Archivos Mensuales: noviembre 2014

La electroestimulación muscular. ¿La tortura del s. XXI?.

Estándar

chaleco_electroestimulacionParece ser que están muy de moda los chalecos de electroestimulación muscular. Si no sabes lo que es no me extraña, yo tampoco lo sabía hasta hace dos días. En las instalaciones donde juego al papel, daban sesiones de prueba gratuitas y me animé a probar una.

Te ponen una especie de chaleco que te cubre el torso y los muslos. Está lleno de electrodos que el monitor moja con agua para que hagan más efecto. ¡Para que te electrocuten más, diría yo!. Desde luego la pinta del chaleco ya te echa para atrás. Es bastante aparatoso y no presagia nada bueno.

El monitor te ajusta bien el chaleco al cuerpo mediante unas cintas. Es un momento algo “señorita Escarlata”. Te tienes que agarrar para que al tirar de los cintos no te desestabilices. Y una vez que estás bien prieta empieza el asunto.

La postura de inicio ya es un cuadro. Hay que ponerse en semisentadilla, piernas flexionadas y los brazos como si fueras a pelear. El monitor te va avisando de que vas a ir sintiendo una sensación extraña. Realmente no es extraña, lo que pasa es que no es algo que uno mismo se haga si se quiere un poco. Sientes como cientos de agujas te picotean por todo el cuerpo, con su poquito de dolor añadido.

Ya me advirtió el torturador que la sesión sería de 15 minutos y entonces empiezo a pensar que quizás no fue buena idea meterme en este lío. Me entran escalofríos ahora mismo sólo de acordarme.

En fin, yo que soy muy sufridora y muy bien mandada, hago todo lo que me dice. Corro en el sitio, levanto los brazos, hago sentadillas, cosas básicas. En cada ejercicio le da intensidad a los músculos que entran en juego. Cuando hacía las sentadillas me preguntó que qué sentía y no le puede mentir. “¿Que qué siento?, ¡que me duele la mismísima vagina!”. ¿Pero cómo me llegaban los picotazos hasta ahí?. Por Dios, parecía que me estuvieran haciendo una citología. Por si alguien no lo sabe, es algo desagradable, doloroso y punto.

Pues ahí estaba yo, recibiendo una tortura de 15 minutos, que según me iba contando el monitor tenía muchos beneficios. Que hasta el mismísimo Ronaldo lo usaba. Este hombre se pensaba que para mi, eso era un dato crucial. La verdad es que me importa bien poco la gente que use este aparato infernal. Nunca he necesitado este tipo de información para que algo que parezca bueno. Como diría una madre: “si Ronaldo se tira de un puente tu también te tiras?”. Pues no.

A parte de la tortura, todo esto me llevó a otro tipo de reflexiones. Me imaginé en un mundo en el que para comer ingeríamos pastillas de sabores, pastillas con sabor a carne, pastillas con sabor a patatas. Que dormíamos en cápsulas y por las mañanas realizábamos este tipo de entrenamiento, como máquinas, sin relacionarnos, una vida insípida, insulsa, una pena de vida!.

Así que, aunque el monitor tenía mucha labia y me dijo que con el tiempo mi cuerpo no se sentiría extraño y que me encantaría, no lo visualicé. Yo también me sé un remedio casero para domar tu cuerpo. Si te pica mucho un granito, clávate la uña. Ya no te picará, solo te dolerá. Toma ya control humano!.

Anuncios

Otoño. Look-27. Abrigo acolchado

Estándar

otoño_look_abrigo_acolchado_rojo   otoño_look_abrigo_acolchado_rojo_abierto

Estoy contrahecha. Es curioso como la imagen que tenemos de nosotros mismos no corresponde con la realidad. Yo me miro al espejo y me veo las gafas derechas y el pelo algo alborotado pero sin disgustarme. Pero en cuanto me hago una foto, al verla, la realidad se hace evidente.

Tengo una oreja más alta que la otra, con lo cual las gafas las llevo siempre torcidas. Del pelo casi mejor ni hablamos. Ese pelo no ha visto un peine en su vida. Así es como se queda si me lo seco con el secador a toda potencia. Con apariencia indomable, sin gracia, lo que se llama un pelo ni fu ni fa.

Cuando veo la foto pienso: “me voy a hacer otra porque ésta no ha salido muy bien”. Y me hago otra, y salgo igual. Al cabo de 3 o 4 fotos con el mismo resultado, desisto y entiendo que las fotos no mienten.

otoño_look_jersey_camisa_cuadrosDebajo del abrigo llevaba un jersey blanco y la ya famosa camisa de cuadros. He meditado sobre los jerseys que tengo y creo que son todos blancos, marfil o similar. Intento comprarme otros colores, pero al final siempre termino con el blanco en la mano. Tuve uno gris y me encogió en la lavadora. Siempre que me compro uno de lana, acabo destrozándolo. Y era mono… y gris. Será el destino.

Hubo una época en la que me dio por los jersey de cuello vuelto y me compré varios colores. Tenía rojo, azul, negro, gris y por supuesto blanco. Tenía, y sigo teniendo. En su momento me parecían estupendos. Ahora soy más fan de la combinación jersey-camisa. De todas formas habría que rescatarlos y darles otra oportunidad.

Con este look tan normal mi mente no me transporta a ninguna película, más bien me recuerda al catálogo de ropa del Carrefour o del Alcampo.

Abrigo acolchado de tintoretto y vaqueros, camisa y jersey de h&m.

Otoño. Look-26. Motera

Estándar

otoño_look_motera_botas_tachuelas_cazadora_cuadros_rojos_gafas_solHoy me he definido como motera. No conduzco ninguna, pero el sentimiento va por dentro. Como dice mi hijo, parezco una motera a la que se le ha olvidado algo. Yo quería poner una pose algo más estudiada, más profesional, pero parece que estoy diciendo: “ay va, los donuts”. También podría estar pensando: “tengo un dolor de cabeza horrible”.

Pues en ninguna de esas cosas estaba pensando cuando me he hecho la foto. El escenario sería el siguiente:

Un pueblo perdido del desierto americano, una gasolinera donde sólo hay un surtidor cochambroso, un señor viejo en una mecedora y aparezco yo en mi pedazo de moto, más chula que un ocho. Soy forastera y el viejo no deja de mirarme, porque soy forastera, vale?.

El señor me echa la gasolina en la moto y yo en ese momento es cuando me paso la mano por el pelo como diciendo: “Vaya mierda de pueblo. Me voy en cuanto me echen la gasolina y no aparezco más por aquí”. El viejo me mira queriendo saber de dónde vengo y a dónde voy, pero se queda con las ganas.

Me monto en mi motaza y me voy levantando polvo. Y cuando desaparezco por el horizonte, con el sol de frente, se cae un cartel de chapa de la gasolinera.

Reconozco que he visto muchas películas americanas o muchas películas en general.

¡Iiiiiijjjjaaaa!. (Grito del oeste)

Cazadora de zara, vaqueros de h&m, gafas de mango, botas de zara y camiseta de massimo dutti.

Otoño. Look-25. Sexy con camisa de hombre

Estándar

otoño_look_camisa_blanca_hombre_falda_tubo_zapatillas_blancasHoy he echado mano de una camisa blanca masculina, concretamente de mi hijo. A él le está un poco grande. Tuve que comprarla un día a prisa y corriendo porque la necesitaba para el día de San Isidro. Ese día, en el colegio se visten de chulapos y chulapas y se marcan un bailecito.

Curiosamente estaba en mi armario. Quién la habrá puesto ahí?. Por si alguien lo está penando, fui yo.

En cuanto me he puesto la camisa ya me sentía más sexy, como en las películas donde la chica se pone la camisa del novio para dormir o más bien se la pone a la mañana siguiente. Siempre es mejor esta opción que la de enrollarse la sábana por el cuerpo.

chica_camisa_hombre

Esta es la imagen que me he formado en mi cabeza, más o menos.

Me sentía tan libre con la camisa que me ha recordado a la película de Titanic, en la escena donde están en la cubierta del barco y el viento ondea el pañuelo de la chica.

Titanic

Me he hecho una foto emulando la situación. Es cierto que me faltaba el viento y el entorno, pero todo estaba en mi imaginación.

otoño_look_camiseta_camisa_falda_tubomichael_jackson

No se sabe muy bien si soy la chica de Titanic o Michael Jackson en uno de sus bailes, pero los dos parecen estar a gusto.

La falda es de pimkie y la camisa de h&m.

Cómo hacer una tarjeta de cumpleaños.

Estándar

hacer_tarjeta_cumpleaños

Hace mucho que dejé de comprar tarjetas de cumpleaños para que los niños invitaran a sus amigos.

No se si por comodidad, por ahorrar o porque me gusta entretenerme, decidí hacerlas yo misma. No me entra la inspiración divina de la nada. Lo que hago es copiar algún dibujo de internet, que le guste al niño cumpleañero.

Primer paso, buscar el dibujo a copiar.

tarjeta_dibujo

Segundo, editar el dibujo en photoshop para quitarle la información que no queremos que aparezca. Si no tienes manejo con el photoshop, busca un dibujo que no tengas que editar.

tarjeta_sintextos

 

Tercero, escribir los datos necesarios en la tarjeta, el sitio, la hora, el teléfono de contacto y a quién va dirigido. Yo lo hago en photoshop, pero puedes usar un documento word, insertar la imagen y añadir encima el texto.

tarjeta_editada

Cuarto, imprimir la tarjeta en papel pegatina. Lo de usar pegatinas es para ahorrarme el tener que pegar los folios con pegamento de barra en la cartulina, que siempre ensucia más.

tarjeta_imprimir

Quinto, cortar las pegatinas y pegarlas en una cartulina para darle consistencia.

tarjeta_despegar     tarjeta_pegar

Sexto, cortar la cartulina dejando un reborde, para que se vea contraste entre la pegatina y la cartulina.

tarjeta_recortar

Viendo ahora el despliegue de medios, no se si realmente me he ahorrado algo o me ha salido más caro, pero ha quedado cómo quería.

En las fotos aparecen tachados los datos personales porque es una tarjeta de invitación de mi hijo y no quiero invitaros a todos, que me llenáis la casa y no tengo medias noches para todos.

Otoño. Look-24. Pintando la casa

Estándar

otoño_look_casual_camisa_camiseta_vaqueros_zapatillasA este look lo he titulado así, porque me recuerda a las películas americanas cuando se mudan de casa.

La mujer siempre lleva una camisa superpuesta a una camiseta para llenar las cajas de cartón de la mudanza. También lo suele llevar la chica que se acaba de comprar una casa con su novio y los dos pintan alegremente, entre bromas y risas. La típica escena romántica. Pero eso en la vida real no pasa.

En la vida real, si estás pintando la pared, con la mano cansada de sostener el rodillo y aparece tu marido y te pinta la nariz con la brocha, no solo no te enternece, sino que te entra un cabreo que para qué. En las películas, la lógica no existe. Las mujeres se levantan de la cama con la cara maquillada y aunque han pasado la noche desnudas con su pareja, al levantarse para ir al baño, arramblan con la sábana y se van con ella enrollada. Una chorrada como un demonio. Si cualquiera hiciera eso en la vida real, el maromo de turno le diría “¿A dónde vas con la sábana, que la vas a llenar de pelusa?.

En fin, me gusta reírme de estas situaciones y sacarle puntilla.

Date un homenaje.

Estándar

Hoy me he levantado con ganas de darle gusto a mi cuerpo serrano.

Para empezar, he ido al gimnasio a una sesión de zumba. El zumba combina las dos actividades que más me gustan, la música disco o dance y el baile. Y si encima  haces ejercicio, qué más se puede pedir. Después de machacarme un poco en el gimnasio y llegar a casa con la cara roja como un tomate, me apetecía arreglarme y darme una vueltecita por el barrio.

tienda_habana_tayPrimero he visitado una tienda de ropa y complementos que abrieron en mayo. Hasta ahora no había tenido ocasión de entrar para echar un vistazo. Desde fuera ya parece una tienda bastante atractiva. Se llama Habana&Tay. He mirado si tenía página web, pero lo único que he encontrado es un artículo sobre su apertura en un blog de moda.

http://mcmademoisellechic.blogspot.com.es/2014/05/de-compras-como-una-it-girl.html. Aquí podréis ver cómo es la tienda por dentro.

accesorios_brillantes_habana&tay

No me ha decepcionado en absoluto, me ha encantado. No he podido salir de allí con las manos vacías. Me he comprado un bolso de piel con flecos, un llavero muy fashion y unos pendientes con piedrecitas verdes. Y no he cogido más cosas porque no hay que ser avariciosa. Estoy muy contenta con mi compra. El llavero es ideal de la muerte. Es que veo unos brillos y se me van los ojos. En cuanto he llegado a casa he pedido la aprobación de la familia y todos han dado el visto bueno. Me han dicho que el llavero es lo más, no con esas palabras, pero es lo que han querido decir.

Bolso_piel_flecos_habana&tayEl bolso ya lo he estrenado. Enseguida he dejado el que llevaba y me he colocado el nuevo. Y los pendientes todavía no he tenido tiempo de ponérmelos, pero no creo que tarde mucho. La broma me ha salido por unos 60 euros. Creo que está muy bien de precio, pero todo depende de la economía de cada uno y de con qué lo compares.

queseriaDespués de este homenaje personal, he entrado en un restaurante-bar-quesería, no sabría como definirlo, La Girolle de Lola. Desde fuera es todo cristaleras, con bancos de madera y todos los quesos a la vista. Me pareció un sitio muy acogedor. Me tomé un mosto y probé uno de sus quesos. Buenísimo. Tengo que ir otro día a comer. Por lo visto tienen un menú a base de quesos, como no, que tenía muy buena pinta. Ya os contaré cuando lo cate.

Y por último, para no dejar de darle gusto al cuerpo, me he hecho la manicura en un centro de belleza. Todo esto en la misma manzana. Iba saliendo de un sitio y me iba metiendo en otro. Me han dejado unas manos primorosas, porque las llevaba echas un asco. Ya se que me la puedo hacer yo en casa, pero no es lo mismo. El masaje que te dan, el cuidado con que te lo hacen y la compañía, no la tienes en casa.

He olvidado mencionar que también pasé por el kiosco y me compré un par de revistas. Ni siquiera he tenido tiempo de hojearlas, pero ya tengo mercancía para el fin de semana.

Haciendo balance, me parece que ha sido una mañana muy provechosa, según lo que entendamos como provechosa. Si lo entendemos como cantidad de cosas producidas, pues en ese caso, cero patatero.

Después he recordado que tenía que ir a la compra y he vuelto de un salto a la realidad. Ahora mismo, mi mañana egocéntrica sólo es un simple recuerdo en mi cabeza.

Hasta el próximo homenaje.!!