blog, aunque requiere tiempo y esfuerzo.
    Besos

    Me gusta

  6. Si no te sale responder con el nombre puedes decir el “Hola” con ritmillo, con una entonación, como si lo estuvieras cantando. Eso lo hace menos seco y más agradable. Yo lo hago pero creo que no funciona demasiado porque mi voz será cualquier cosa menos dulce… Me gusta mucho tu blog, por cierto. Un abrazo Sensi!

    Me gusta

    • Madre mía, te has paseado por todas las entradas y has estado soltando me gustas a diestro y siniestro. Pues muchas gracias.
      Aunque dije que practicaría con eso del Hola …, no he progresado mucho. Lo compenso con una gran sonrisa y salgo del paso.
      Has vuelto loco al wordpress, me acaba de felicitar por esa cantidad de likes que acabas de hacer. Me estás rompiendo las estadísticas, jajaja.

      Le gusta a 1 persona

      • Jaja, no, a diestro y siniestro no, a las que me sacaban una sonrisa. A algunas no me atrevía a contestar porque no quería ponerme pesado el primer día y dejarte 12 comentarios, dejaba sólo el rastro del ‘me gusta’ como un ‘Oscar estuvo aquí’, jajaja.
        Bueno, tienes una sonrisa muy bonita, así que seguro que es más que suficiente.
        Jajaja, si quieres sigo, y bates un record personal!! 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s