Una mañana en el museo.

Estándar

FundacionLazaroGaldianomuseo_lazarogaldianoAprovechando estos días tan primaverales y soleados he ido por la mañana a visitar el museo de la Fundación Lázaro Galdiano. No es que sea una apasionada de los museos, pero era la excusa perfecta para salir, pasear y ver. Es mucho más interesante si vas con un guía, que te cuenta el por qué de cada cuadro y escultura. Pero al no tener guía, al final te recorres el museo más rápido de lo normal. Te paras en aquello que te llama la atención, pero no eres capaz de mirar un cuadro, por ejemplo de Carlos III, y ver algo más que su cara de atontado. Que esto me lleva a una reflexión.

Si Carlos III u otro grande de España, encarga a  un pintor famoso que lo inmortalice, cómo permite que le retrate con cara de bobo. Si yo fuera el retratado, me encargaría de decirle al pintor que me sacara bien. Con aire de rey altivo, inteligente, más guapo, y con un sin fin de virtudes. ¡Que es un cuadro, no una foto!. El pintor era el que embellecía la realidad, como el photoshop ahora. Nadie sale en una revista tal cual es. Pues no lo entiendo. Así que, ahí queda Carlos III, con su cara de bobo, inmortalizado y expuesto en un museo, para que generación tras generación diga: ¡vaya rey!.

Lázaro Galdiano fue un señor adinerado de España, coleccionista de arte y donó sus bienes al estado español. Este hombre tuvo que dedicar toda su vida al coleccionismo, porque en el museo puedes encontrar de todo. Qué le diría su mujer:, “¿Ya vienes con otra escopeta?, me tienes la casa llena. Porque todo el mundo tiene su punto de coleccionista. Cada  uno en la medida de sus posibilidades. Pero este hombre era rico, no tenía límite. Menos mal que contaba con una casa enorme donde exponer todos sus trofeos.

De todo lo que vi me gustaron las joyas, que parecían de estos tiempos, los relojes de bolsillo y algún jarrón colorido. Los cuadros tendrían su historia, pero eran retratos oscuros o escenas bíblicas que si no eres un amante del arte, te cuesta su contemplación.

 vasija_plataarmas bandejas_teteras caja_marfil floretes jarron relojes_bolsillo relojes_bolsillo2

Los exteriores no estaban mal, había un jardín que rodeaba todo el palacete.

Una mañana estupenda en un sitio muy agradable.

jardines

Anuncios

»

  1. Pues yo creo que el pintor seguro lo dejó mejor y más guapo de lo que era. Imagínate lo feo que sería… Además, lo que no tiene arreglo, no tiene arreglo! Tu has visto las pinturas de nuestra actual familia real, se parecen pero están un poquito más guapillos, eh?

    Me gusta

    • Puede ser. Seguramente si lo hubiera mejorado más, nadie lo hubiera reconocido. Como la última portada de Isabel Preysler y Carmen Martínez-Bordiú, que dio tanto que hablar, por lo rejuvenecidas que estaban. Causó risa, más que admiración.

      Me gusta

    • La verdad es que como hago las fotos con el móvil, no suelen ser muy buenas, por eso las pongo pequeñas, solo para ilustrar un poco el post. Aunque en esta ocasión, si las ponía pequeñas no se veía nada.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s