No puedo ser famosa.

Estándar

cara_rojaMe había puesto en mi lista de objetivos, ser famosa, como Mario Vaquerizo (según él, de pequeño soñaba con ser famoso).

Pero finalmente lo voy a tener que descartar porque a mi cuerpo le pasan una serie de cosas que son incompatibles con el mundo del famoseo y las celebrities.

En primer lugar, cuando hago deporte sudo bastante y termino con la cara roja como un tomate. Eso no es de famoso. Un famoso no suda, sale del gimnasio sin despeinar, seco, con cara saludable y estupendo de la muerte. Así que la primera en la frente. Por no hablar de que para que mi cara vuelva a su estado original necesito un par de horas. Fijaos en la diferencia de color entre la cara y el cuerpo. Asusta verdad?.

Me podría encontrar con una primera situación difícil de salvar. Salgo del gimnasio y después tengo una entrevista, o una sesión de fotos. Oye, que soy famosa, está dentro de lo posible. Qué pasaría?, pues que no podría ir. Tendría que planificarme con mucho margen de maniobra.

O estoy saliendo del gimnasio y me pilla un paparazzi. Pues muy mal, saldría en al lista de los aaarg del Cuore.

Y si vengo de nadar es mucho peor. La marca de la dichosas gafas que te hacen ventosa es imposible de evitar, junto con la raya en toda la frente producida por el gorro. A eso le añadimos la cara roja y tenemos un cuadro precioso. Y pensareis, pues no hagas deporte. Noooo, eso no puede ser, una famosa hace deporte y está siempre en forma.

Como se me marca todo en la piel, cuando voy a la piscina o a la playa en verano, tengo que tener la precaución de quitarme el sujetador una hora antes de ponerme el bikini. Si no lo hago, iré con mi biquini muy mono y con las marcas del tirante del sujetador. Y no es porque me apriete porque los he probado de todo tipo, es porque eso es así y ya está.

Así que imaginemos que voy a salir en el desfile de Victoria Secret, si hombre, el de los ángeles. Ah, que no puedo yo imaginar ahora lo que quiera?. Se supone que está dentro de lo posible, porque soy famosa. Pues bien, he llegado tarde y después de haber estado dos semanas sin comer para que se me marquen las abdominales y no tenga ni un gramo de grasa en la barriga, zasca!, llego con las marcas del sujetador. Vaya horror. Otra vez a salir en los arrgg de la Cuore.

Claro que no solo me pasa con el sujetador, también con los calcetines. En esta ocasión imaginemos que vivo en Nueva York y tengo una sesión de fotos de ropa de verano. Como sabemos las fotos de la ropa de verano se hacen en invierno.

Entonces, llego yo con mis calcetines gordos y mis botas UGG, lista para una sesión de fotos de ropa de verano. La señal de un calcetín tarda más de dos horas en quitarse. Estamos en graves problemas. El fotógrafo va a flipar cuando vea la trama de la goma del calcetín incrustada en mi piel. Va a necesitar mucho photoshop.

En fin, que le he estado dando vueltas y no lo veo nada claro. Dejaremos el famoseo para otros y yo seguiré luciendo mi cara roja.

Anuncios

»

  1. Jajaja, venga no seas exagerada. LO de la cara roja(que es verdad que hay un montón de diferencia con lo demás, jajaja), lo puedes solucionar; si es verano te pones cuando salgas del deporte una camiseta finita de cuello a la caja y manga tres cuartas, y puedes decir que te ha dado el sol demasiado, y si no, te das unos pocos polvos blancos para contrarrestar. ¿Los tirantes?, no lleves sujetador ni braguitas como hacen muchas famosas y asunto arreglado, y los calcetines como no se te van a ver cuando te pongas las botas, te metes una tira de algodón alrededor del elástico, y ya no se te marca.
    ¡Ah, se me olvidaba!, las marcas del gorro y las gafas de piscina, no te las pongas, emplea para nadar de esa forma tan sutil con la cabeza al aire, jajaja. Ya no tienes impedimentos para ser famosa.
    Desde luego se te pone la cara bien roja. Estás muy graciosa, pero te podías haber reído un poquito… claro, es que estás reflexionando, jajaja.
    Jolines, como me enrollo, menos mal que no ocupo el sitio de los demás lectores.
    Besitos.

    Me gusta

  2. Pareces el protagonista de Avatar, mitad humano y mitad avatar.
    Pero tú no te asustes, eso significa que ahora estás a tiempo de ser lo que TÚ quieras ser.
    Eso sí, lo dejamos en tus manos: tu decisión y el día, lugar y hora 🙂

    Me gusta

  3. ¡jajaja! Otra solución sería quemar la editorial donde publican Cuore (de noche, cuando no haya nadie). Muerto el perro, se acabó la rabia. Desaparecería la revista, fuera argggs y todos contentos 🙂

    Aviso: Querida Policía Nacional. No soy una terrorista islámica. Esto es una broma. Gracias.

    Me gusta

  4. Pero hija, tengo que decirte la verdad, terminas de pena para que voy a mentir jejejeje. Mira que siempre estás monísima, pero ahí no se yo, menos mal que a las dos horas se te pasa:)

    Me gusta

    • Doy pura grima. Menos mal que se quita, aunque a primera vista parece imposible. Tengo que reconocer que cuando me arreglo gano bastante, pero no tengo ningún problema en pasear mi cara roja.
      Cuando voy al super de casa después de salir del gimnasio, siempre me dice la cajera: “vienes del gimnasio”. Ya ves tu que adivinanza!. O eso, o me han dado una paliza.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s