Archivos Mensuales: marzo 2015

Invierno. Look-52. Marinera

Estándar

invierno_look52_blanco_rojo invierno_look52_marinera

Yo que pensaba que iba de marinera y parece que he salido al escenario con una boa para hacer un espectáculo de cabaret. También me veo un poco Diva de los años 50. No me caigo nada bien viendo estas fotos.

El pañuelo lo compré el otro día por 5 euros en el outlet de parfois. Y tan contenta que salí de la tienda.

Parece que próximamente van a bajar las temperaturas, así que me olvidaré de la manga corta y de ir tan fresquita. No pasa nada, no tengo ningún problema con alternar las botas y las sandalias.

La ropa blanca me gusta mucho. Es increíble la cantidad de blancos que hay. De repente te pones una blusa supuestamente blanca que cuando la quieres combinar con esa falda blanca y azul tan mona que tienes en el armario, resulta que la blusa tiene un tono más hacia el beige y no queda bien con la falda. Habrá a quien no lo importe, pero a mi si. Si no es igual, no es igual.

Pero en esta ocasión llevo dos prendas blancas de verdad, del nuclear, ni roto, ni perla, ni hueso ni ningún otro pseudoblanco. Me gustaría tener el armario de Miranda, la mujer de Julio Iglesias. No debe de tener muchos problemas para elegir qué ponerse. ¿Qué me pongo, la blusa blanca, la camiseta blanca, el jersey blanco o el vestido blanco?. Difícil decisión. Bueno, a lo mejor eso sería demasiado, también me gusta el verde, el rosa, el azul, no puedo dar de lado al resto de colores, pero sin duda, el blanco es mi preferido.

Bueno, pues os dejo, que me están llamando para firmar unos autógrafos. Acabo de rodar una película en Italia y estoy en plena promoción.

Ciao.

Pantalón de edc, chaqueta de c&a, pañuelo de parfois, cinturón de trucco, camiseta de massimo dutti y gafas de day&day.

Anuncios

La teoría de las bolsas.

Estándar

El mundo de las bolsas es un mundo complejo. Existen bolsas de muchas clases: de plástico, de papel, de tela, y de muchas categorías: del super, de marca, de basura y las de el corte inglés.

bolsas_papel_marcasHay quien atesora bolsas de marca. Las bolsas de marca son las que se encuentran en lo alto de la pirámide en las categorías de las bolsas. Gozan de buena crítica, nadie le hace ascos a una bolsa de marca. Bueno, eso no es verdad, porque yo las odio. A lo mejor odiar es una palabra demasiado fuerte. Simplemente no las quiero para nada. Las bolsas de marca están hechas con un papel grueso, casi de cartón, que disponen de unas asas hechas con cuerdas resistentes, que incluso llevan unas arandelas para que la cuerda no rompa la bolsa a la primera de cambio. ¡Que monas!. Pues no las quiero. Me gusta cuando al comprar algo me entregan el producto en una de estas bolsas bonitas, pero que hago con ella cuando ya estoy en casa y he guardado lo que llevaba dentro?. Sólo le veo inconvenientes.

  • No pueden reducir su tamaño. Si la bolsa mide X, al doblarla seguirá midiendo X.
  • No se pueden apilar. Si intentas poner una bolsa encima de otra, los bonitos cordones, con sus bonitas arandelas tropiezan unas con otras, obteniendo una pila de bolsas con poca estabilidad, que cuando quieras coger una, el resto se te echará encima.
  • No soportan mucho peso. Son bolsas bonitas que no admiten ni siquiera el peso de tres cartones de leche. Claro, los diamantes no suelen pesar tanto.
  • Tienden a desaparecer. Son bolsas tan bonitas que las guardas muy bien por si en alguna ocasión te vuelven a hacer falta. Jamás vuelves a verlas, sobre todo si las estás buscando.

bolsas_telaHablemos de las bolsas de tela. Esas ya me van gustando más. A estas les he encontrado múltiples aplicaciones.

  • Como bolsa para los zapatos. Cuando tienes que meter los zapatos en la maleta son muy útiles. Cada par de zapatos en su bolsita de tela correspondiente. Ay, que me emociono!.
  • No ocupan nada de espacio. Las puedes almacenar bien planitas o enrolladas como si se tratasen de toallas de spa.

Y si la bolsa en cuestión tiene cremallera, eso ya es el súmmum de gusto. Ahí ya puedes meter ropa sucia, más zapatos, las joyas de la corona (las baratijas del cajón), los fulares, la muda para el gimnasio o yo que se. Qué es esto,  un dos tres responda otra vez?.

bolsas_superQué me dices de nuestras amigas bolsas del super que tanto años nos han acompañado, hasta que tuvimos que empezar a pagar por ellas?. Uy…, aquí se que voy a generar polémica porque para mi, una bola del super es simplemente una bolsa del super, para hacer la compra y poco más. Jamás usaré este tipo de bolsas como bolsa de basura. Ala, ya lo he dicho. ¿Cómo te has quedado, cómo te has quedado?.

No señor, odio usar bolsas del super como bolsas de basura. Menos mal que ahora cuestan dinero y ya tengo una excusa.

Razonamiento:

Las bolsas del super nunca son del tamaño de tu cubo de basura, siempre son más pequeñas. Si intentas encajar las cuatro esquinas de la bolsa entrarás en bucle y te volverás loca porque es imposible. Ajustas de un lado y se te va del otro. Consigues el otro y se te va del primero. Solución, dejas una esquina suelta…..ahhhh, peligro, peligro. Has dejado un hueco entre la bolsa y el cubo. Crees que no importa, no pasa nada, pero te equivocas, llegarás con un plato lleno de restos de comida, con una mano sujetarás el plato y con la otra arrastrarás la comida hacia el cubo y en ese preciso momento, la bolsa se desvanecerá, caerán las orejas que tiene por asas, hacia adentro, cayendo toda la comida en la puritita asa. Cuando llegue el momento de hacerle el nudo a esa condenada bolsa, maldecirás, te mancharás, gruñirás y no sabrás a quién echarle la culpa.

Pero puede que lo que te pase sea que la comida caiga por el lado en el que la bolsa no ajusta al cubo. Entonces, cuando llegue la hora de quitar la bolsa, verás que en el fondo del cubo descansa una masa oscura, desagradable, mal oliente, pringosa, que tendrás que limpiar. Y entonces maldecirás, te mancharás, gruñirás y no sabrás a quién echarle la culpa.

He pasado muchas veces por estas situaciones y un día dije: “A Dios pongo por testigo que nunca más volveré a mancharme la manos con las orejas de la bolsa del super”.

A partir de ese momento empecé a comprar bolsas de basura y me hice experta. No compro cualquiera, solo lo mejor de lo mejor. Con autocierre, antibacterias, perfumadas y si es posible que no sean negras.

Efectivamente, aquí es cuando el lector se da cuenta de que la narradora está para que la encierren. Pero voy un paso más allá. Muy importante que la bolsa de los envases sea de otro color que la de restos orgánicos. Ahora ya soy feliz. Bolsa ajustada, perfumada y distintos colores. Lo que cualquiera querría tener debajo del fregadero.

bolsa_elcorteinglesY por último, nuestras queridas bolsas de el corte inglés. Cualquier cosa que vaya en estas bolsas inmediatamente se convierte en algo valioso. Puedes llevar una mierda de perro que nadie lo pensará. Son las bolsas camuflaje. Que te has quedado en casa de alguien y llevas unas bragas sucias?, no pasa nada, las puedes llevar sin problema en esta bolsa, porque nadie lo imaginará, porque es de el corte inglés y ya con eso es suficiente.

Estoy convencida de que cada uno de vosotros tiene sus propias manías con esto de las bolsas. Es un mundo lleno de misterios sin resolver.

El protagonista nunca muere.

Estándar

Me encanta ver películas donde se sabe que el protagonista nunca muere.

protagonista_accionEste tipo de películas siempre las veo con toda la tranquilidad del mundo. Incluso cuando salen escenas peligrosas, de miedo, donde pasan cosas horribles, la gente muere por todas partes, siempre pienso: “no te preocupes, que el protagonista nunca muere”, y entonces me relajo y sigo disfrutando de la película.

No me gustan las películas en las que pasas dos horas empatizando con el protagonista, queríendolo, haciéndote su amigo, sufriendo con él y al final muere. Pero bueno, qué clase de tortura es esta?, a caso esto es la vida real?, no estaba viendo ficción?.

No señor, prefiero esas películas de acción, donde al protagonista le explota una bomba y de un salto se salva, o está rodeado de 100 enemigos que disparan sin tregua y ninguna de las balas le roza. Eso si, él acaba con todos, por qué?, porque es el protagonista.

En este tipo de películas cada personaje sabe cuál es su papel. El malo malísimo siempre corre más que la chica que huye, aunque vaya con la pierna rota y le sangre la barriga. El malo malísimo, se levanta del suelo en el último momento, cuando el protagonista lo da por muerto y le da la espalda. Todos lo sabemos y aun así nos sobresalta. Yo soy de las que se tapa los ojos con una mano y deja los dedos separados, para poder ver algo.

Me encantan estas películas y aun así no paro de decir: “si hombre, venga ya, pero si eso va en contra de las leyes físicas“. Un coche que salta desde una terraza no describe una curva ascendente hacia el cielo, si no que se precipita al vacío y pega un porrazo en el suelo. Pero no importa, me gusta ver cómo el coche describe una curva imposible y cae en la terraza del edificio de en frente, cayendo milagrosamente con las ruedas traseras. Ya puestos a infringir leyes físicas, qué más da!.

En la última película que he visto, los malos destrozaban una casa de madera a balazos. Pero los protagonistas no sufrían daños. Salían de la casa como si allí no hubiera pasado nada. Y mientras veía el tiroteo, no paraba de decir: “si hombre, venga ya, que pasa?, que tienen los cuerpos más delgados que el papel de fumar y por eso no le dan las balas?”.

No escarmiento, si no comento, reviento. Lo siento por el que está a mi lado, porque no me cayo ni un segundo.

Y así termina la película, con el protagonista sano y salvo, y yo, más que satisfecha, esperando poder comentar la siguiente.

Invierno. Look-51. Primaveral

Estándar

invierno_look51_primaveral invierno_look51_pañuelo

Para estos días tan primaverales he sacado mi vestido camisero que parece un camisón. Bueno, no exactamente, pero le da un aire. Como el camisón que llevaba el Sr. Scrooge en “Cuento de Navidad”. Solo me falta sostener el candelabro.

El pañuelo me encanta, es extragrande y muy suave, de los que se te deshace el nudo poco a poco sin darte cuenta y se te va bajando un pico más que el otro por el cuello, hasta que de repente hay alguien que te dice por la calle: “eh!, que pierdes el pañuelo!”.

Pero eso no me va a pasar porque he tomado precauciones, le he dado una vueltecita y de vez en cuando le voy echando un ojo.

Y atención, ni medias ni nada, piernas al aire. En cuanto tengo ocasión me las quito. Las medias no traen nada bueno, pican, la goma siempre se te clava en la cintura cuando te sientas, fabricando dos barrigas, la que va por encima de la goma y la que va por debajo. Si no son de tu talla, se te van bajando hasta que las llevas al estilo cagancho. Este estilo es el que acostumbran a llevar los bebes con pañales cuando les pones unos leotardos.

Pero si te las subes mucho para evitar este efecto, resulta que ejerces mucha presión sobre el dedo gordo del pie y éste, en su obsesión por quedar libre, va haciendo mella, poquito a poquito, hasta que consigue su objetivo, que es dejarte el dedito o el dedazo al aire. Odio tener un agujero en el dedo. Cuando me quito los zapatos y descubro el terrible agujero, lo miro con odio, como si el dedo gordo del pie tuviera criterio propio, y su misión fuera hacerme la vida imposible. Lo miro y le digo: “la próxima vez no lo vas a conseguir, voy a encontrar un remedio y te vas a enterar”.

Así que, si…, hoy no llevo medias y me siento libre como el viento, con el airecillo corriendo libremente y sin preocuparme por los enganches y las dobles barrigas.

 invierno_look51_vestido_primaveral invierno_look51_cazadora

Y si tengo las piernas blancas, a quién le importa?. A mi no, desde luego. Debemos ser todos morenos en esta vida?, no lo creo.

 

Vestido de mango, botas de benetton, cazadora de Bogotá, pañuelo de h&m y pendientes de parfois.

 

Look dominguero vs Look de domingo.

Estándar

invierno_look_dominguero invierno_look50

Está claro que no es lo mismo ser un dominguero que ir de domingo.

El dominguero se coloca el chandal y no para hacer deporte. El dominguero se pone el chandal para tareas tales como pasear al perro, lavar el coche, comprar el periódico o caminar en una mañana soleada. Y si se viene muy arriba, puede pasar el día en el campo con un bocadillo de tortilla o un filete empanado.

Los domingueros se reconocen entre ellos, se miran y se sienten parte de una comunidad.

Por el contrario, el look de domingo es ese que sólo te pones los domingos, el arregladito. El padre, la madre, los niños, todos van a juego, con ropas elegantes. La familia de domingo da su paseo mañanero, compra el pan, el periódico o incluso pueden tomarse un aperitivo en una terraza agradable, mientras los niños corretean evitando a toda costa ensuciarse sus relucientes vestidos y romperse los leotardos.

El domingo es el día de los contrastes. El dominguero se cruza con el de domingo, incluso pueden coincidir en el kiosco, pero cada uno hace su actividad de forma independiente. Esto no quiere decir que un dominguero no pueda ser un de domingo, ni mucho menos. Depende del día y de las circunstancias. Se han dado casos en los que el de domingo se viste de dominguero muy temprano, va a la gasolinera a lavar el coche y después vuelve a casa, se da una buena ducha y se convierte en un de domingo junto con su reluciente familia.

Para dejar constancia de que todos tenemos a un dominguero y a un de domingo en nuestro interior, os he dejado estas dos fotos. En una ocasión, se me ocurrió ir al carrefour con mi look dominguero y una señora me confundió con la reponedora. ¡Eso me dolió!. Es lo que ocurre cuando te paseas con un look dominguero en entornos poco propicios.

¿Y tú, eres más dominguero o más de domingo?.

 

Mi estudio fotográfico.

Estándar

Como si de una gran producción se tratara, os voy a mostrar las tomas falsas o como diría un profesional de las técnicas audiovisuales, el making-of de las fotos en las que poso.

Mi estudio fotográfico es mi dormitorio. En él dispongo de:

  • Un armario con puertas de espejo donde practicar la pose que quiero materializar en la foto.servilletero
  • Un galán que tiene la altura suficiente para colocar el móvil.
  • Un servilletero que me sirve para colocar el móvil y que no se me despeñe desde lo alto del galán. Solución que busqué después de que el móvil se estrellara contra el suelo y tuviera que cambiar el cristal.
  • Un móvil con un temporizador de 10 segundos para hacer las fotos a distancia.
  • Una toalla blanca que me sirve de fondo para la cabeza y que me ayudará en la fase de edición de la fotografía.

Todo lo que un gran fotógrafo hubiera deseado para su estudio de fotografía.

galanTambién cuento con una ventana por la que entra la luz necesaria para la foto. Entra la luz necesaria el día que hace sol, en días nublados la cosa desmejora bastante. Ah!, haber elegido muerte.

Metodología a seguir:

Si es posible, hay que hacerse la foto como a las 12 o la 1 del mediodía.

Para elegir el look, miramos el tiempo que hace o nos guiamos por lo que nos dicte nuestro cuerpo serrano. Que te apetece falda, pues a buscar falda, medias, botas…lo que necesites para montarte tu look. Que ya lo tienes?, has dado en el clavo?, te ves bien?, transmites algo?, pues a posar ante el espejo y a elegir una pose para empezar.

Ponemos el móvil en modo cámara, le damos al botón y nos colocamos. Hay que ver cómo ha quedado. Sacas el móvil del servilletero, ves la foto, sopesas y decides. A la primera ya te digo yo que no lo consigues. A probar otra pose. Mismo procedimiento, otra vez le damos al botoncito. Uy!, no me han salido los pies,…uy!, parece que me ha salido papada,…uy!, parece que tengo cuello de tortuga,…uy!, pero si esta pose me hace gorda,…uy!, mira, yo creo que esta ya vale, de donde no hay no se puede sacar. Y ahí queda la cosa.

Entonces tienes como 4 u 8 fotos, dependiendo del tiempo del que dispongas. Normalmente, me visto para irme a alguna parte. Tengo un tiempo limitado, tiempo que a veces he excedido y he llegado tarde a mi destino. Que ya lo se…que no me obliga nadie…pero si es solo por quejarme.

Cuando vuelvo a casa, empieza la fase de edición. De todas las fotos que he hecho, algunas han salido movidas y otras simplemente no me dicen nada. Elijo normalmente dos, las recorto, les quito el fondo, les mejoro el color, el contraste, le quito sombras y elijo un degradado que le vaya bien a la ropa. Y ya está.

making_of invierno_look49_3

En esta foto se aprecia el armario con el espejo y la toalla blanca. Es más fácil recortar el pelo con un fondo blanco que con el fondo marrón de la puerta. Cosa que aprendí después de muchas fotos recortadas.

Me gustaría hacerme fotos por la calle, con decorados más naturales, pero va a ser que no. No me veo con el galán y el servilletero por la calle, buscando un sitio en mitad de la acera. En casa puedo seguir haciendo el tonto sin que nadie me vea. Ya se que al final veis el resultado, pero no es lo mismo.

Humor perruno III. Problema de cálculo.

Estándar

Como se que ya echabais de menos a nuestro querido Pincher, aquí os traigo una nueva entrega de Humor perruno.

En esta ocasión Pincher os trae un problema de cálculo mental. No os asustéis, es para todos los públicos y para todas las cabezas.

Suerte!!