Otoño. Look-29. Peludita

Estándar

otoño_look_orejeras_pelo_casaca_pelo_botas_pelo   otoño_look_casaca_pelo_estilo_ruso

Vamos allá con el pelo. Pelo en las orejas, pelo en la chaqueta y pelo en la botas. Aunque más falso que un chandal adidas de dos rayas. Esta frase la he copiado de internet porque me ha hecho gracia.

Me encantan estas orejeras. Siempre he querido tener unas. Cuando llegué a Madrid hace 15 años quise comprarme unas y no las encontraba por ninguna parte. En el corte inglés sólo tenían unas cubre orejas que se usaban para esquiar. Una cosa horrorosa, una especie de funda orejil, buahh. Pero entonces, no hace mucho, las podías encontrar en todos los puestos navideños. Compré mis primeras orejeras en uno de estos puestos, pero no me duraron mucho. Las que llevo en la foto las compré en Ale-Hop. Parece que me han salido mejores. También las tengo en color marrón. Ahora que lo pienso, creo que las marrones hubieran quedado mejor para la foto.

Como son algo llamativas, cada vez que me las pongo siempre hay alguien que no se resiste a hacerme algún comentario. A mi no me importa nada, porque me encantan y estoy más contenta que unas pascuas. Hoy me las he puesto sólo para la foto, porque al salir a la calle he comprobado que no hacía tanto frío y claro, no me importa que se metan conmigo, pero hasta cierto punto. Unas orejeras llamativas y encima sin frío, pues me pueden llamar loca del demonio con toda la razón.

La chaqueta es un regalo de mi queridísimo marido. El solito la eligió, o eso creo. Acertó con la talla y con mi gusto. Tiene bastante mérito. No ha vuelto a repetir tal proeza, no se si por miedo a no acertar o porque ya tengo el armario lleno. Es una chaqueta con aires a casaca rusa.

Este look, más que a una película, me recuerda a unos dibujos animados de navidad. No sabría decir a cuáles exactamente, pero me imagino un pueblo nevado, lleno de casitas de madera con chimeneas humeantes. Los niños corriendo por las calles, haciendo muñecos de nieve, tirándose en trineo y lanzándose bolas de nieve. Y hay una niña muy mona que lleva unas orejeras como las mías. Todos los vecinos están felices y se saludan por su nombre. Una señora regordeta de mejillas sonrosadas, abre una ventana y deja un pastel para que se enfríe. Es una mañana soleada de invierno y se oyen villancicos a lo lejos.

¡Qué bonito pueblo!. ¿Será que está cerca la navidad?. Parece que no, pero los anuncios de la tele van calando sin darte cuenta. Sueñas con Manuel y el café de 21 euros. Mejor el tal Manuel que soñar con la cara de miedo de la Caballé.

Aunque parezca que no, me he peinado.

 

 

Anuncios

»

  1. Que recuerdos me traen las orejeras, me recuerda la ofi. Debes tener botas para aburrir, no sé las q tienes lastima q no tengamos el mismo número, alguna me caería:)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s