Invierno. Look-45. Rusa

Estándar

invierno_look_gorro_ruso_chaleco_pelo  invierno_look_gorro_peludo_ruso

Aunque yo no me veo muy rusa hoy, ya han sido varias personas las que me han comentado que parecía una rusa. Imagino que sería por el gorro, que es peludito y redondo. Por fuera es de piel y por dentro de pelo. Es muy agradable al tacto.

Para que no se me quedaran pelos de loca cuando me quitara el gorro, me lo he alisado. Creo que así minimizo el efecto pelo aplastado. Siempre se notará menos en un pelo liso que en uno rizado. Que conste que nunca tengo tantos miramientos, normalmente me pongo el gorro y que salga el sol por dónde sea. Pero hoy me ha dado por ahí.

Hoy he ido en busca de materiales para mi nuevo proyecto de bricolaje. Ha sido una salida poco fructífera. Los centros de bricolaje normalmente tienen de todo, pero en esta ocasión no he encontrado lo que buscaba. Tendré que acercarme a una ferretería grande de toda la vida, esas donde están colocadas en la pared todas las herramientas y el local parece que tiene solera. Lo malo es que estas tiendas cierran a medio día y me viene fatal. Cuando mejor compro es entre las 2 y las 3 de la tarde.

Me encantan las ferreterías de toda la vida, pero parece que siempre tienen prisa por despacharte y a otra cosa mariposa. No me dejan ni olisquear por ahí. Normalmente la gente va a por algo concreto, pero a mi me gusta pasearme por los pasillos y estantes y ver lo que me ofrecen. A lo mejor veo sin querer algo muy interesante que no había considerado, por no conocer siquiera su existencia. Pero el ferretero no concibe un “momento esparcimiento”. Siento que me está echando. El ferretero no sabe que soy un cliente muy potencial, que puedo animarme, venirme arriba y empezar a comprar y comprar. Yo no se si es por falta de tiempo o por vicio del oficio, pero el caso es que no te invitan a comprar.

No son como el carnicero, que aunque pidas pechugas de pollo, te informa que tiene en oferta el lomo, las salchichas, que los  chorizos son muy buenos de yo no se dónde y que no puedes dejar de llevarte una ternera muy ternita. Vamos, que vas a por unas pechuguitas y te llevas media tienda. Pues el ferretero, no.

Tengo una teoría, creo que es por el tipo de clientes que maneja. Normalmente las ferreterías están llenas de hombres con camisa de cuadros, con cara de pocos amigos y las manos sucias. Y a este tipo de clientela no se le sugiere: “¿alguna cosita más?. Y claro, cuando ven entrar a una mujer, ponen cara de: “puff, ya me ha tocado la china”.

En fin, espero tener suerte en mi próxima visita a la ferretería y que me dejen olisquear un poco.

Pantalones de edc, botines de cortefiel, chaleco de pelo de cortefiel, gorro de pelo de habana&tay, jersey de zara y cazadora comprada en Bogotá.

Anuncios

»

  1. Monisima………………………, te va mucho, el gorro, ideal…………….. me encanta………………pareces una ferretera preparada para la faena, eso si en Moscu. Bs

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s